Inicio CULTURA Las canciones israelíes se convirtieron en parte integral de la tradición nacional de danza folclórica de Taiwán

Las canciones israelíes se convirtieron en parte integral de la tradición nacional de danza folclórica de Taiwán

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Era un día fresco de primavera en Yilan, una ciudad en la costa noreste de Taiwán conocida por sus pintorescos campos de arroz y sus deliciosas cebolletas. Debajo de un puente que servía de pista de baile, contra un fondo montañoso nublado salpicado de grullas blancas, unos 10 adultos taiwaneses bailaron con destreza al ritmo de la música folclórica israelí clásica, canciones como «Hinei Matov», «David Melech Yisrael» “Sulam Yaakov” y otras melodías populares de todo el mundo. En total, se practicaron más de 35 bailes durante tres horas.

Para muchos de estos lugareños, los bailes son familiares, casi una segunda naturaleza. Con más de 50 años, crecieron en un momento en que el baile folclórico internacional era la única actividad grupal permitida por el gobierno nacionalista del Kuomintang, a partir de 1949.

Ese año, el Kuomintang, que había estado en el poder en China desde 1912, perdió una larga guerra civil contra el Partido Comunista y se retiró a Taiwán. Las estimaciones dicen que alrededor de 2 millones de chinos siguieron migrando a la isla durante los años siguientes.

Gobernó Taiwán en una burbuja bajo la estricta ley marcial para suprimir la posible presencia comunista china o cualquier actividad antigubernamental. El resultado fue una fuerte censura de periódicos, libros, televisión, radio y otras formas de entretenimiento, así como la prohibición de la “reunión ilegal”. El gobierno promovió la cultura china y el idioma chino mandarín, prohibiendo el estudio de la historia taiwanesa, la práctica del idioma taiwanés y el baile, alegando que la actividad era “contra la moral”.

Pero había una razón por la que los taiwaneses podían reunirse en grupos y un género de danza que podían practicar: por razones políticas y nacionalistas.

“Toda la isla estaba cerrada. En esas condiciones, a nadie se le permitía [practicar otras formas de] baile, no podían participar en estas actividades porque estaban controladas. Pero había un tipo que podías hacer, y era la danza folclórica”, dice Xu Wenhong, profesor de ciencias de la alimentación de 57 años en la Universidad de Yilan que organiza clases semanales de danza folclórica.

“En ese momento realmente no teníamos forma de entretenimiento. Incluso ciertas películas no se pudieron estrenar, todas estaban controladas”, dijo. “Entonces, cuando era niño y vi a mi madre bailar, pensé que se veía divertido. Así que cuando llegué a la universidad me uní a un club”. Allí conoció a su esposa, Tsui-yen. Los dos han estado juntos desde entonces y lideran estos eventos regulares en Yilan.

La danza folclórica “desempeñó un papel como herramienta política y como actividad comunitaria durante y después del Período de la Ley Marcial de Taiwán”, escribió Wei-Chi Wu, de la Universidad de California Riverside, en su disertación sobre el tema. “Para el Gobierno Nacional, la danza folclórica internacional fue un trabajo cultural que lo ayudó a proponer el nacionalismo taiwanés y a mostrar la alineación de Taiwán con los Estados Unidos y su oposición a la China comunista”.

Con ese fin, en la década de 1950, el gobierno taiwanés invitó a los instructores de baile estadounidenses a presentar los bailes a los maestros de Taiwán, quienes los llevaron a sus escuelas primarias y universidades. Pronto, casi todas las escuelas aquí estaban utilizando bailes folclóricos de todo el mundo como una actividad de ejercicio para los estudiantes, y casi todas las universidades tenían un club de baile folclórico.

En ese momento, Estados Unidos todavía ofrecía apoyo militar, político y económico a Taiwán, antes de que reconociera oficialmente a la República Popular Comunista de China en 1979.

Estadounidenses como Rickey Holden, un destacado coreógrafo y profesor de danza folclórica, llevaron canciones como “Mayim Mayim” (de Israel), “Shibolet Basadeh” (Israel) y “Wooden Shoes” (Lituania) a maestros taiwaneses durante su primera visita a 1957. “Mayim Mayim”, que en hebreo significa “Agua, agua” y se conoció como la “Danza del agua” en chino, fue una de las primeras danzas folclóricas introducidas en Taiwán y se convirtió en sinónimo de la actividad. Su impacto fue tan significativo que la Asociación Internacional de Danza Folclórica de Taiwán lo convirtió en el tema de su seminario del 50° aniversario en 2007, según publicó JTA.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat