Inicio CULTURA Kosher nostra: Un nuevo libro de memorias detalla los vínculos criminales de una familia judía de Nueva York

Kosher nostra: Un nuevo libro de memorias detalla los vínculos criminales de una familia judía de Nueva York

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- En «Uncle Charlie Killed Dutch Schultz» (El tío Charlie mató a Dutch Schultz), el autor Alan Geik habla de la primera generación de judíos de Estados Unidos que se dedicaban al contrabando, al juego y al asesinato ocasional.

Los Geik no eran la típica familia judía de clase trabajadora del Bronx.

El padre dirigía una empresa de camiones protegida por la mafia en el Garment District de Manhattan. Un hermano, detective de la policía de Nueva York, hacía de chófer de mensajeros del crimen organizado por la ciudad con dinero ilícito. Una hermana menor visitó un casino de Las Vegas, donde la preadolescente se instaló con un par de máquinas en una habitación privada.

Men gather around the Palace Chop House in Newark, New Jersey, on October 24, 1935, the day after Arthur 'Dutch Schultz' Flegenheimer and three henchmen were shot. (AP Photo)

Varios hombres se reúnen alrededor del Palace Chop House en Newark, Nueva Jersey, el 24 de octubre de 1935, el día después de que Arthur ‘Dutch Schultz’ Flegenheimer y tres secuaces fueran fusilados. (Foto AP).

Y un amigo íntimo de la familia fue enviado al río por matar a un famoso gángster judío.

Conozca a la familia cuyos estrechos vínculos con gángsters judíos se relatan en «Uncle Charlie Killed Dutch Schultz», unas memorias que acaba de publicar Alan Geik.

Dutch Schultz era el nombre mafioso de Arthur Flegenheimer, el contrabandista judío y cabecilla de la mafia de los números que dejó este mundo mortal en octubre de 1935 en el Palace Chop House de Newark. Los asesinos fueron dos judíos, miembros del grupo de crimen organizado Murder Inc.: Mendy Weiss y Charles «Bug» Workman, el tío Charlie del título de las memorias.

Workman, que al parecer mató a más de 20 personas antes de declararse culpable del asesinato de Dutch Schultz, no era pariente consanguíneo del autor Alan Geik. Pero Workman creció con el padre de Geik en el Lower East Side y estaba tan unido a la familia Geik que lo consideraban una especie de tío. El autor tenía unos 20 años cuando conoció a Workman, después de que el asesino a sueldo saliera de una prisión de Nueva Jersey en 1964.

La estrecha relación de la familia de Alan Geik con los gángsters judíos se relata en las memorias que acaba de publicar, «Uncle Charlie Killed Dutch Schultz» (Sonador Publishing vía JTA).

«Nunca se me ocurriría llamarlo otra cosa que tío Charlie», expresa Geik, de 80 años, productor de televisión y presentador de radio jubilado que vive en Las Vegas.

Además de profundizar en la historia de Workman, el libro también explora cómo los mafiosos judíos y sus secuaces lucharon contra el antisemitismo, golpearon a los nazis y ayudaron a un incipiente Israel a adquirir armas para su Guerra de Independencia.

«Se trata de personas de la primera generación de judíos en Estados Unidos que lucharon contra el antisemitismo en las calles. Sus padres escaparon de los pogromos de Europa del Este. No iban a permitir que volviera a ocurrir y no lo hicieron», agregó Geik.

El libro de Geik se une a un nutrido grupo de historias y memorias de la mafia judía, entre ellas «But He Was Good to His Mother: The Lives and Crimes of Jewish Gangsters», de Robert A. Rockaway, y «Tough Jews: Fathers, Sons, and Gangster Dreams», de Rich Cohen.

'Uncle Charlie' Workman, seen in 1941, pled guilty to the 1935 murder of mobster Dutch Schultz and was given a life sentence. (NYPD via JTA)

Tío Charlie’ Workman, visto en 1941, se declaró culpable del asesinato en 1935 del mafioso Dutch Schultz y fue condenado a cadena perpetua. (Policía de Nueva York vía JTA)

Al igual que esos libros, la historia familiar de Geik ofrece una especie de imagen inversa de las típicas historias de inmigrantes judíos: En lugar de abrirse camino desde los enclaves judíos de Nueva York hacia el comercio minorista y las profesiones liberales, la familia de Geik se unió a una contracultura criminal.

Libros como el de Geik «aportan realmente una experiencia personal a todo este mundo que todos conocemos, el de los mafiosos de Nueva York», afirmó Larry Henry, autor de una columna mensual para el Mob Museum de Las Vegas.

«El apetito del público por las historias de la mafia es insaciable», añadió Henry.

El padre del autor es citado como fuente de muchas de las anécdotas incluidas en las memorias. Geik dijo que, aunque el negocio de su padre se basaba en la protección de la mafia, Lou Geik no tenía «ese plus de lo que fuera necesario para ser un delincuente empedernido», un rasgo del que, según él, también carecía su propio hermano mayor, Bernard.

Los padres del escritor Alan Geik, Lou y Reba Geik, en primer plano, posan para una foto en un salón recreativo con el mafioso Benny Kassop y su amante Sylvia Lorber, quizás en la década de 1940. (Cortesía de Alan Geik vía JTA).

«Mi hermano siempre quiso ser un personaje del hampa. Así que, en lugar de eso, mi hermano se hizo policía», señaló el autor.

Un policía muy corrupto.

Bernard Geik se incorporó al cuerpo en 1962 y dimitió en 1971 tras prestar servicio en la tristemente célebre Unidad Especial de Investigación, que, como se describe en el libro y en la película «El príncipe de la ciudad», se convirtió en una red de extorsión. Tras dimitir de la policía de Nueva York, Bernard Geik fue detenido por soborno y cohecho en 1974. Se declaró culpable, pero no cumplió condena.

El detective caído en desgracia pasó a trabajar en la empresa de camiones de su padre. Según el autor, su hermano fue uno de los detectives proporcionados por un supervisor para llevar a su tío George y a otros mafiosos por la ciudad cuando transportaban dinero de la mafia en Nueva York.

Charles 'The Bug' Workman attempts to shield his face with his hat as he leaves the district attorney's office in Brooklyn, New York, March 30, 1941, to be booked as a fugitive from justice in a nearby police station. Workman was indicted in Newark, New Jersey, for the murder of Dutch Schultz there in 1935. (AP Photo)

Charles «The Bug» Workman intenta protegerse la cara con su sombrero mientras sale de la oficina del fiscal del distrito en Brooklyn, Nueva York, el 30 de marzo de 1941, para ser fichado como fugitivo de la justicia en una comisaría cercana. Workman fue acusado en Newark, Nueva Jersey, del asesinato de Dutch Schultz en 1935. (Foto AP).

El tío George Gordon era un tío de verdad. Gordon es supuestamente uno de los gángsters en los que se inspiró el actor George Raft para sus papeles en los melodramas policíacos de los años 30 y 40. Durante décadas, desde un casino y bar clandestino cerca del río Hudson, en el centro de Manhattan, Gordon tuvo una gran influencia en las operaciones de juego del crimen organizado, supervisando empresas en Florida, el Medio Oeste, Las Vegas y La Habana.

Alan Geik no es el único que guarda la historia de su familia. Su hermana Iris tiene sus propios recuerdos de cuando creció al lado de la mafia, como cuando ella y sus padres eran huéspedes de Gordon en el Hotel Stardust de Las Vegas y  la mafia dirigía su casino y se llevaba el dinero de los beneficios. Gordon quería que Lou Geik trabajara allí.

Según Iris, Gordon apostó a un guardia fuera de una sala privada en la que ella se había instalado con un par de máquinas tragamonedas. La niña de 13 años estaba «hipnotizada» por esas máquinas. Al principio, su madre no se dio cuenta de lo que ocurría.

«Lo estaba disfrutando mucho. Nunca olvidaré cuando la puerta se abrió de par en par y entró mi diminuta madre con un gran guardia detrás. Inmediatamente me hizo parar  y devolver el dinero que había ganado», concluyó Iris, que ahora trabaja como abogada especializada en derecho a la intimidad en la zona de Boston y escribió cientos de páginas de sus propias memorias sobre las esposas y novias de los gángsters judíos, tituladas provisionalmente «La vista desde la mesa de las mujeres».

 

 

Fuente: Times of Israel

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat