Inicio ANTISEMITISMO Houston: Mujer irrumpe en sinagoga y aterroriza a niños de preescolar

Houston: Mujer irrumpe en sinagoga y aterroriza a niños de preescolar

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Una mujer de Houston, Texas, fue procesada después de irrumpir y aterrorizar repetidamente en una sinagoga, e incluso perdió una cita en la corte por otro incidente para continuar acosando la casa de culto judía.

Ezra Law apareció por primera vez en el templo de la Congregación Emanu El de Houston la semana pasada, según los fiscales del condado de Harris. Fue vista en el púlpito por un rabino que llegaba para prepararse para una ceremonia de bar mitzvá el 14 de enero.

La asistente del fiscal de distrito del condado de Harris, Erica Winsor, dijo que Law había destrozado la sinagoga, dañando ciertos objetos y creando un estado general de desorden, informó Click2Houston.

«El daño es inconmensurable», dijo Winsor. «Había varios artículos religiosos que habían sido retirados de su lugar. Algunos estaban dañados, había vino tinto que se había consumido y también derramado. Lo más importante: había un rollo de la Torá que fue retirado del Arca Sagrada y extendido sobre el piso. Y había vino tinto que se derramó sobre ese rollo.»

Law fue arrestada rápidamente, pero los fiscales dicen que en lugar de presentarse ante el tribunal para su lectura de cargos el viernes, regresó a la congregación donde supuestamente gritó y les gritó a niños en edad preescolar. Se fue antes de que llegaran policías.

Según el grupo de vigilancia StopAntisemitism, Law es miembro del grupo cristiano Judíos por Jesús y publicó contenido relacionado con el rabino de la Congregación Emanu El solo unos días antes del primer ataque. StopAntisemitism tuiteó una foto el domingo de Law con una kipá.

Law actualmente enfrenta un cargo de delito grave dentro de un lugar de culto. Los fiscales están trabajando para determinar si sus acciones son un crimen de odio y están evaluando su estado mental antes de determinar una sentencia de cárcel.

El estado de Texas define un crimen de odio como «un acto criminal cometido contra una persona o la propiedad de una persona que está motivado por prejuicios contra la raza, el color, la discapacidad, la religión, el origen nacional o la ascendencia, la edad, el género, la preferencia sexual, la identidad y expresión de género o la condición de oficial o juez de paz”.

El domingo pasado, la comunidad judía de Colleyville, Texas, cumplió un año desde que un hombre armado irrumpió en la Congregación Beth Israel durante un servicio de Shabat tomando como rehenes a los feligreses. Después de un enfrentamiento de 11 horas, un equipo de rescate de rehenes del FBI pudo ingresar a la sinagoga para liberar a los rehenes retenidos por Malik Faisal Akram, de 44 años.

El rabino Charlie Cytron-Walker, líder espiritual de la sinagoga, y tres feligreses habían sido retenidos a punta de pistola durante todo el día, cuando el hombre armado entró en el santuario y amenazó con matar a todos.

El servicio se estaba transmitiendo en vivo y se podía escuchar al pistolero divagando sobre cómo no planeaba salir con vida de la sinagoga. “Si alguien intenta ingresar a este edificio, les digo: todos morirán”, se le escuchó decir. «Voy a morir, no lloren por mí”, repetía una y otra vez.

Un rehén fue liberado ileso seis horas después. El secuestrador fue declarado muerto después de que las fuerzas de seguridad ingresaran a la sinagoga.

Un año después, mientras muchas comunidades en los Estados Unidos están presenciando un aumento en el antisemitismo, las organizaciones judías están trabajando para actualizar y mejorar las medidas de seguridad.

Eric Fingerhut, director ejecutivo de las Federaciones Judías de América del Norte (JFNA, por su sigla en inglés) dijo que no hay duda de que la comunidad está más segura un año después de Colleyville, “pero lo que es más importante: la comunidad estará mucho más segura porque se necesita tiempo para crear programas de seguridad y el ritmo de la construcción se ha acelerado dramáticamente desde Colleyville».

“Creo que la lección fue que puede suceder en cualquier lugar porque fue casi tan aleatorio que podías imaginar que sucedería en cualquier lugar”, dijo. “Y también que la capacitación en seguridad y las medidas de seguridad marcan la diferencia, lo que claramente hizo en el rabino Cytron-Walker y sus colegas. Creo que cuando la gente vio ambas cosas se sintió inspirada para avanzar aún más rápido por el camino que hemos recorrido”.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat