Inicio Argentina Coronavirus en la Argentina: detectan 39 infectados en un geriátrico de Flores donde hubo una muerte por el virus

Coronavirus en la Argentina: detectan 39 infectados en un geriátrico de Flores donde hubo una muerte por el virus

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Unos 35 adultos mayores y 4 empleados del hogar Beit Sión, ubicado en el barrio porteño de Flores, fueron derivados a distintos centros de salud esta semana luego de haber dado positivo en el test de coronavirus​, aunque muchos de ellos no presentaban síntomas de la enfermedad y seguían «estables».
Ricardo Barmat, director médico del hogar ubicado en Condarco 458, indicó a Clarín que luego de haber hecho unos 170 test, determinaron que la cantidad de contagiados llega a 39, con un 35% de asintomáticos.
Los contagios se conocen tras confirmarse que el pasado 7 de abril un hombre residente del hogar murió por coronavirus. La víctima estuvo hospitalizada desde el 16 de marzo, cuatro días antes de que el Gobierno nacional dispusiera el aislamiento social obligatorio.

“Hace un mes, decidimos tomar medidas anticipadas restringiendo la circulación de profesionales y familiares. Se confeccionaron sectores de aislamiento, que en este momento abarca las 6 habitaciones del 4to. Piso. La circulación por estas áreas es restringida en extremo con personal con protección infectológica adecuada”, explicó Barmat tras el fallecimiento.

Según informó Itongadol en ese momento, las autoridades del Hogar decidieron en ese momento ordenar «la cuarentena de todo el personal en contacto con ‘E.G’ (el paciente que falleció). Las autoridades de GCBA envían al Hogar una inspección de 4 médicos decidida por la Dra. Paula Trunso, responsable de la Unidad Ejecutora del Registro y fiscalización de Establecimientos Geriátricos del GCBA, que nos instruye que la Institución ha desarrollado todas las medidas correspondientes con el acontecimiento y circunstancias que la pandemia en curso nos expone, por lo tanto debemos continuar con las medidas tomadas oportunamente por la Dirección de la Institución”.

El Hogar Beit Sion, ubicado en el barrio porteño de Flores, brindaba en ese momento residencia a 84 abuelos autoválidos, semidependientes o dependientes.

Según informó Clarín, el director médico advirtió que «medio geriátrico estaría muerto» si no hubiesen actuado con celeridad para realizar los controles necesarios para determinar otros contagios.

Según detalló, aquella muerte «disparó la alarma» entre las autoridades del la residencia ubicada en el barrio porteño de Flores, quienes decidieron implementar el protocolo de acción previsto contra el coronavirus.

Por ello, se comunicaron con el gobierno porteño para que se les hiciera los hisopados a todos los residentes y empleados del hogar. Sin embargo, según recordaron, la respuesta de las autoridades porteñas fue que «tenían que tener fiebre» para que se les realizara la prueba.

Pese a ello, Barmat indicó que en la institución se puso en marcha todo un esquema de acción que incluyó una colecta para comprar los test con los que luego controlaron a todos los residentes y al personal.

Asimismo, resaltó que las medidas que implementaron permitieron «no tener a la gente con fiebre en el hogar» y la rápida asistencia a los 35 adultos mayores que fueran internados. Sobre esto último, detalló que sólo cuatro de ellos presentaban síntomas.

Barmat agregó que los adultos mayores internados se encuentran «estables» y «ninguno con respirador», mientras que cuatro empleados que dieron positivo están internados y un quinto caso se encuentra próximo a recibir el alta médica.

En diálogo con este medio, subrayó que es de extrema importancia la reacción pronta para asistir a los adultos mayores y recomendó avanzar con los test en las residencias geriátricas a pesar de que no presenten síntomas.

En tanto, explicó que este hogar de Flores quedó «blindado» porque nadie puede ingresar y el personal que trabaja allí tiene un sistema de rotación cada 15 días.
Este es el tercer caso que se conoce de contagios masivos en un geriátrico de la Capital Federal. Los otros episodios se produjeron en la residencia Apart Incas, del barrio de Belgrano, donde se detectaron 19 adultos mayores con coronavirus que tuvieron que se evacuados, y en San Lucas, de Parque Avellaneda, donde hubo al menos 8 contagios, entre los que se contabiliza una muerte.

Personal del Cuerpo de Investigaciones Judiciales y de la Policía de la Ciudad allanó este miércoles las instalaciones de Apart Incas, en el marco de la investigación que lleva adelante el fiscal Maximiliano Vence para determinar cómo y cuándo se produjo el primer contagio , y si hubo o no «abandono de personas».

La Justicia también investiga el caso del geriátrico de San Lucas, mientras que los familiares de los adultos allí alojados le reclamaron al PAMI y al Gobierno porteño que se realicen testeos a los 46 residentes.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, aseguró que esas situaciones de contagios masivos «van a ocurrir también en todos los barrios de la ciudad porque no se puede impedir la circulación del virus», por lo que llamó a «trabajar para mitigar la velocidad de los contagios».

Esto va a ocurrir en los geriátricos, le va a ocurrir a los equipos de salud y va a ocurrir en todos los barrios de la Ciudad porque así es la evolución de la pandemia; nosotros no podemos evitar que el virus llegue a algún lado, por eso tenemos que trabajar para mitigar la velocidad con la que eso ocurre», evaluó.

El funcionario indicó que «los geriátricos, así como los hospitales, son áreas de máximo riesgo porque el personal se mueve de una organización a otra y puede transportar el virus».

«A pesar de las medidas de prevención, sabemos que va a aparecer gente que se enferme y lo que necesitamos hacer allí es hacer rápidamente los diagnósticos y distanciar a la persona contagiada llevándola a un hospital o adonde corresponda; y al resto de las personas en el lugar aislarlas bajo normas de bioseguridad máxima», remarcó.

Seguido, Quirós aseguró que las autoridades sanitarias de la Ciudad realizan «de manera cotidiana» las «inspecciones en geriátricos». «Lo que controlamos es el cumplimiento de la normativa, es decir que cuente con habilitación, con las personas adecuadas en la atención, y que cumplan las normas de bioseguridad; pero hay que entender que estando la pandemia en fase de circulación comunitaria es muy difícil que el virus no alcance algún lugar de la ciudad», completó.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat