Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Los ataques a la cualidad singular del Holocausto

Hatzad Hasheni: Los ataques a la cualidad singular del Holocausto

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Dr. Manfred Gerstenfeld (BESA)*

RESUMEN: La última década ha sido testigo de una explosividad de ataques contra la memoria y recordatorio del Holocausto. Tales acciones son expresadas de diversas maneras, incluyendo el arrojar dudar sobre la cualidad singular del Holocausto. Esta versión fue transmitida en recientes debates públicos realizados en Alemania y también pueden hallarse en diferentes manipulaciones históricas por parte de académicos y estudiosos del tema.

Imagen: Mujer en protesta anti-encierro en Zúrich sosteniendo una pancarta apropiándose del lenguaje del Holocausto, imagen vía @_investigate_ Twitter

El recuerdo y memoria del Holocausto ha sido atacado durante décadas desde todo ángulo posible: la extrema derecha, la extrema izquierda y partes del mundo islámico. Una táctica común es afirmar que el Holocausto no fue un evento único, contrario a la afirmación judía.

Observando bien la pregunta ante una base meramente empírica, el Holocausto fue sin lugar a dudas un evento único y singular. Si bien algunos elementos son comparables a otros genocidios, sus combinadas características no lo son. Varios criterios colectivos hacen del Holocausto un evento único y sin precedente alguno en la historia: la totalidad del objetivo (todos los judíos en todas partes del mundo), su prioridad (todas las ramas del estado alemán estuvieron involucradas en tal esfuerzo), su carácter industrial y su impracticabilidad (en lugar de aprovechar a los judíos para fines laborales, estos fueron asesinados).

El destacado filósofo y estudioso del Holocausto Emil L. Fackenheim señaló que el genocidio armenio se limitó al Imperio turco. E incluso dentro de ese mismo imperio, no todos los armenios fueron blanco de este, por ejemplo, aquellos que vivían en Jerusalén se salvaron. El confinamiento geográfico también aplica a los genocidios en Camboya, Ruanda, Bosnia y el de Sudán.

Tal como señaló Fackenheim, los nazis, al contrario, se propusieron exterminar de la faz de la tierra hasta el último judío posible. Este dijo que si bien el Holocausto si pertenece a la especie denominada “genocidio”, el exterminio planificado y sin fronteras de los judíos durante el Holocausto no tiene precedentes y al menos hasta ahora, sin secuela alguna. Por lo tanto, es totalmente apropiado llamarlo un “evento único y singular”.

Otro filósofo judío David Patterson, amplió la visión de Fackenheim. Patterson escribió que al comparar la Shoah con otros genocidios, yo iría aún más lejos e insistiría en que el Holocausto no puede reducirse a un caso de genocidio, como tampoco lo es cualquier otro fenómeno histórico o político, en sentido estricto de la palabra, aunque ciertamente incluye dichos elementos. Los nazis se propusieron aniquilar a mucho más que un pueblo, estos se propusieron aniquilar un principio fundamental; borrar milenios de enseñanzas y testimonios judíos; destruir al Dios vivo de Abraham, Isaac y Jacob; se propusieron erradicar una forma de entender a Dios, el mundo y a la humanidad encarnados por los judíos en particular.

En Alemania, el debate sobre lo singular del Holocausto añadió en complemento al reciente caso de Achille Mbembe. Este popular intelectual oriundo de Camerún fue invitado a dar el discurso de apertura en el festival de música de la Trienal alemana en agosto. Luego se supo que es un incitador anti-Israel y ha estado involucrado en actos antisemitas. Un debate público surgió luego a ello que continuó a pesar de la cancelación del festival por causa de la pandemia del coronavirus.

Una de las muchas demandas contra Mbembe fue que comparó el Holocausto al apartheid, afirmando que la única diferencia entre estos es su magnitud. Alan Posener, editor del diario Die Welt, respondió que esa afirmación es fundamentalmente falsa: “El Holocausto no fue una forma mucho mayor de apartheid y lo que es más importante el apartheid no fue una versión menor del Holocausto. Este no fue un proceso cuantitativamente diferente, sino uno cualitativamente distinto”.

Existe un elemento secundario importante en el tema Mbembe relacionado a la memoria nacional. Desafortunadamente, el tema de la memoria nacional en Alemania fue colocado en primer plano principalmente por gente que hacia todo lo posible para acomodar el antisemitismo de Mbembe.

La remembranza del colonialismo fue la pieza central de una carta abierta firmada en mayo por más de 700 académicos y artistas africanos. La carta fue dirigida a la Canciller alemana Angela Merkel y al Presidente Frank-Walter Steinmeier. Esta leía: “Nosotros, intelectuales africanos, pensadores, autores y artistas condenamos sin reservas la mentirosa acusación antisemita de grupos conservadores de extrema derecha, hostiles a extranjeros en Alemania contra el Profesor Achille Mbembe”.

El primer párrafo de la carta contenía dos mentiras. La primera fue que Mbembe nunca realizó declaraciones antisemitas, una afirmación fácilmente refutable. La segunda fue que las acusaciones contra Mbembe provenían de sectores de la extrema derecha. De hecho, el hecho de exponer el antisemitismo de Mbembe se originó principalmente de fuentes convencionales. La carta terminó con la descarada exigencia de que el comisionado para la lucha contra el antisemitismo en Alemania Felix Klein, fuese despedido. Klein dijo la verdad sobre el antisemitismo de Mbembe incluso antes de que hechos adicionales sobre su odio salieran a relucir en la palestra.

Una destacada encubridora alemana de Mbembe, la profesora Aleida Assman, dijo en una entrevista en el diario Die Welt: “Los críticos ven en Mbembe a un predicador del odio. Yo lo veo del lado de la empatía”. Esto es eminentemente falso. Si bien Mbembe promueve la “empatía” y el “reparo del mundo”, este no oculta su desprecio hacia Israel y no le extiende empatía alguna.

En una entrevista de radio hecha por la Deutschland Kultur sobre el caso Mbembe, Assman admitió que le fue difícil entender a Mbembe debido a su tono filosófico abstracto, que a veces se vuelve poético. Ella agregó que está más interesada en las reflexiones de Mbembe sobre los reparos en las relaciones poscoloniales. Otro estudioso que salió en apoyo a Mbembe, la filósofa Susan Neiman, cuya experiencia es en el área de cultura de la memoria en una perspectiva global dijo, cuando se le preguntó cuál era su conclusión al trabajo de Mbembe, que no sabía.

El profesor de etnología en Frankfurt Hans Peter Hahn argumentó, el que los dos expertos admitieran “no tener idea sobre las teorías de Mbembe” refleja el hecho de que “los intelectuales alemanes se permiten hablar sobre los autores africanos sin siquiera haber leído sus trabajos”.

El filósofo Ingo Elbe ha observado que la batalla contra Israel se libra indirectamente a través de ataques contra la cultura de la memoria alemana y su supuesto provincialismo. Tal cual lo expresa Elbe, el concepto de memoria pos-colonialista ha dado lugar a la falsa afirmación de que el énfasis puesto en la singularidad del Holocausto crea una indiferencia hacia el sufrimiento de los demás. Este agrega que se debe combatir la rivalidad entre las víctimas y que la afirmación de que el recuerdo y memoria del Holocausto achica injustamente otros recuerdos minimiza el antisemitismo musulmán y el afroamericano. Este también pasa por alto las experiencias específicamente judías sacrificadas por una estrategia antirracista contraria a la hegemonía.

Otro ataque a la cualidad singular del Holocausto está sucediendo en las instituciones académicas internacionales. El destacado experto israelí en el tema del genocidio Israel W. Charny observa: “En el mundo académico, se ha desarrollado una alternativa a las clásicas y ‘descuidadas’ negaciones sobre el Holocausto. Varios estudiosos propagan ahora la explícitamente falsa tesis de que los judíos no fueron el objetivo como víctimas porque eran judíos. Lo que en cambio se afirma es que eran una minoría que fueron perseguidos por los nazis junto a otras minorías”.

Charny agregó

Este tipo de malabarismo intelectual engañoso ha llevado a que se produzcan declaraciones falsas en varios artículos en el “respetable” Journal of Genocide Research (JGR) (Revista de Investigación sobre Genocidio). El caso alemán de dilución o minimización del Holocausto no es solamente un fenómeno alemán. En un artículo se afirma que la Conferencia Wannsee siendo esta específicamente anti-judía no estuvo motivada en lo absoluto por el odio a los judíos, sino que representó una política hacia las minorías europeas en su totalidad, a pesar de que fue esta conferencia la que cimentó los planes para la “Solución final”.

Charny concluye: “La distorsionada actitud de que el Holocausto es uno de los muchos genocidios cometidos por el régimen nazi alemán es minimizar la importancia básica del Holocausto de que un número sorprendente de académicos de buena fe lo han estado promoviendo”.

Ha habido en esta última década un sin número de situaciones en las que se ha tratado de minimizar el Holocausto. Este proceso se manifiesta de muchas maneras, incluyendo el invertir el Holocausto (es decir, alegar que Israel actúa al igual que los nazis), negación, desviar su dirección, encubrimiento, des-judaización, equivalencia y trivialización, así como también otras distorsiones que han surgido en los últimos años. Mientras no existan programas amplios de estudios posteriores al Holocausto, estos abusos a la memoria y recuerdo del Holocausto deberán ser abordados uno tras otro.

*El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado principal en el Centro BESA, ex-presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén y autor del libro La guerra de un millón de cortes. Entre los honores recibidos por el Dr. Gerstenfeld está el Premio Internacional León de Judá del 2019 otorgado por el Instituto Canadiense de Investigación Judía, rindiéndole homenaje como la principal autoridad internacional en el tema del antisemitismo contemporáneo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat