Inicio Keren Kayemet Israel Vicepresidente de KKL Mundial: “La única solución para que un judío lleve una vida plena es Israel”

Vicepresidente de KKL Mundial: “La única solución para que un judío lleve una vida plena es Israel”

Por Iton Gadol
0 Comentario

ItonGadol.- El vicepresidente de KKL Mundial, Hernán Felman, recibió a ItonGadol en su oficina en Jerusalem, ubicada en un emblemático edificio donde conviven las instituciones nacionales del Estado de Israel. Durante una extensa entrevista, Felman recorrió temas fundamentales como la aliá, las dificultades que atraviesan las comunidades judías del mundo, la asimilación, la importante tarea que desarrolla KKL y la centralidad de Israel en el mundo judío. “Para una vida plena de un judío que quiere que sus hijos sigan siendo judíos, la única solución a largo plazo es Israel”, destacó.

-¿Cómo está funcionando Keren Kayemet en Latinoamérica?
-Las comunidades latinoamericanas son básicamente sionistas y nosotros desde el Keren Kayemet estamos siempre acompañando a todas las comunidades y a nuestras oficinas en Latinoamérica a los efectos de acercar al pueblo judío más a los valores tradicionales del sionismo y a los objetivos del Keren Kayemet.
Nosotros desde hace mucho tiempo vemos en Latinoamérica no solamente un grupo de apoyo importante para el Estado de Israel y por supuesto para proyectos del Keren Kayemet, sino que también lo vemos como un motivo de acercarnos a la vida judía de cada uno de esos países, y tratar de apoyar desde todo punto de vista, inclusive desde el punto de vista educativo. Estamos siempre con muchos proyectos, hemos hecho un acuerdo importante con Pilar Rahola, que va a estar en comunicación con el público latinoamericano con sus claros conceptos y demás, y haremos toda una serie de conferencias con ella. Junto con eso tenemos programado para febrero, espero que el Covid lo permita, hacer un Congreso Latinoamericano en Cancún, México, y por supuesto visitas permanentes. En estos momentos la directora del Departamento Latinoamericano en el Keren Kayemet, Nili Pitchon, estuvo haciendo un recorrido por América Latina. Estuvo en México, Colombia, Costa Rica y Estados Unidos. Estamos haciendo, sin lugar a dudas, un trabajo permanente y tratando de cumplir nuestros objetivos.

-Si mencionamos la aliá, ¿qué comentario haría al respecto?
-Cuando hice aliá, hace ya casi 40 años, hice aliá no para ser un habitante más de Israel, sino que vine a ser parte de una maquinaria efectiva de fortalecer y crear, y apoyar el crecimiento del Estado de Israel. Ese fue el objetivo primero mío, y por supuesto la aliá es el corazón de la actividad sionista. Sin aliá no hay sionismo y sin la voluntad de ofrecer una solución al judaísmo del mundo, Israel carece, te diría, razón de existir. En definitiva, yo creo que la aliá es lo más importante que tenemos en el Movimiento Sionista, lo más importante que tiene para hacer el Keren Hayesod, el Keren Kayemet, la Sojnut Hayeudí (Agencia Judía), la Histadrut Hatzioni. Todos los organismos centrales del Pueblo Judío tienen que estar mancomunados en ofrecer al mundo una solución de vida plena, como Israel lo puede hacer hoy. Sin lugar a dudas Israel hoy también es desde el punto de vista tecnológico y cibernético, y de todo punto de vista, un lugar deseable para vivir, ya que es una forma de pasar directamente al primer mundo. Conocemos la situación de los judíos latinoamericanos, y demás: a lo mejor es más fácil hacer dinero en América, pero para una vida plena de un judío que quiere que sus hijos sigan siendo judíos, la única solución a largo plazo es Israel.

Hernán Felman a la izquierda, Eli Cohen a la derecha

-Hemos tenido oportunidad de hablar con Yaakov Hagoel y él afirmó que hoy la sociedad israelí necesita también del olé. ¿Coincide con el concepto?
-Por supuesto. Por ejemplo, en este momento el Gobierno está considerando traer al país unos 10.000 programadores de la India. No es hacer aliá porque no se está hablando de judíos. Imaginen si esos 10.000 pudieran ser judíos que están en esos temas. O incluso los israelíes que han dejado Israel por diversos motivos hace muchos años, y hoy en día Israel les puede ofrecer condiciones económicas infinitamente mejores que las que puedan tener en cualquier país del mundo. Por supuesto, que Israel necesita a los olim, no menos de lo que los olim necesitan a Israel. Desde ya que estoy totalmente de acuerdo con Yaakov.

-Cuando éramos chicos era el pushke (alcancía) un símbolo histórico del pueblo judío. Los tiempos cambian, el mundo avanza. ¿Cómo se aggiornó el Pushke a los tiempos que corren?
-Cuando yo era chico iba al shule (colegio), sabíamos que los viernes teníamos que llevar una moneda para la alcancía que había en la escuela. Era una obligación, pagar un impuesto al crecimiento del Estado de Israel. Pero yo, en aquellos años, iba acompañando al Estado de Israel, más o menos con la misma edad. En definitiva, la alcancía es algo que el Keren debe respetar, y seguir acompañando por toda su existencia.
Junto con eso, las necesidades de Israel se han hecho mucho más sofisticadas y mayores. Por supuesto que tenemos también nuestras necesidades, por ejemplo, para dar un elemento: dos tercios de la tierra de Israel están en el Néguev, que todavía sigue siendo tierra virgen prácticamente. Hasta que no logremos llevar agua y establecer más habitantes… Decía Ben Gurión ‘tenemos que hacer florecer el Néguev’ y está en la capacidad de Israel hacerlo, pero para eso hace falta muchísimo más esfuerzos de todo el Estado de Israel, y también de los judíos del mundo. Los objetivos van cambiando, pero las necesidades todavía existen, y nosotros creamos una relación mutua entre el pueblo judío y la población del Estado de Israel. También en los dos sentidos. Nosotros estamos manteniendo oficinas del Keren Kayemet en países que no tienen ninguna capacidad para enviar alguna ayuda al Estado de Israel, y nosotros mantenemos esas oficinas justamente por la necesidad que nosotros sentimos de poder ayudar a esas comunidades débiles para mantener su judaísmo, para mantener su contacto con la vida judía, para tener su contacto en Israel. Lo hacemos con mucho gusto y vamos a seguir haciéndolo.

-¿El Keren Kayemet sigue necesitando esa ayuda o estoy equivocado?
-No estás equivocado.

-Yo tuve la oportunidad gracias al Keren Kayemet de ir a un lugar donde caen los cohetes que llegan desde Gaza, y están levantando plantaciones de ciertos árboles que evitan los ataques. Eso no es hacer un pocito y poner un árbol…
-Esos árboles son plantaciones de seguridad para evitar el disparo de francotiradores en línea recta. Al haber un telón natural, que son los árboles, impide que haya ataques planos a la población, y lo que hay en estos momentos no son ataques planos, son ataques con misiles, o con globos, o lo que fuera que caen donde caen, a diferencia de impedir que francotiradores asesinen a israelíes. Esas plantaciones de seguridad son una de las obras más importantes que hace Israel en este momento en todo el país.

-La segunda generación, los nietos de aquellos abuelos que eran los famosos donantes de Keren Hayesod y de Keren Kayemet, ¿perdieron el hábito apoyar? ¿Se puede reeducar, se está trabajando en eso?
-Yo soy uno de aquellos miembros del Movimiento Sionista que piensa que el futuro de la vida judía fuera de Israel está en peligro, y yo no creo que hay una solución a corto plazo al tema, y no estoy seguro si hay alguna posibilidad de solución. Desde mi punto de vista las posibilidades de poder combatir la asimilación son prácticamente escasas o nulas. Desde ya la relación entre el pueblo judío e Israel es algo importantísimo, siempre enfocado como yo lo veo, en la aliá. Respecto a la disponibilidad de los judíos de aportar a ese esfuerzo, creo que viene acompañado con el proceso de asimilación. Aquellos padres, aquellos abuelos que crearon en su momento el fareim, el grupo proveniente de un poblado pequeño de Polonia o Besarabia, eso es algo que ya no existe más. Esa gente mantenía esas organizaciones, no tenían qué comer, pero mantenían esas organizaciones, mantenían su sinagoga, mantenían su lugar de reunión porque querían seguir siendo familia. En definitiva, eso desapareció, los hijos no ven esa necesidad. Hoy vemos también las campañas de recaudación para mantener las escuelas judías abiertas. Hoy hay en Argentina, por ejemplo, seguramente 30 escuelas menos que cuando yo era chico. En definitiva, se ve en todos los campos la falta de disposición de la gente de aportar.

-Porque dinero no falta, se perdió el hábito…
-Se perdió el hábito, por un lado, se perdió el motivo ideológico de eso. En la medida de que vos ves que tu familia abandona paulatinamente el judaísmo, estás viendo un proceso que viene también acompañado de desinterés.

-El Keren Kayemet entra en las escuelas. ¿De algún modo puede ayudar a esclarecer a los chicos y también que se reconecten con lo que era el Keren Kayemet años atrás?
-El Keren Kayemet, como todo organismo vivo, también se está renovando. El Keren Kayemet tiene hoy también sus puntos de vista ecológico y de medio ambiente, que son también importantes, junto al acercamiento a la tradición judía, a la cultura judía, al Movimiento Sionista. Cuando nosotros nos estamos acercando también a los cambios climáticos y a las necesidades ecológicas que hay en este mundo, estamos haciendo también un beneficio para la humanidad, para esta época, para las necesidades futuras, para nuestros hijos, para nuestros nietos, para un mundo mejor. En ese caso el Keren Kayemet es un organismo permanentemente actual.

Itongadol recorrió la zona de incendios en Israel donde KKL trabaja intensamente para recuperar el área

-¿En qué momento está el Keren Kayemet transitando su trabajo, su política, su desarrollo? Dado que los tiempos van cambiando permanentemente, ¿cuál es el tiempo que estamos viviendo en Israel?
-En principio, estamos viviendo los mismos tiempos difíciles, como lo está viviendo el resto del mundo. Tenemos en este momento un grado de actividades un poco inferiores a lo normal, ya que el Covid nos encerró en Israel y a cada uno en sus países. El hecho de que no pudimos adelantar proyectos comunes, congresos, encuentros, por supuesto dificulta el trabajo. Pero desde el punto de vista del trabajo interno, el Keren Kayemet sigue funcionando a pleno. Por supuesto, tuvimos una temporada en el verano donde sufrimos muchos incendios provocados desde la Franja de Gaza a extensas zonas del sur del país, y tuvimos también, quizás como consecuencia de los cambios climáticos que está sufriendo el mundo, una parte importante de incendios de bosques que cambiaron en mucha medida la fisonomía de Israel. Supongo que cuando viajaste desde Beersheva a Jerusalem, viste en el último tramo toda la zona de Mevaseret Sion incendiada en mano izquierda de la ruta, y seguramente has visto las consecuencias catastróficas de incendios que muchas veces no respeta tampoco casas y bienes particulares. El Keren Kayemet está al frente de la lucha contra los incendios. Hoy justamente, en una reunión de Directorio, hemos resuelto llevar adelante un plan de varios años para reforzar la capacidad de apagar incendios por parte del Keren Kayemet.

-Tuve oportunidad de ir al centro del incendio y observé que hay profesionales trabajando en esto. Cuando llegué, creí que ya iban a empezar a plantar, y me explicaron que están esperando la lluvia, porque las raíces están intactas y con una lluvia importante dentro de 10 años va a volver a florecer. Es decir que hay gente muy profesional trabajando en esto y pude tomar fotos de los primeros brotes verdes en los lugares donde, realmente, el incendio fue feroz. Entonces, si bien la actividad paró en algún sentido, he ido a lugares donde la actividad es incesante…
-No hay ninguna duda que tenemos un grado de conocimiento muy importante en Israel también con respecto a forestación, pero también con respecto a apagar incendios y demás. La Política que adoptó el Keren Kayemet ya hace varios años es de no replantar árboles, sino dejar a la naturaleza hacer su trabajo en forma natural, y desde ya que eso es una política importante. No olviden que el Keren Kayemet a principios de la creación del Estado de Israel, durante muchos años plantó sobre todo pinos, que se descubrieron como propagadores muy importantes de incendios, y en ese caso nosotros ya hemos abandonado en forma total la plantación de pinos y nosotros vamos a árboles de hojas anchas que dificultan la propagación del fuego. En última instancia el Keren Kayemet invierte muchísimo dinero, hoy en día también, haciendo franjas de seguridad entre bosque y bosque a los efectos de que impidamos la propagación fácil del fuego a zonas extensas. No siempre tenemos éxito porque cuando se tratan de actos terroristas los incendios se identifican por varios focos de incendios separados, pero en la medida que es algo natural, esas franjas con nada plantado ayudan a poder detener la propagación.

El director de ItonGadol, Daniel Berliner, conociendo el trabajo de KKL en la zona de incendios

-Donde fue el incendio se quemaron 6 kilómetros en dos horas, y hay un hospital en la parte superior. La persona que nos recibió del Keren Kayemet nos explicó que gracias a que ustedes hicieron un trabajo alrededor del hospital por si alguna vez se incendiaba, se salvaron vidas y se pudo hacer un rescate gracias al trabajo previo. Entonces, sinceramente, lo he visto y valoro seriamente la prevención y el trabajo que se hace. Respecto al tema de los globos, el Keren Kayemet hace un largo trabajo de limpiar los suelos para volver a plantar y que vuelva a crecer. Son etapas de mucha paciencia, pero la verdad es que el Keren Kayemet tiene esa convicción de que nada puede detener lo que naturalmente se hace e Israel tiene. El Keren Kayemet se está ocupando rápidamente rehacer espacios que fueron quemados por los globos…
-No hay ninguna duda que el Keren Kayemet sabe hacerse cargo de los temas en gran forma, y una de las primeras cosas que se hace después de un incendio es retirar todo material quemado que ya no puede ser recuperado para nada. Eso es una de las primeras funciones, pero la segunda es adaptar la tierra y demás para dejar a la naturaleza hacer lo que tiene que hacer. Junto con eso también tenemos mucha experiencia en volver a reforestar en lugares, y para ello te puedo decir que hace pocos días volví de Ucrania, acompañando al presidente del Estado de Israel, Itzjak Herzog, donde se firmó un convenio con Ucrania para ayudarlos con un plan de mucho alcance, que habla de mil millones de árboles para forestar en Ucrania. Nosotros acá, en Israel hemos plantado, en la historia nuestra, 140 millones, te das una idea cuanto son 1.000 millones de árboles. Sin lugar a dudas que nosotros vamos a aportar nuestro grano de arena en el mejoramiento de Ucrania, pero también desde el punto de vista de mejorar la calidad de vida del mundo, no hay ninguna duda que 1.000 millones de árboles en Ucrania van a entregar al mundo un regalo muy grande de pureza de aire.

-Cuando me reuní con los diplomáticos de la embajada de Honduras, me dijeron: “El que no aprovecha la relación con el Estado de Israel está perdiendo algo importantísimo”. ¿Qué piensa al respecto?
-Justamente tuve un ejemplo con respecto a Honduras. Hace solamente dos días he recibido la aprobación de la embajada hondureña sobre un acuerdo, cuyo borrador fue aprobado también por ellos, y nosotros estamos ahora a punto de firmar un convenio de intercambio de conocimientos entre el Keren Kayemet y la organización de forestación de Honduras. Lo estamos haciendo con Honduras y con todos aquellos países a los que nosotros podamos brindar apoyo o parte de nuestro conocimiento. Entre paréntesis, sin ninguna remuneración, el Keren Kayemet es un organismo sin beneficio de lucro, y hacemos todo esto solamente por nuestros amigos y por mejorar el mundo.

-Si hay algún presidente, ministro, gobernador o lo que fuera de un país latinoamericano, y lee esto, ¿cómo es ese intercambio, en qué consiste, cómo se empieza?
-Tenemos convenios en este momento activos con varios de los países latinoamericanos y también con países africanos y demás. Comentaba antes el tema de Ucrania, o sea que desde todo punto de vista estamos haciendo convenios de ese tipo y estamos aportando nuestros conocimientos a muchas zonas del mundo. Por supuesto, tenemos oficinas en cada uno de los países latinoamericanos y estamos dispuestos a recibir cualquier propuesta, y vamos a llevarla adelante sin ninguna necesidad de burocracias innecesarias.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat