Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: ¿Lo harán o no lo harán? El reconocimiento saudita de Israel es la cuestión de los 64.000 dólares

Hatzad Hasheni: ¿Lo harán o no lo harán? El reconocimiento saudita de Israel es la cuestión de los 64.000 dólares

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Dr. James M. Dorsey (BESA)*

¿Los saudíes formalizarán relaciones con Israel o no? Una postura es que Arabia Saudita está a punto de formalizar las relaciones con Israel pero si lo hace, el reino, empañará su imagen tras varios pasos en falso, por lo que está tratando de asegurarse de que no se percibe como el tercero en discordia como estados más pequeños del Golfo estableciendo relaciones diplomáticas con la Estado judío.

El anuncio de Bahrein que seguiría los pasos de los Emiratos Árabes Unidos fue tanto un movimiento de Bahrein como una señal saudita de que no se opone a la normalización con Israel.

Dependiendo en gran medida del reino desde que las tropas sauditas ayudaron a sofocar las protestas masivas contra el gobierno en 2011, Bahréin, una nación de mayoría musulmana chiíta, no habría aceptado establecer relaciones diplomáticas con Israel sin el consentimiento de Arabia Saudita.

La medida de Bahrein siguió a varios otros gestos saudíes destinados a señalar el respaldo del reino a la normalización árabe de Israel, incluso si no iba a liderar el grupo.

Los gestos incluyeron la apertura del espacio aéreo saudí a los vuelos comerciales israelíes, así como la publicación de un informe de un grupo de expertos saudita elogiando la administración del príncipe heredero Muhammad bin Salman en la modernización del sistema de educación religiosa del reino y alentando al establecimiento religioso a reemplazar las “narrativas extremistas” en libros de texto escolares con “una interpretación moderada de la retórica islámica”.

También incluyeron un sermón de Abdulrahman Sudais, imán de la Gran Mezquita de La Meca, la mezquita más grande del mundo, que rodea la Kaaba, el lugar más sagrado del Islam. El sermón destacó las amistosas relaciones del Profeta Muhammad con los judíos.

Sudais señaló que el profeta había “practicado la ablución de una botella de agua politeísta y murió mientras su escudo estaba hipotecado a un judío”, forjó un acuerdo de paz con los habitantes judíos de la región de Khaybar y trató tan bien con un vecino judío que finalmente éste se convirtió al Islam.

Los comentarios del imán, un día antes que se creyera que el presidente Donald Trump no logró persuadir al rey Salman de que siguiera el ejemplo de los Emiratos Árabes Unidos, fueron ampliamente vistos como parte de un esfuerzo por preparar a la opinión pública saudita para el eventual reconocimiento de Israel. Las críticas en las redes sociales a los comentarios constituyeron una indicación de que la opinión pública en los Estados del Golfo está dividida.

La expresión de la disidencia emiratí se restringió a los exiliados emiratíes dado que los Emiratos Árabes Unidos no tolera la expresión de opiniones disidentes.

Sin embargo, estallaron protestas a pequeña escala en Bahrein, otro país que restringe la libertad de expresión y reunión. Las asociaciones políticas y de la sociedad civil de Bahrein, incluida la Asociación de Abogados de Bahrein, emitieron una declaración en la que rechazan el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. “Lo que resulte de la normalización no contará con el respaldo popular, en línea con lo que se ha educado a generaciones de bahreiníes en términos de adhesión a la causa palestina”, dijo el comunicado.

Bahrein ha sido durante mucho tiempo el hogar de una comunidad judía. Fue el primer y, hasta ahora, el único estado árabe en nombrar a un judío como su embajador en Estados Unidos.

La crítica se hace eco de encuestas recientes en varios estados del Golfo que sugieren que Palestina sigue siendo una de las principales preocupaciones de política exterior pública. Una encuesta realizada por David Pollock del Washington Institute for Near East Policy encontró que Palestina ocupaba el segundo lugar después de Irán.

Encuestas anteriores realizadas por James Zogby, un encuestador con sede en Washington con un historial que se remonta a más de una década, mostraron que Palestina se clasificó en 2018 como el principal problema de política exterior seguido por Irán en la opinión pública emiratí y saudí.

El Índice de Opinión Árabe del mismo año sugirió que el 80% de los saudíes ven a Palestina como un problema árabe en lugar de puramente palestino.

Pollock dijo en una entrevista que con respecto a Palestina, los funcionarios saudíes “creen que deben ser un poco cautelosos. Quieren avanzar poco a poco en la dirección de normalizar al menos la existencia de Israel o la discusión de Israel, la posibilidad de paz, pero no creen que el público esté listo para el abrazo total o algo por el estilo “.

El erudito del Golfo Giorgio Cafiero señaló en un tuit que “Israel formalizando relaciones (con) (gobiernos) árabes no electos no es lo mismo que Israel haciendo ‘la paz’ ​​(con) el pueblo árabe. Mire, por ejemplo, lo que la ciudadanía egipcia piensa de Israel. Irán y Turquía capitalizarán esta realidad a medida que más [gobiernos] árabes favorables a Estados Unidos firmen acuerdos [con] Israel”.

El Índice de Opinión Árabe de este año sugiere que en Kuwait, el único país que no se ha comprometido públicamente con Israel, Turquía, el país musulmán que ha tomado la delantera en el apoyo a los palestinos, ocupó el lugar más alto en la estima pública en comparación con China, Rusia e Irán.

Una ruptura en un grupo musulmán respaldado por los Emiratos Árabes Unidos creado para contrarrestar el apoyo de Qatar al Islam político y promover una versión del Islam controlada por el estado que predica la obediencia absoluta al gobernante sirve como una indicación más de que Palestina sigue siendo un tema público emotivo.

En el caso de Sudais, los analistas sugieren que las críticas se refieren tanto a Palestina como a una señal de que los líderes religiosos que se someten a los caprichos del gobierno pueden estar perdiendo credibilidad. El sermón de Sudais contrastó marcadamente con conversaciones pasadas en las que describió a los judíos como “asesinos de profetas y escoria de la tierra”, así como “monos y cerdos” y defendió el conflicto de Arabia Saudita con Irán como una guerra entre musulmanes sunitas y chiítas.

Las críticas, junto con las indicaciones a principios de este año de que el establecimiento religioso de Arabia Saudita no estaba contento con el manejo del príncipe Muhammad de la pandemia de coronavirus, puede ser una de las razones por las que Arabia Saudita está gesticulando en lugar de formalizar las relaciones ya existentes con Israel.

Según los informes, las autoridades arrestaron en marzo al jeque Abdullah Saad, un erudito islámico, después de que publicó en línea un clip de audio en el que criticaba al gobierno por prohibir las oraciones de los viernes. Saad argumentó que los adoradores deberían poder pedirle misericordia a Dios. Un imán en La Meca fue despedido poco después de expresar su preocupación por la propagación del coronavirus en las cárceles sauditas.

Los eruditos Genevieve Abdo y Nourhan Elnahla informaron que el Consejo de Clérigos Mayores del reino había redactado inicialmente una fatwa, una opinión religiosa, que describía el cierre de mezquitas como una violación de los principios islámicos. Dijeron que la presión del gobierno había persuadido al consejo de no emitir la opinión.

La preocupación entre los eruditos religiosos ultraconservadores del reino que la familia gobernante Saud pueda romper el acuerdo de poder compartido con el clero concluido en el nacimiento del reino es anterior al ascenso del rey Salman y el príncipe Muhammad.

De hecho, la preocupación de los clérigos se remonta al reinado del rey Abdullah y se ha centrado en las actitudes expresadas tanto por altos miembros de la familia gobernante que desde entonces han sido marginados o detenidos por el príncipe Muhammad como por príncipes que siguen ejerciendo influencia.

Los académicos temían que la familia gobernante contemplara separar el estado y la religión. Es probable que esta preocupación se haya reforzado desde que el príncipe Muhammad sometió a los dirigentes religiosos del reino y restó importancia a la religión al enfatizar el nacionalismo.

Los eruditos religiosos sauditas ultraconservadores también seguramente tomarán nota de la reciente decisión de Sudán posterior a la revuelta de eliminar legalmente la religión del ámbito del estado.

El sentimiento ultraconservador no representa una amenaza inminente para el férreo control del príncipe Muhammad en un país en el que muchos dieron la bienvenida a las reformas sociales que han levantado algunas de las restricciones debilitantes sobre las mujeres, liberalizado la segregación de género y la promesa aún no cumplida de una mayor oportunidad para una población mayoritariamente joven.

Sin embargo, sí sugiere una razón por la que el príncipe Muhammad, que se cree que favorece las relaciones formales con Israel, puede querer pisar con cuidado un tema que sigue evocando pasiones.

*El Dr. James M. Dorsey, asociado senior no residente del Centro BESA, es investigador senior de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur y codirector del Instituto de Cultura de Aficionados de la Universidad de Würzburg.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat