Inicio Hatzad Hasheini Hatzad Hasheni: El mundo reacciona contra Israel con arrogancia e hipocresía

Hatzad Hasheni: El mundo reacciona contra Israel con arrogancia e hipocresía

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Nitsana Darshan Leitner (Jerusalem Post)

“La casa de toda una familia no debería ser demolida por la acción de un solo individuo”, pontificaron los estadounidenses. Pero la arrogancia recién comenzaba.

Foto – La presidente de Shurat Hadin, Nitsana Darshan-Leitner, con agricultores de las comunidades fronterizas de Gaza cuyos campos fueron dañados por globos incendiarios, protestando contra la CPI en La Haya. (crédito de la foto: SHURAT HADIN)

El Departamento de Estado de EE. UU. alcanzó un nuevo nivel de ridiculez moralista cuando, después que las FDI destruyeron la casa de un terrorista lobo solitario palestino que mató a un adolescente e hirió críticamente a otro en un tiroteo desde un vehículo y la embajada de EE. UU. en Jerusalén emitió un comunicado oficial arremetiendo contra la acción israelí. “La casa de toda una familia no debería ser demolida por la acción de un solo individuo”, pontificaron los estadounidenses. Pero la arrogancia recién comenzaba. «Todas las partes [deben] abstenerse de tomar medidas unilaterales que exacerben las tensiones y socaven los esfuerzos para promover una solución negociada de dos estados», continuó el comunicado, «y esto ciertamente incluye la demolición punitiva de viviendas palestinas».

¿Pasos unilaterales? ¿Qué podría ser un paso más unilateral que un palestino de 44 años que decide pasar por una parada de autobús y abrir fuego contra un grupo de judíos? En la definición legal pura, el terrorista cometió asesinato en primer grado. Sus acciones definen la premeditación.

Lo hizo a principios de mayo. El terrorista, Muntasir Shalabi de la ciudad cisjordana de Turmus Ayya, colocó un arma automática en un automóvil y atravesó las carreteras cerca de Tapuah Junction en busca de israelíes para matar. Se encontró con tres estudiantes de yeshivá que esperaban un autobús para llevarlos a su escuela y desató una descarga letal. Yehuda Guetta, de 19 años, murió en el ataque; Benaya Peretz, de 19 años, recibió un disparo en la espalda y quedó paralizado.

Como presidente de Shurat HaDin, un grupo legal de Derechos Humanos que lucha por los derechos de las víctimas del terrorismo, represento a las familias Guetta y Peretz. He visto la angustia en los ojos de los afligidos padres. Escuché el dolor de un joven al enterarse que nunca se separará de su silla de ruedas.

Cuán indignante es la audacia de la administración del presidente estadounidense Joe Biden que su respuesta equipara el asesinato a sangre fría con medidas punitivas que se han utilizado con éxito durante años, desde el Mandato Británico, para castigar a quienes perpetran actos terroristas y para disuadir a quienes podrían hacerlo siguiendo sus pasos. En un paisaje donde los terroristas se preocupan poco por sus propias vidas y hacen explotar autobuses, toman rehenes y asesinan judíos, la demolición de la casa de un terrorista hace que aquellos que quieren atarse un chaleco explosivo en sus cuerpos o disparar a adolescentes en una parada de autobús se lo piensen dos veces. antes de realizar sus acciones homicidas. Hay innumerables ejemplos de padres palestinos que llamaron la atención de los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina sobre sus hijos porque temían que sus hijos estuvieran a punto de perpetrar un ataque que, en última instancia, resultaría en la destrucción de la casa familiar. El poder de disuasión es irrefutable y esa disuasión salva vidas. El Departamento de Estado estaba enojado por la pérdida de un edificio. ¿Por qué no estaban enojados por la pérdida de vidas? Un edificio puede repararse y reconstruirse. Yehuda Guetta ha muerto y Benaya Peretz quedará paralizado por el resto de su vida. Sus hogares están destruidos para siempre. ¿Por qué no estaban enojados por la pérdida de vidas?

Cabe señalar que las casas de los sospechosos de terrorismo no se están demoliendo por capricho. Son el resultado de un largo proceso legal que debe satisfacer los criterios del tribunal; la decisión de volar una casa debe superar numerosos umbrales militares y judiciales antes que se emitan las órdenes. Hay procesos de apelación que se abren paso a través del poder judicial. No tiene nada de unilateral. En el caso Shalabi, se presentó una petición ante un Tribunal Superior de Justicia para evitar que los ingenieros de combate cableen la estructura con explosivos. Pero falló y se emitieron las órdenes de volar la casa.

La Embajada de los Estados Unidos llegó a enviar representantes para observar los argumentos de la sala de audiencias y asegurarse de que se cumplieran al pie de la letra. El esfuerzo legal para detener la demolición no tuvo éxito. Y esta fue la duplicación de la hipocresía. La Embajada de Estados Unidos en Jerusalén no envió representantes para dar el pésame a la familia Guetta ni envió un emisario al hospital para que se sentara junto a la cama de Benaya. No hubo declaraciones públicas de ira estadounidense por el ataque a tiros, y el Departamento de Estado de los Estados Unidos nunca se molestó en condenar el asesinato sin sentido de un adolescente inocente que esperaba en una parada de autobús. ¿Por qué lo haría? Las víctimas israelíes se han vuelto demasiado comunes como para justificar el interés de los gobiernos estadounidenses o de otros países que continuamente ven a las víctimas judías como pérdidas aceptables en un juego más amplio de apaciguamiento.

Estados Unidos debería saberlo mejor. Después del 11 de septiembre, cuando declaró una guerra global contra el terrorismo para evitar más actos de destrucción catastrófica, todas las apuestas estaban cerradas. Las fuerzas estadounidenses y aliadas arrestaron y torturaron a innumerables afganos y paquistaníes y los mantuvieron en la bahía de Guantánamo sin juicio, incluso hasta el día de hoy, en una clara violación de sus derechos humanos. Quizás Estados Unidos debería predicar lo que practica.

La única acción unilateral tomada en este trágico asunto fue el asesinato a sangre fría de un adolescente y la mutilación de otro por un terrorista palestino. Las acciones de Israel fueron receptivas y mesuradas, diseñadas para limitar el daño colateral y el dolor de más hombres, mujeres y niños inocentes que son asesinados.

El escritor es el presidente de Shurat HaDin, una organización de derechos civiles que lucha en los tribunales en nombre del Estado de Israel. Traducido para Porisrael.org y Hatzadhasheni.com por Dori Lustron – https://www.jpost.com/opinion/the-world-reacts-to-israel-with-arrogance-and-hypocrisy-opinion-674622

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat