Inicio COMUNIDAD EN ACCION Presidente de la OSA: “Nuestro desafío es ver cómo llegamos a más puntos del interior del país con educación Judeo-sionista”

Presidente de la OSA: “Nuestro desafío es ver cómo llegamos a más puntos del interior del país con educación Judeo-sionista”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- El presidente de la Organización Sionista Argentina (OSA), Demián Stratievsky, mantuvo una entrevista con ItonGadol para dar a conocer todos los detalles de la actualidad de la institución y lo que se viene de cara al 2023.

Asimismo, se refirió a las conclusiones que dejó la reciente visita del presidente de la Organización Sionista Mundial (OSM) a la Argentina, analizó la presencia de la OSA en las escuelas, compartió cuál es su reacción frente al antisemitismo y dio su mirada sobre las instituciones centrales de la comunidad.

-Acabamos de tener una inmensa visita de la OSM en la Argentina, ¿cómo la recibiste y cómo la evaluás?
-La visita fue mucho más de lo que esperaba. No pensábamos que iba a tener la dimensión que tuvo. Creo que es muy interesante ver que cada vez más la OSM en general y, cada uno de sus departamentos en particular, están enfocándose más en Sudamérica. Me parece muy interesante. Porque antes llegaban con ciertas actividades, con algunos departamentos y hoy cada día tenemos más ofertas. Sé que en varios países más de Latinoamérica están apuntando al mismo objetivo. La verdad es que la visita fue muy positiva, tuvimos muchísimas reuniones, obviamente a solas, con Yaakov Hagoel y su equipo pensando en el futuro y en los próximos años. Sobre todo el año que viene, que se cumplen 75 años de la independencia de Israel. Y también reuniones con actores claves de la comunidad hoy, como son las escuelas en la educación formal, como son las tnuot en la educación no formal, las socio-deportivas… la verdad fue muy positivo y nos va a ayudar mucho.

-Cuando escuchamos en esta amplia visita términos como idioma, antisemitismo, aliá, o la cuestión de la pérdida de lo que tiene que ver con el judaísmo. En este cóctel de temas tan centrales, ¿cómo lo recibiste vos y cómo lo procesás para bajarlo en lo que es el trabajo en la OSA?
-Hablamos de 5 desafíos, que son el antisemitismo, la asimilación, el hebreo, la aliá, la conexión de los judíos, hablamos de 5 principales objetivos en general. En la oferta que viene para Latinoamérica, buscamos dentro de los 14 departamentos que tiene la OSM, cómo cumplir con estos objetivos, estas 5 metas. Por ejemplo, tenemos junto al departamento de Idud Alia en los últimos años récords de inscriptos en los ulpanim de hibrit y buscamos ampliar y sumar más clases. Este año tenemos más de 3.000 personas. El fin de semana este que estuvo Hagoel, vino de la mano de dos departamentos de Dor Hemshej y el de lucha contra el antisemitismo, y buscamos después llegar a hablar y dar herramientas a los jóvenes para que puedan volver a su kehilot, para trabajar el tema del antisemitismo. Entonces, buscamos dentro de la oferta de la OSM que podemos traer, cumplir un poco con estas metas que nos pusimos.
Por otro lado, nos asociamos con instituciones locales para llevarle también esa oferta. Con la DAIA trabajamos con el antisemitismo, con la AMIA también tratamos de asociarlos a los ulpanim, con el KKL también pensamos proyectos juntos… y trabajamos también con algo que para mí es un desafío inmenso, que es el interior. Ahí el desafío es muy grande, tenemos que ver cómo llegar al interior, e intentamos llevar ahí también estas actividades para poder bajar estos desafíos que tenemos, estamos trabajando en conjunto con la majlaka de Irgun y vínculo con israelíes para poder llegar a más puntos del país.

-¿Cómo se trabaja la presencia de la Organización Sionista en las escuelas?
-A mí me sorprendió gratamente hace aproximadamente un mes, trajimos junto con el departamento de Emprendimiento Sionista una obra de Herzl, que la llevamos a las escuelas. La verdad que por ahora no habíamos tenido mucha actividad con las escuelas y para mí fue increíble ver cómo los chicos sabían. Les mandamos materiales para que trabajen antes sobre Herzl y vimos cómo participaban en la obra, porque era una propuesta interactiva y el público también actuaba. Los chicos se involucraron. Incluso hablé con algunos padres también y me comentaron que a los chicos les encantó la obra.

-¿Qué significa esto? Entre lo que ocurrió con esta obra y el trabajo a futuro, si es que está planeado.
-Está planeado, a mí me parece que esto nos abre una puerta grande que tal vez en el último tiempo no estaba tan abierta. Yo creo que hay sionismo en muchas escuelas, no es que digo ‘vamos a llevar estas cosas porque no hay sionismo’. Pero creo que es muy interesante y muy bueno que nos recibieron con los brazos abiertos y el objetivo en adelante es llevarles estas propuestas. Una directora que se fue contentísima me dijo que hay que hacer pequeñas cosas en la infancia de los chicos para marcarlos, para que queden las marcas para acercarlos.

-En el viaje de Hagoel estuvo presente Raheli Baratz-Rix, ella hablaba acerca de la no importancia de tener una reacción rápida para cualquier hecho antisemita o antisionista. Ella dice que esto permite que cuando uno sale a criticar, finalmente lo hace en forma contundente y no es bueno hacerlo permanentemente por cualquier cosa que ocurra. En la gestión que se presenta a través de tu presidencia, yo estoy observando algo parecido. ¿Qué pensás en general de los hechos antisemitas o antisonistas?
-Nosotros pusimos como objetivo intentar salir cuando sea necesario, y no salir todo el tiempo, porque los hechos antisemitas suceden casi todo el tiempo. Creo que le sacamos un poco la importancia si salimos constantemente todo el tiempo con cualquier caso antisemita. Cuando pasa algo de verdad, algo grave, intentamos sentarnos y pensar. No me gusta salir rápido, es como cuando dicen que no tenés que tomar decisiones en caliente. Cuando salimos, tenemos dos personas que nos asesoran y que leen los comunicados. Intentamos salir tranquilos, no a las apuradas, lo revisamos.

-¿Hay una mesa que acompaña la comisión directiva en este sentido?
-Sí, hay. A mí en lo personal no me gusta tomar decisiones solo, yo trabajo mucho con el secretario, el vicepresidente, el tesorero y juntos tomamos la decisión en bloque, en conjunto y estar seguros de lo que estamos haciendo y respaldarnos.

-Pudimos ver en las actividades muchísimos jóvenes que vinieron de todo Latinoamérica, en este caso por el proyecto de la Academia que vino de la mano de Sergio Edelstein y Ariel Goldgewicht. Los jóvenes en general decían que les faltan recursos. ¿Vos creés que un trabajo con los niños puede fortalecer esto en un futuro cuando estos chicos crezcan?
-Totalmente, yo noté lo mismo. Todos dicen ‘nos faltan herramientas para trabajar’, y creo que es responsabilidad nuestra, de las instituciones, y es responsabilidad de los que manejamos las instituciones en llevarles las herramientas para poder capacitarlos y para que tengan herramientas propias. Decidimos apoyarnos más mutuamente, armar un cronograma anual donde podamos darles a estos jóvenes las herramientas que necesitan. Hoy las necesitan en sus kehilot, y el día de mañana alguno de estos chicos va a estar a cargo de las instituciones centrales. Me parece sumamente importante darles las herramientas y capacitarlos para hoy y para mañana.

-¿Cómo estás viendo vos la comunidad, cuando hablamos de instituciones centrales?
-Si miro para atrás, hoy veo una comunidad mucho más unida. Cuando asumimos la conducción, en la OSA hacía mucho tiempo que no estaban todos los partidos sionistas, y el interés nuestro fue que suceda eso, que estén todos los partidos representados. Obviamente uno tiene más, uno tiene menos y todos tuvimos que ceder un poco, pero ese era nuestro objetivo. Creo que en la AMIA, más allá del resultado de la elección, sucedió lo mismo. Hay una gran mayoría y es lógico, porque fueron los que ganaron del BUR, pero se enfrentó con que las tres listas estén representadas dentro de la conducción y así sucedió. Yo veo una comunidad más unida y creo que eso tiene que tender, a unirnos más y dejar de lado nuestras diferencias y a trabajar todos juntos. Yo creo que eso es lo que tendría que pasar en un futuro.

-Con el sombrero de la OSA y como un jugador de Avodá, vos insistís que sea cual fuere quien presida, la convivencia es necesaria.
-Totalmente, yo era chico pero tengo entendido que durante muchos años, cuando Avodá manejó la AMIA, también había casi siempre acuerdos de pared a pared. Pasa lo mismo que con el BUR, lógicamente que la lista ganadora va a tener mayoría porque es lo que pasa, pero había unos acuerdos de pared a pared donde todos estaban. Eso fue cambiando durante el tiempo, cambió la comunidad y hoy tenemos que la conducción viene del lado del BUR, pero que también el objetivo principal más allá de quien gane y más allá de quien sea la cabeza conductora, tiene que haber una unión y un trabajo conjunto.

-¿Cómo ves el antisemitismo o los antisemitas en Argentina?
-Hace un tiempo me habían preguntado si yo creía que Argentina era un país antisemita. Yo no creo que sea un país antisemita, sé que suceden casos de antisemitismo. Cada vez están sucediendo más, creo que es algo a trabajar, sé que hay varios jugadores de la comunidad cercanos a líderes de la política nacional que están intentando trabajar ese tema y tener apoyo, pero yo creo que es un tema a trabajar, para que no se convierta de un chispazo de antisemitismo a un país de antisemitismo.

-¿Qué están planeando en OSA para 2023?
-Para empezar el año vamos a tener el festival de cine israelí SERET que será en el complejo Cinemark de Palermo a principios de marzo y con el estreno de varias películas israelíes de reconocidos actores y directores.
Hacia abril tendremos una gran cantidad de festejos y propuestas por el 75 aniversario de Israel. Por un lado, ya tenemos un teatro cerrado para hacer el evento central. Por el otro, proyectamos hacer algo para los jóvenes también, una fiesta especial para ellos. Asimismo, queremos hacer algunos actos en el interior del país, en varias kehilot, con música, videos, bandas en vivo.
También vamos a repetir algunas experiencias que tuvimos este año, que fueron positivas, como el acto central de Iom Yerushalaim y también el de recuerdo en honor a Rabin, que hacía mucho tiempo nadie estaba haciendo nada. Hablando sobre la paz por el legado que nos dejó.
Por supuesto seguiremos con propuestas y proyectos exitosos como los ulpanim de hebreo que hay en todo el pais, tanto presenciales como de forma online. El proyecto Geula sobre liderazgo femenino que reúne a mujeres jóvenes judias de todas partes del mundo y el proyecto de Megamat Aliá para que chicos de 16 a 22 años puedan rendir el examen psicometrico acá en Argentina y en español. Este examen es el paso previo a entrar en cualquiera de las universidades israelíes. Y el proyecto Impact Nation junto al Departamento de Actividades Sionistas para la Diáspora, El KKL, Amia Joven y el Vaad Hakehilot.
Por otro lado, tenemos la intensión que el año que viene vuelva la obra de Herzl. Para mí es un desafío llegar a las kehilot del interior, entonces la idea es que el año que viene vuelva para principalmente estar en el interior. Esta vez estuvo solo en Rosario.
Después tenemos ganas de hacer un seminario para líderes comunitarios, algo así como una “escuela de dirigentes” y en eso está un poco lo que hablamos anteriormente de las herramientas, en capacitar a los futuros líderes comunitarios. Tenemos un montón de cosas en la agenda para el año que viene, que nos va a quedar un poco corto por todo lo que tenemos porque, además, seguiremos con los festejos de los 125 años del primer congreso sionista, que obviamente el principal fue cuando estuvo Hagoel acá, pero para el año que viene se seguirá haciendo cosas al respecto.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat