Inicio CULTURA El Museo del Holocausto lamentó el fallecimiento de Andrée Geulen, la Justa de las Naciones que salvó a cientos de estudiantes judíos durante la Segunda Guerra Mundial

El Museo del Holocausto lamentó el fallecimiento de Andrée Geulen, la Justa de las Naciones que salvó a cientos de estudiantes judíos durante la Segunda Guerra Mundial

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Andrée Geulen estaba enseñando en una escuela de Bruselas cuando un día de verano en 1942 algunos de sus alumnos aparecieron con la estrella de David obligatoria cosida sobre la ropa. Al ver a sus alumnos señalados y humillados de esa forma la joven maestra enfureció y de inmediato dispuso que toda la clase –judíos y no judíos- viniesen a la escuela vestidos con delantales para que no se distinguiesen las estrellas.

Ese primer encuentro con la persecución de los judíos la convenció que debía actuar. Mientras continuaba enseñando se convirtió en una activista importante del Comité de Défence des Juifs (Comité de Defensa de los Judíos) clandestino, en el cual judíos y no judíos aunaban esfuerzos para esconder a niños y de ese modo salvarlos de la deportación y la muerte. Tenía la difícil tarea de convencer a los padres de que se separasen de sus hijos para llevarlos a lugares de escondite. Después ella se encargaría de llevarlos a familias que los escondían. Mientras tanto continuaba enseñando en la escuela Gaty de Gamont, donde permanecían ocultos 12 niños judíos.

En mayo de 1943 se realizó una redada en la escuela en medio de la noche y los alumnos fueron sacados brutalmente de sus camas con el propósito de comprobar sus identidades. Los niños judíos fueron arrestados y los maestros interrogados. Cuando uno de los alemanes le preguntó si no se avergonzaba de enseñar a niños judíos, Andrée Geulen le respondió con valentía: «¿No tiene vergüenza de hacer la guerra contra niños judíos?»

Por suerte Geulen consiguió evadir el arresto. Abandonó el colegio esa misma noche y fue a prevenir a sus alumnos judíos sobre el peligro inminente que les amenazaba. A pesar del incidente aterrador Geulen amplió su tarea de resistencia y se embarcó en una existencia clandestina, viviendo bajo un nombre falso. Hasta el fin de la guerra escondió a cientos de niños, mientras guardaba sus nombres originales en código y los lugares de refugio. Eso permitió la devolución de los chicos a sus familias o parientes después de finalizar el conflicto.

En 1989 Yad Vashem (el Museo del Holocausto de Israel) reconoció a Andrée Geulen como Justa de las Naciones. En 2007 le fue conferida la ciudadanía honorífica del Estado de Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat