Inicio Efemérides Efemérides | Hoy en la historia judía: Bob Dylan cumple 80 años

Efemérides | Hoy en la historia judía: Bob Dylan cumple 80 años

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Bob Dylan, el músico, compositor, cantante y poeta estadounidense, ampliamente considerado como una de las figuras más prolíficas e influyentes en la música popular del siglo XX, nació el 24 de mayo de 1941, con el nombre de Robert Allen Zimmerman, en Duluth, Minnesota, Estados Unidos.

Hijo de Abram Zimmerman y Beatrice «Beatty» Stone, quienes formaban parte de una comunidad judía reducida, recibió el nombre hebreo de Shabtai Zisl ben Avraham, y cuando su padre contrajo poliomielitis en 1947, su familia se trasladó a Hibbing, la ciudad natal de su madre, donde pasó el resto de su infancia y gran parte de su juventud escuchando radio, primero las emisoras que trasmitían blues y música country, y luego rock and roll.

Durante sus estudios en la escuela superior de Hibbing formó varias bandas musicales que tuvieron una corta duración en las que cantaba canciones de Little Richard y de Elvis Presley.

En 1959 empezó a estudiar en la Universidad de Minnesota, donde se contactó con la llamada música folk y con la canción de protesta, frecuentando locales nocturnos en los que se interpretaba música y pronto empezó a actuar en ellos y se pasaba más tiempo cantando y tocando la guitarra y la armónica que estudiando.

Es en esa época adopta su nombre artístico, Bob Dylan, en aparente homenaje al poeta americano Dylan Thomas, si bien hace pocos meses reveló que cambió su nombre debido a “la discriminación contra los judíos”, según afirmó en una nota publicada por el ABC de España.

A principios de los ‘60 decide abandonar sus estudios y viajar a Nueva York en 1961 para dedicarse completamente a la música, actuando en los cafés de Greenwich Village, donde se reunían los aficionados al folk, a quienes admiraba y llamó la atención que pronto lo consideraron uno de los suyos, entre ellos Pete Seeger, Peter, Paul and Mary o Joan Baez, quienes se oponían a la Guerra de Vietnam y apoyaban la expansión de los movimientos por los derechos civiles en los Estados Unidos.

Bob Dylan transmitía con sus letras de alto contenido poético mensajes de protesta que daban un nuevo sentido a la música popular, ya que reflejaban los sentimientos de la gente hacia los temas contemporáneos.

Una auspiciosa crítica en The New York Times le abrió las puertas del mercado discográfico: la discográfica Columbia Records le ofreció grabar su primer disco, titulado Bob Dylan (1962), en el que alternó canciones del repertorio folk y blues e incluyó dos temas propios. Un año después se editó The Freewheelin’ Bob Dylan, un gran éxito, que contenía Blowin’ In The Wind, que se convirtió en un auténtico himno generacional, y se cantaba en las manifestaciones pacifistas y a favor de los derechos civiles de la población afroamericana y fue rápidamente traducida a diversos idiomas.

A partir de estos éxitos pasó a combinar la música rock con composiciones literarias consideradas subrealistas, y en 1965 su álbumes Bringing it All Back Home y Highway 61 Revisitedm, se convirtieron en unos de los trabajos musicales más influyentes del siglo XX.

Lo que estaba haciendo Dylan era revolucionar la idea de música folk, ampliando sus posibilidades. El 1 de junio de 1966 conquistó Europa desde el Olympia de París, y el 29 de julio de este mismo año sufrió un accidente de moto, tras el cual desapareció de la vida pública durante dos años.

En los primeros años de la década del ’70 se estrenaron dos películas cuyas bandas sonoras eran de Dylan: El precio del Fracaso y Patg Garret y Bill the Kid, interpretando en esta última un pequeño papel. En 1975 dirigió su única película “Renaldo y Clara” y en 1978 se estrenó el documental “El último vals” basado en el último concierto de la banda que acompañaba a Dylan en sus recitales durante los años ´60.

Las canciones de Dylan de la década de 1980 responden, en su mayoría, a sus inquietudes religiosas, y sus letras adquieren una notable profundidad. No vivía entonces su momento de mayor popularidad, aunque los veinticinco años de carrera musical no pasaron por alto ni a su discográfica ni al público. Así, en 1985 apareció un quíntuple álbum antológico, Biograph, que contenía versiones inéditas de algunas de sus canciones. Dylan fue durante años un referente generacional, y llegó un momento en que los textos de sus canciones empezaron a interesar seriamente a la intelectualidad de la época.

A lo largo de su carrera, Dylan por sus discos recibió varios Grammys, Globos de Oro y premios diversos de la Academia Musical de su país, también su nombre está inscripto en los Salones de la Fama del Rock and roll, en el de Compositores de Nashville y en el de los Compositores de Estados Unidos. En enero de 1990, fue investido Caballero de la Orden de las Artes y las Letras por el Ministro de Cultura de Francia Jack Lang; en 1999 fue incluido en la lista de las cien personas más influyentes del siglo XX elaborada por la revista Time, la Academia Real Suyeca le otorgó el Premio de Música Polar en el año, la revista Rolling Stone lo ubicó en segundo lugar en la lista de cien mejores artistas de todos los tiempos, detrás de The Beatles, en 2004. En junio del 2007 recibió el Premio Príncipe de Asturia de las Artes y en 2008 le otorgaron un Premio Pulitzer honorario por su “profundo impacto en la música popular y en la cultura norteamericana, marcado por sus composiciones líricas de extraordinario poder poético”. En mayo de 2012 el presidente Barack Obama le otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad, y diez años después de que diversos autores y académicos nominaron a Dylan para la candidatura del Premio Nobel de Literatura, el 13 de octubre de 2016 la Academia Sueca se lo otorgó por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.

Bob Dylan aceptó la distinción pero no concurrió a la ceremonia oficial en que debía recibirlo, pero envió un discurso que fue leído por la embajadora de Estados Unidos en Suecia, Azita Raji, en el que afirmaba que varios de los destacados premiados con anterioridad habían influido en su formación e inspiración, y un año después, en una ceremonia privada le fue entregada la medalla y el diploma correspondiente.

A finales de la década del ’70 Dylan se convirtió en cristiano renacido, y publicó dos álbumes de música góspel con importante trasfondo religioso, pero algunos años después, durante la década del ’80 comenzó a frecuentar a un rabino de Jabad, y terminó formando una conexión profunda con el Rosh Yeshiva, el rabino Shlomo Feinfeld z «l, y regresó al judaísmo a fines de los ’80, cuando participó activamente en actividades de Jabad en 1989 y 1991, y en batei Jabad es donde en años anteriores su hijos hicieron sus Bnei Mitzvot.

Durante algunos Shabatot y durante sus vacaciones Dylan ha sido visto en diversas sinagogas ortodoxas y yeshivot asistiendo a las tefilot (oraciones) de Shabat, y también en el Kotel, en Jerusalem; utilizando Tefilim.

Actualmente, cuando no está de gira, Dylan reside en Malibú (California).

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat