Inicio COMUNIDAD EN ACCION KSpace Miami y su Programa Online: “El aspecto más importante en este momento es el factor social”

KSpace Miami y su Programa Online: “El aspecto más importante en este momento es el factor social”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Denise Mazmanian es especialista en Marketing Digital y se encarga de la comunicación por Instagram del centro para jóvenes judíos “KSpace” de Miami. Pero la pandemia del coronavirus le trajo un nuevo desafío y actualmente organiza el Programa Online de Kspace, con el objetivo de “poder seguir con la rutina, seguir aprendiendo, encontrándose con gente… en definitiva, seguir en contacto”.

“Al comienzo pensábamos mantener el mismo formato que las actividades normales y los jóvenes estaban contentos con recibir información y aprender. Pero, a medida que va pasando el tiempo, nos damos cuenta que el aspecto más importante en este momento, donde estamos todos solos en nuestras casas, es el factor social. Entonces empezamos a usar las charlas como disparadores de diálogo y participación. La respuesta a este cambio de formato ha sido muy positiva”, destacó en una entrevista con ItonGadol.

-¿Qué piensa de la irrupción tecnológica como respuestas en la pandemia?
-Esta pandemia llegó en el momento justo en el que tenemos tanta tecnología al alcance de nuestras manos y con algo de conocimiento sobre su uso. Por más que tengamos que permanecer en nuestros hogares, con sólo tener un dispositivo con acceso a Internet estamos literalmente conectados con todo el mundo y con la posibilidad de seguir nuestras actividades diarias.
Por el momento no he visto un avance disruptivo en el desarrollo de la tecnología de comunicaciones, pero sí un incremento acelerado del uso de las herramientas que ya existían y se venían desarrollando hace tiempo. Por ejemplo, a nivel laboral hace tiempo venimos coordinando con equipos internacionales reuniones por videollamada, esa herramienta hoy en día la expandimos a otros ámbitos de nuestras vidas: al estudio, al ejercicio, a las compras, a la vida social.

Denise Mazmanian

-¿Cómo influyó en vuestra comunidad?
-Hace alrededor de un año conocí Kspace, me mudé de Argentina a Miami, comencé a participar de las actividades y me sentí como en casa. Encontré un lugar donde conozco jóvenes judíos de todo el mundo. Disfruto de ese espacio y también encuentro mucha contención con tanta gente buena. Sé que muchos de los jóvenes que participan de Kspace Miami también se sienten así.
En el momento que el COVID-19 comenzó a sentirse más cerca, hablando con Rabbi Yossi y Keyda nos dimos cuenta que no íbamos a poder seguir reuniéndonos como siempre y nos comenzó a preocupar. Claro que en el momento pensamos que iba a ser algo breve (¡lo cual no está pasando!) Y se nos ocurrió encontrarnos Online y tratar de hacer algún evento para seguir con nuestra rutina, seguir aprendiendo, encontrándonos con gente… Y de repente nos dimos cuenta que aplicando esta modalidad seguimos en contacto, ya hace dos meses.

-¿Fue progresivo? ¿Dificultoso?
-Sí, fue progresivo. Si bien intentamos replicar el modelo de actividades que veníamos haciendo, hubo que ajustar un poco las comunicaciones, probar con diferentes horarios, encontrar disertantes que estén dispuestos a compartir sus charlas online…
Kspace es un lugar para jóvenes de 21 a 35 años, con esa edad, la mayoría utilizamos herramientas tecnológicas para nuestros trabajos y estudios, así que para nuestro público objetivo no fue un problema. De todas maneras, antes de cada charla coordinamos detalles con los disertantes, muchos de ellos hablan por primera vez en una plataforma virtual; así que corroboramos que tengan el software instalado, un buen micrófono, buena luz, si se puede un fondo blanco y liso, etc.

Por otro lado, estas herramientas nos están permitiendo llegar a gente de todo el mundo, dando calidad y novedad a nuestras actividades. Hemos tenido disertantes conectados desde Argentina, Israel, Italia e incluso casos de personas que viven en Miami pero sus agendas le complicaban llegar presencialmente hoy se conectan desde su cocina o living.

-Una vez incorporado por vuestra gente, ¿dónde se experimenta el mejor uso o resultado?
-Al comienzo pensábamos mantener el mismo formato que las actividades normales y los jóvenes estaban contentos con recibir información y aprender. Pero, a medida que va pasando el tiempo, nos damos cuenta que el aspecto más importante en este momento, donde estamos todos solos en nuestras casas, es el factor social. Entonces empezamos a usar las charlas como disparadores de diálogo y participación. La respuesta a este cambio de formato ha sido muy positiva.

-¿Cuál es su sugerencia para el mejor uso de las herramientas si algún dirigente o profesional comunitario lee esta nota?
-Mi sugerencia para dirigentes comunitarios es elegir herramientas que nos ayuden a lograr las reuniones de la forma más simple y fácil posible. Es fácil tentarse con la oferta de apps que hay disponibles, pero hoy en día la gente esta hiperconectada y necesita que le ofrezcamos soluciones simples.
Les recomiendo elegir una plataforma de videollamadas (Zoom, Jitsi, Google Meet, Skype), una herramienta para agendar reuniones (Calendly, Google Calendar) y ser consistentes en la forma que se anuncian las actividades.

Sobre la comunicación de las actividades:

• Ofrecer información de valor, sin saturar. Con tantas comunicaciones digitales, todos estamos priorizando más los mensajes que recibimos.
• Avisar con tiempo para que los asistentes puedan planificar, pero también recordar en el momento. Se pueden utilizar dos canales diferentes, por ejemplo: agenda semanal por e-mail y recordatorios por redes sociales o WhatsApp.
• Ser consistentes con el canal de comunicación. Si nuestra comunidad está acostumbrada a recibir novedades por WhatsApp, continuemos usándolo, no cambiemos a e-mail en este momento.

-Finalmente, ¿cómo la aplican en KSpace?
-En Kspace estamos haciendo una variedad de actividades interesantes, por ejemplo esta semana que viene tendremos: una charla con un neurocirujano, clases de Torá e historia del judaísmo, y una noche de trivia con un juego interactivo (que cada joven puede participar con su dispositivo al mismo tiempo que está en la sala de conferencias con cámara y sonido entonces puede interactuar con los demás) ¡ah! Y almuerzos con el Rabino Yossi Smierc.
Para hacer las videoconferencias utilizamos Zoom, con aprobación de quienes ingresa y moderación activa durante cada llamada para cuidar la seguridad. Algunas charlas que son formato clase las transmitimos por Facebook Live. Con Facebook Live logramos más espectadores asincrónicos, aquellos que no participan en la charla en tiempo real.
Comunicamos nuestras actividades en una página del sitio web www.kspacemiami.com/zoom donde compartimos diariamente el link de la reunión del día, una vez a la semana enviamos un e-mail con la planificación semanal, y utilizamos Instagram, Facebook y WhatsApp para invitar y recordar los eventos.
Además el Rabino agenda reuniones personales a través de Calendly que le sincroniza la reunión por Zoom con cada joven que quiera hablar con él.

Gracias a las actividades donde se están conectando gente de todo el mundo, tienen sus cámaras prendidas y la posibilidad de chatear de manera privada, hay gente que está hablando sobre oportunidades laborales, comunitarias, sociales y hasta hay parejas que se están empezando a conocer a la distancia. ¿Quién sabe? Tal vez escuchemos buenas noticias pronto.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat