Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: Israel necesita a los judíos estadounidenses, ahora más que nunca

Hatzad Hasheni: Israel necesita a los judíos estadounidenses, ahora más que nunca

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Shay Attias (BESA)*

RESUMEN EJECUTIVO: La afiliación persistente de la diáspora judía estadounidense hacia el partido demócrata, un partido que es vocalmente crítico y cada vez más duro con Israel, genera preocupación sobre lo que sucederá cuando los Estados Unidos finalmente elijan a otro presidente demócrata. Cuando eso suceda, la brecha entre Israel y los judíos estadounidenses, se profundizara.

La diáspora judía en los Estados Unidos se está alejando cada vez más de Israel. A los jóvenes judíos estadounidenses los vemos alejados de cualquier afiliación con el estado judío, y algunos estudiantes judíos incluso se ven obligados a ocultar su identidad religiosa o su apoyo a Israel para mantenerse a salvo en el campus. Un problema central que dificulta una solución a este problema es el apoyo político continuo e intransigente de la diáspora judía de Estados Unidos para el Partido Demócrata, que es cada vez más evidente en su posición de desdén hacia Israel.

Aunque Israel necesita con urgencia mantener una relación saludable con la diáspora judía estadounidense, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel (MAE) sufre una falta crítica de recursos humanos, presupuesto y estatus. La relación del MAE con los judíos de los Estados Unidos ha estado dominada, durante décadas, por un pacto no escrito con respecto a los valores, las prioridades y los supuestos de comportamiento. Sin embargo, las tendencias poderosas han socavado ese pacto al punto de dejarlo obsoleto.

La diáspora judía enfrenta un gran desafío: El aumento del antisemitismo en los Estados Unidos. Esto se puede ver en la implacable presión ejercida por el movimiento BDS sobre los jóvenes judíos para que le den la espalda a su identidad judía. De hecho, muchos jóvenes judíos estadounidenses ven a Israel como una carga moral que ya no desean llevar.

Las tendencias de la identidad judía de los Estados Unidos incluyen lo siguiente:

Un creciente interés en esas relaciones que no requieren instituciones comunales.
El surgimiento del concepto de “Tikun Olam” como causa movilizadora.
La dificultad creciente que tiene el judío americano para hablar con una sola voz.
La transformación de Israel de un tema de unión a una fuente de tensión y división para muchas comunidades judías.
El declive de la noción de apoyo incondicional a Israel, con un aumento en las críticas a Israel entre organizaciones que son aparentemente sionistas.
El surgimiento del movimiento BDS (boicot, desinversión y sanción), que se dirige directamente a los judíos estadounidenses y trabaja para que los estudiantes se vuelvan contra Israel.
Todos estos elementos, así como otros, han profundizado los cismas en el centro-izquierda judío estadounidense. Se ha visto forzada en una prensa del ala derecha en un lado y el anti-sionista a la izquierda en el otro. Algunos sionistas liberales estadounidenses, que luchan por encontrar una posición estable, aceptan el boicot de productos israelíes en los vecindarios de Cisjordania, pero no el boicot del estado israelí en general. Los liberales sionistas que se oponen a las formas no violentas de presión sobre Israel se sienten obligados a justificar esa oposición. La responsabilidad recae en ellos, ellos se ven obligados a defender cualquier grado de apoyo para Israel.

No se espera que defiendan un ideal abstracto de lo que esperan que Israel pueda convertirse algún día. Están obligados a defender al Israel de hoy ya que Israel es acusado por el movimiento BDS de:

Expropiación de tierras palestinas para construir asentamientos judíos.
Detener a palestinos sin juicio ni cargo.
Castigar colectivamente a dos millones de habitantes de Gaza que viven bajo un bloqueo de más de una década.
Institucionalizando la desigualdad entre los ciudadanos judíos y palestinos de Israel.
Negar a los “refugiados” palestinos el “derecho de retorno” a Israel anterior a 1967.
El BDS ha privado a los partidarios liberales del argumento y la excusa que en Israel se vive una aberrante “ocupación” ya que el gobierno de derecha es principalmente el culpable de los diversos pecados del estado. El problema no es la política de Israel; ahora dicen, el problema es la existencia misma de Israel como un estado judío.

El movimiento BDS ha crecido de manera constante desde su lanzamiento en 2005 y se ha arraigado en los campus de Estados Unidos en todo el país. En 2017, por ejemplo, los gobiernos estudiantiles de la Universidad de Wisconsin-Madison y el Colegio Pitzger aprobaron referendos que exigían la desinversión y el boicot de empresas que hacen negocios con Israel. Estas resoluciones generalmente son ignoradas o condenadas por los funcionarios universitarios, pero aun así causan daños a los vínculos entre Israel y la diáspora judía de los Estados Unidos. En los Estados Unidos, miles de campus en todo el país celebran la “Semana del Apartheid Israelí” cada año, y así lo han hecho desde 2001.

Los boicots a las instituciones israelíes de educación superior son otra arma de BDS. A diferencia de las resoluciones de BDS contra empresas israelíes, que son en gran medida simbólicas, los boicots académicos tienen consecuencias muy reales para los eruditos estadounidenses judíos e israelíes. Según el sitio web del BDS, más de 1,000 miembros de la facultad en cientos de campus en todo el mundo han apoyado este boicot, y muchos académicos israelíes han perdido fondos y oportunidades de investigación. En los Estados Unidos, los partidarios de BDS han logrado asegurar que algunos grupos de estudiantes judíos se vean excluidos de la participación en causas y eventos de justicia social.

Sin duda, los judíos estadounidenses se están alejando de Israel y el judaísmo. El Pew Research Center ha demostrado que casi el 60% de los matrimonios judíos estadounidenses desde el 2000 fueron mixtos. Un estudio de 2007 descubrió que alrededor de la mitad de los judíos estadounidenses menores de 35 años no verían la destrucción de Israel como una tragedia personal.

Por supuesto, no todo esto se debe únicamente a BDS, pero no hay duda que el BDS está explotando y haciendo todo lo posible para maximizar la brecha entre la diáspora judía y el Estado de Israel. Muchos estudiantes judíos están siendo empujados para evitar cualquier tipo de identificación con Israel. Y cuando surgen nuevas formas de lucha contra el BDS (por ejemplo, el sitio web de Canary Mission, que se estableció para avergonzar a “las personas y los grupos que promueven el odio de los Estados Unidos, Israel y los judíos en los campus universitarios de América del Norte”), muchos estudiantes judíos se niegan a apoyarlo.

Para muchos judíos estadounidenses, el papel profético y mesiánico del pueblo judío, definido como la obligación de hacer del mundo un lugar mejor, o “Tikun Olam”, es fundamental para su identidad como judíos y como liberales. Una encuesta del Pew Research Center sobre judíos estadounidenses en 2013 encontró que entre los cinco millones de judíos estadounidenses, la mayoría consideraba “trabajar por la justicia y la igualdad” como un pilar de su identidad judía.

La división entre Israel y los judíos estadounidenses quedo claramente visible en el momento de la masacre de Pittsburgh, que mató a 11 judíos. Cuando el presidente Trump llegó a la escena del ataque, los israelíes se sintieron alentados y los judíos estadounidenses se sintieron ofendidos. Algunos de ellos incluso lo culparon por el ataque. Trump, quien históricamente reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, es visto por muchos como el presidente más pro israelí en la historia de los Estados Unidos, pero su propio estatus como tal lo corrompe a ojos de muchos judíos estadounidenses. Así, al igual que algunos de los demócratas más fuertemente liberales en los Estados Unidos, se oponen a Trump como algo natural.

La diplomacia israelí debe prepararse para el día en que un presidente estadounidense liberal regrese a la Oficina Oval. Cuando eso suceda, él o ella contarán con el apoyo de una gran mayoría de judíos estadounidenses. Esto profundizará la división entre Israel y la diáspora estadounidense, y el movimiento BDS estará listo para explotar ese cisma. Ese será un día peligroso para Israel.

*Shay Attias fue el director fundador (2009-2013) del Departamento de Diplomacia Pública de la Oficina del Primer Ministro de Israel y posee un doctorado en relaciones internacionales en la Universidad de Bar-Ilan, donde es profesor en la Escuela de Comunicaciones.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat