Inicio Estados Unidos Los supervivientes del Holocausto en Estados Unidos siguen luchando por sobrevivir

Los supervivientes del Holocausto en Estados Unidos siguen luchando por sobrevivir

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- La ciudad de Nueva York alberga la mayor comunidad de sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes que cualquier otra ciudad fuera de Israel. Mientras el mundo conmemora el Día Internacional de la Memoria del Holocausto el 27 de enero, día en que Auschwitz-Birkenau fue liberado en 1945, el 40% de los 36.000 sobrevivientes del área de Nueva York viven en la pobreza o cerca de ella. En comparación con el 10% de los estadounidenses mayores de 65 años que viven en la pobreza, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., los supervivientes del Holocausto constituyen un grupo de riesgo mucho mayor.

Más de 75 años después del final del Holocausto, los sobrevivientes que viven en Estados Unidos siguen sufriendo.

«Formo parte del tercio de los supervivientes del Holocausto de EE.UU. que se encuentran en situación de pobreza», afirma Sami Steigmann, que reside en Manhattan. «Cuando hablo de los retos a los que me enfrenté en el Holocausto, también hablo de otro reto que he superado: la falta de hogar».

Steigmann, de 82 años, nació en Rumanía. En 1941, fue llevado con sus padres a un campo de trabajo llamado Mogilev-Podolsky. Al ser demasiado joven para trabajar, Steigmann fue sometido a experimentos médicos nazis en sus primeros años. Aunque no recuerda ese periodo de tiempo, dice que todavía siente los efectos secundarios cada día.

«Hay muchas organizaciones neoyorquinas creadas para ayudar a los sobrevivientes, pero en su mayoría sólo proporcionan una asignación única», continuó Steigmann, que hoy vive solo en un minúsculo apartamento-estudio y no tiene familiares supervivientes.

Añadió que la mayoría de las fundaciones no saben que está necesitado.

«No me quejo. No me gusta hablar del dolor que tengo, ni siquiera con mis amigos más cercanos. Vengo de una generación muy estoica».

Steigmann, un orador motivacional que creó su propia fundación llamada Sami Speaks, añadió que se ha hecho amigo de otros supervivientes de Nueva York al hacerse socio del segundo museo del Holocausto más grande de Estados Unidos, el Museo del Patrimonio Judío, en el centro de Manhattan.

El museo ofrece una variedad de programas para ayudar a los supervivientes a preservar sus historias, incluida la Oficina de Oradores, que está formada por sobrevivientes del Holocausto, veteranos de la Segunda Guerra Mundial y descendientes de supervivientes que presentan sus experiencias o las de sus familias durante el Holocausto a grupos de 20 o más personas.

Con motivo del coronavirus, el museo ofrece testimonios de los miembros del Speakers Bureau en Zoom. Además, el programa mensual Stories Survive presenta a supervivientes del Holocausto que no pertenecen a la Oficina de Oradores y que comparten testimonios que se graban y se añaden a su canal Survivor Testimony en YouTube.

El Centro de Atención a Supervivientes del Holocausto y el Instituto sobre Envejecimiento y Trauma de las Federaciones Judías de Norteamérica anunciaron que concederán 55 subvenciones por un total de 5.325.000 dólares a organizaciones de todo Estados Unidos. Esto representa el mayor número de subvenciones y el mayor importe en dólares de la historia del programa. Los beneficiarios prestarán servicios sociales a miles de supervivientes del Holocausto, a diversos adultos mayores con antecedentes de trauma y a sus familiares cuidadores.

«La pandemia ha demostrado la diferencia que podemos marcar cuando nos unimos, especialmente para los adultos mayores con mayor riesgo de contraer el coronavirus», dijo Mark Wilf, presidente del Consejo de Administración de la Federación Judía de Norte América (JFNA). «Los supervivientes del Holocausto son nuestros maestros y nuestros héroes, y estamos comprometidos a capacitarlos para que vivan con comodidad en sus comunidades. El sistema de la Federación se siente humilde y orgulloso de ayudar a miles de supervivientes del Holocausto, así como a otros supervivientes de traumas de edad avanzada y a sus familias durante su tiempo de necesidad».

Los beneficiarios de este año son la Red de Agencias Judías de Servicios Humanos (NJHSA), que utiliza la tecnología Uniper para prevenir el aislamiento social entre los adultos mayores en más de una docena de comunidades; Bet Tzedek, que proporciona acceso a los servicios legales para los sobrevivientes del Holocausto en múltiples ciudades; y Hábitat para la Humanidad Internacional, una nueva subvención para 2022, que proporcionará capacitación sobre cómo hacer modificaciones en el hogar de una manera centrada en la persona y con información sobre el trauma en tres ciudades.

Además de los fondos para los servicios directos, las Federaciones Judías dijeron que proporcionarán educación y formación intensiva a todos los beneficiarios, trabajando estrechamente con NJHSA y otros proveedores de servicios locales y nacionales para implementar el programa de subvenciones.

Los supervivientes como Steigmann tienen problemas para cubrir sus necesidades. Cuando no pudo permitirse un audífono, Steigmann acudió a organizaciones judías en busca de ayuda. Señaló como especialmente beneficiosa a The Blue Card, una ONG que proporciona ayuda financiera a los sobrevivientes del genocidio que mató a seis millones de judíos en Europa.

«Son personas que han sufrido mucho, son personas orgullosas y no siempre es fácil para ellos dar un paso al frente y admitir que no pueden pagar el alquiler o las facturas médicas», dijo Masha Pearl, directora ejecutiva de The Blue Card. «Nuestro objetivo es ayudar a los sobrevivientes a preservar su dignidad y a permanecer de forma segura e independiente en sus hogares el mayor tiempo posible para evitar la institucionalización, que es un gran temor que tienen».

La organización, que trabaja a través de agencias locales de servicios sociales que les remiten a los supervivientes para que reciban ayuda económica, tiene su sede en Nueva York, pero ayuda a los sobrevivientes de 38 estados de EE.UU.

«La esperanza de vida es mayor hoy en día y los sobrevivientes que vemos en Nueva York tienen todos 70, 80, 90 años y más», continuó Pearl. «Acabo de hablar con un sobreviviente de 105 años de Brooklyn que todavía vive en su casa y es muy activo y próspero. Los sobrevivientes que vemos viven con las pensiones básicas del gobierno y las reparaciones de Alemania debido al sufrimiento que padecieron, y apenas llegan a fin de mes».

«A veces tienen que decidir entre una prótesis dental o un audífono, no pueden permitirse ambas cosas. Escuchamos historias muy tristes de sobrevivientes que racionan sus medicamentos, tomando media dosis en lugar de una dosis completa, haciendo que la comida dure más de lo debido o eligiendo no dejar la calefacción encendida en estos días tan fríos».

Pearl señaló que la fundación ha visto un aumento de las necesidades desde el comienzo de la pandemia.

«En particular, hemos visto más solicitudes de sustitución de electrodomésticos, ya que la gente está más tiempo en casa», dijo. «Es un momento muy difícil y la falta de socialización ha jugado un papel muy importante, por lo que hemos empezado a enviar mascotas a pilas que con sólo pulsar un botón mueven la cola y ladran como un perro de verdad, proporcionando a los sobrevivientes una sensación de compañía».

«Recibimos solicitudes de sinagogas y de escuelas públicas y privadas para que los supervivientes hablen», expresó Pearl. «Nos esforzamos por hacerles coincidir con esas oportunidades, utilizando reportajes, Zoom y conferencias telefónicas para que los sobrevivientes cuenten sus historias, porque la oportunidad y la ventana se están reduciendo estrechamente. Esta es realmente una de nuestras últimas oportunidades para que las generaciones más jóvenes escuchen las historias de los supervivientes de primera mano».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat