Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni. Mitos sobre la afirmación de soberanía

Hatzad Hasheni. Mitos sobre la afirmación de soberanía

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por David M. Weinberg (Israel Hayom)

Los críticos dicen que alcanzar la soberanía socavará el proceso de paz y arruinará la reputación de Israel en el extranjero, pero estos mitos no resisten el escrutinio.

Según los críticos, la aplicación de la ley israelí a las zonas de seguridad y asentamiento en Judea y Samaria lo arruinará todo. Socavará el «proceso de paz», como si hubiera uno, y destruirá la reputación internacional de Israel, como si todos amaran a Israel hoy en día.

Estos mitos no resisten el escrutinio.

Mito 1: «Anexión» sería una violación del derecho internacional.

Realidad: El «derecho internacional» es un concepto maleable, y ni el gobierno israelí de Israel ni la Corte Suprema han aceptado nunca la opinión que el asentamiento judío sobre la Línea Verde es una violación del derecho internacional. La afirmación de soberanía de Israel en Judea y Samaria tampoco puede considerarse «anexión» porque la tierra nunca «perteneció» a los palestinos.

La «declaración de Pompeo» y el «plan de Trump» aceptan explícitamente el derecho histórico del pueblo judío a establecerse en su patria bíblica y, en consecuencia, el gobierno de EE. UU. ya ha reconocido la soberanía israelí sobre Jerusalén unida y los Altos del Golán.

Mito 2: Israel se arriesga al aislamiento global definitivo al afirmar la soberanía sobre cualquier parte de Cisjordania.

Realidad: La amenaza que el «cielo diplomático caiga» si Israel sigue adelante con el intento de soberanía es similar al pánico que una vez causó el movimiento de boicot, desinversión y sanciones. Pero la amenaza de BDS fue exagerada deliberadamente y sobreestimada: una amenaza artificial aumentada mil veces por la repetición de los medios. Ahora también, el espectro del ostracismo de Israel es exagerado, y en cualquier caso, Israel podría manejar la mayoría de los grados de retroceso negativo.

Mito 3: Afirmar la soberanía pondrá en peligro el progreso que Israel ha logrado en los lazos con el mundo árabe y musulmán.

Hecho: En el plazo inmediato, puede retrasar estas relaciones en desarrollo. Pero a largo plazo, que es lo que cuenta, prevalecerán las fuerzas que están impulsando a los estados de Israel y del Golfo Pérsico juntos. Estas son las amenazas de Irán y el islam radical, junto con un deseo de avanzar hacia el siglo XXI, así como beneficiarse de los avances tecnológicos israelíes sin estar atado sin cesar por el movimiento nacional palestino autoinmolable.

Mito 4: La acción temeraria de Israel conducirá a un levantamiento palestino y una conflagración regional, y esto distraerá a Israel, y a los Estados Unidos, de amenazas más apremiantes.

Hecho: La mayoría de los expertos no ven una «tercera intifada» (ola de terror palestina) en desarrollo, ni ven al mundo musulmán reuniéndose al lado de la Autoridad Palestina más allá de los habituales murmullos rituales de apoyo. Las excepciones a esta regla son Turquía e Irán, que continúan avivando el conflicto palestino-israelí con dinero y armas. Israel no se distraerá de su enfoque de láser en confrontar a estos malos actores.

Mito 5: Un movimiento de soberanía israelí creará apartheid. Lo que quedará para los palestinos son meros bantustanes, (zona destinada a reserva de etnias) islas de tierra desconectada rodeadas de Israel. Tampoco un futuro Estado palestino será totalmente soberano porque Israel mantendrá el control de seguridad del territorio total.

Hecho: No hay apartheid aquí. Los «enclaves» y «exclaves» de los asentamientos israelíes y palestinos que ya existen y que persistirán según el plan de paz estadounidense son el resultado inexorable del principio que ningún palestino o israelí será expulsado de su hogar. Sí, el nuevo mapa estadounidense de dos estados es complicado, pero esto refleja la realidad. Esto habla a favor, no en contra, del plan de paz.

En cuanto al predominio militar israelí en toda el área adyacente a Cisjordania: Bueno, sí, ese siempre debe ser el caso. No hay otra manera de garantizar la desmilitarización de un estado palestino y bloquear la infiltración iraní de Cisjordania y Gaza.

Mito 6: El plan de paz estadounidense y la afirmación de soberanía israelí basada en este plan socavan la solución de dos estados.

Hecho: ¡Lo contrario es cierto! El plan estadounidense y su aprobación de ajustes fronterizos israelíes a corto plazo ofrece el único camino realista hacia la visión de «dos estados para dos pueblos». Las verdades históricas y las realidades concretas reemplazan las fórmulas obsoletas basadas en las demandas maximalistas palestinas (desarraigar todos los asentamientos, retirarse de toda Cisjordania y dividir Jerusalén).

Además, el plan revierte una dinámica deletérea a largo plazo (según la cual se esperaba que Israel cediera tierras a cambio de promesas palestinas vacías de paz y compromiso) y en cambio les dice a los palestinos que el tiempo no está de su lado. Cuanto más rechacen la paz con Israel, menos independencia obtendrán. Esto crea una presión crítica para un compromiso concreto en un verdadero proceso de paz.

Además, el plan también trata a los palestinos como adultos responsables, sin pase libre con respecto al tipo de estado que podrían establecer. El cumplimiento de los puntos de referencia esenciales de Estados Unidos, como terminar con los pagos a los terroristas, desarmar a Hamas y otros ejércitos, y poner fin a la enseñanza del antisemitismo genocida en las escuelas y los medios de comunicación, podría generar un verdadero proceso de paz que conduzca a una solución viable de dos estados.

Mito 7: Las acciones unilaterales son lo opuesto a la construcción de la paz.

Realidad: Bueno, en la última década, los líderes palestinos han tomado múltiples acciones unilaterales contra Israel, mientras que los observadores internacionales se mantuvieron firmes o fueron cómplices.

Esto incluye los llamamientos palestinos para que su estado sea reconocido unilateralmente por la ONU sin negociación ni compromiso; hace un llamamiento a la Corte Penal Internacional y a la Corte Internacional de Justicia para penalizar a Israel; lanzando resoluciones de la ONU que niegan la historia judía en Jerusalén y Judea; construir asentamientos palestinos en el Área C de Cisjordania en violación de los Acuerdos de Oslo; guerra en curso desde Gaza palestina contra Israel; y reiterados retiros palestinos unilaterales de negociaciones donde Israel hizo propuestas de paz inmensamente generosas mientras culpaba a Israel por el colapso de las conversaciones.

Se esperaba que Israel no hiciera nada en respuesta a estos ataques palestinos. Se le «dijo» que esperara pacientemente para otra negociación que el liderazgo palestino no quiere y rechaza repetidamente.

No más. El plan estadounidense obliga a todos a enfrentar el hecho que no se puede esperar que Israel congele el desarrollo de su corazón estratégico e histórico mientras espera sin cesar que surja, milagrosamente, una cultura política palestina pacífica y democrática. Israel no puede ser rehén de vetos palestinos interminables.

Se podría decir que es necesario un movimiento israelí para sacudir los enfoques sesgados de la paz en Medio Oriente. Y dado que se coordinará con el socio estratégico más importante de Israel y la gran superpotencia occidental, no es completamente «unilateral» ni viola los llamados «parámetros internacionales».

Mito 8: Afirmar la soberanía ahora, incluso en una pequeña parte de Judea y Samaria, simplemente no vale la pena. Alejará a los amigos de Israel en el extranjero y también dividirá a la sociedad israelí. Es mejor abstenerse y crear crédito para un movimiento en el futuro con más apoyo global.

Realidad: los líderes israelíes consideran que la relación riesgo / recompensa es más favorable y no compran el argumento de que es mejor no hacer nada ahora. Cada vez que se insta a Israel a no sacudir el bote, los objetivos internacionales parecen cambiar a favor de los palestinos. ¿Quién cree realmente que si solo Israel hace una demostración más de buena fe (por ejemplo, al sentarse y darles a los palestinos otra oportunidad de entrar / rechazar conversaciones), entonces Israel tendrá una mayor legitimidad para hacer valer sus derechos en un momento más propicio en el futuro con un respaldo occidental más amplio?

En cualquier caso, actuar ahora no dividirá a la sociedad israelí. Los contornos territoriales y los parámetros de seguridad del plan estadounidense tienen mucho sentido para la mayoría de los israelíes. El país está unido afirmando que el Valle del Jordán es la frontera de seguridad oriental permanente de Israel y que los bloques de asentamientos que se extienden a caballo entre Jerusalén unida son legítimamente territorio soberano israelí.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron – https://www.israelhayom.com/opinions/myths-about-sovereignty-assertion/

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat