Inicio ANTISEMITISMO Holocausto: “El mundo no ha aprendido la lección”, dijo una sobreviviente

Holocausto: “El mundo no ha aprendido la lección”, dijo una sobreviviente

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itngadol.- Eva Schloss, quien sobrevivió nueve meses en el campo de exterminio nazi de Auschwitz, advirtió que el mundo aún no ha aprendido las lecciones del Holocausto.

Schloss, de 90 años, hizo esta declaración a la prensa norteamericana desde su casa en Londres antes de su discurso público en la Universidad Estatal de Montana previsto para el próximo 3 de noviembre.

El mundo dijo «nunca más» después del Holocausto, cuando los alemanes exterminaron a unos seis millones de judíos, polacos, gays y otros considerados indeseables por el régimen de Hitler.
«Lamentablemente, la gente realmente no ha aprendido la lección», dijo Schloss. “La misma discriminación, el mismo odio (persiste). Esa es la tragedia … Todavía cometemos los mismos errores», comentó.

A los refugiados que huyen de la violencia a menudo se les ha negado la ayuda en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

«En Estados Unidos, las personas de México y otros condados del sur, temen por sus vidas debido a los traficantes de drogas y cosas así … quieren tener una vida mejor», dijo. «Y nuevamente rechazamos a la gente», comentó la sobreviviente.

Schloss tuvo una vida feliz creciendo en Viena en una familia judía de clase media. Su padre, Erich Geiringer, era dueño de uno de los primeros autos en la ciudad. Pero sus vidas cambiaron de la noche a la mañana cuando el ejército alemán marchó a Austria en 1938, recibido afectuosamente por los austriacos. Su hermano mayor fue golpeado por amigos y la madre de su mejor amiga le cerró la puerta en la cara.

Su familia escapó a Bélgica, y en 1940 a Amsterdam. Allí conoció a Ana Frank como parte del círculo de amigos que saltaban y jugaban a la rayuela en las calles. Ambas tenían 11 años, pero Ana estaba más segura de sí misma, era más una parlanchina y ya tenía novios, mientras que para Eva los muchachos eran «todavía un misterio».

En 1942, los nazis ordenaron a miles de adolescentes judíos que se presentaran al servicio, supuestamente para trabajar en fábricas alemanas. Temerosas familias judías como los Geiringer y Frank decidieron en cambio esconderse.

Durante los siguientes dos años, Schloss dijo que su familia se mudó unas siete veces, protegida por voluntarios de la Resistencia a quienes no les gustaba la ocupación o no les gustaban los nazis.

«Por la noche venían con camiones, tocaban puertas y todos tenían que dejarlos entrar», dijo. Su familia se escondería apresuradamente debajo del piso u otros escondites creados por carpinteros de la Resistencia. Era estresante y nadie podía dormir, así que después de unos meses tendrían que mudarse a un nuevo escondite.

Traicionada por una enfermera holandesa, su familia fue arrestada en mayo de 1944 cuando Eva iba a cumplir 15 años.

«Realmente pensé que sería el final de mi vida», dijo Schloss. «Puedes imaginar lo aterrador que fue», expresó.

Durante nueve meses, ella y su madre sobrevivieron a los horrores de Auschwitz, donde el hedor de cuerpos en llamas flotaba sobre el campamento. Schloss ha dicho en entrevistas anteriores que tuvo «suerte» de ser enviada a Auschwitz, donde Josef Mengele elegiría quién vivía y quién moría. En otros campamentos, no había elección: todos fueron a la cámara de gas.

A pesar del frío, los piojos y el terrible tratamiento en las barrancas, «nunca, nunca perdí la esperanza», dijo Schloss. Los que se rindieron murieron rápidamente. Dijo que se necesitaba una gran fuerza de voluntad para tener una oportunidad de sobrevivir. Aún así, si el ejército ruso no hubiera liberado el campamento en enero de 1945, sintió que probablemente habría muerto en unos pocos días.

Su padre y su hermano murieron unos días antes de que el ejército estadounidense llegara al campo de Mauthausen. Después de la guerra, la Cruz Roja entregó noticias de sus muertes a Schloss y su madre en Amsterdam.

Luego de 16 años, sufrió una gran depresión, al darse cuenta de que su familia nunca se reuniría. Ella y su madre se compadecieron con Otto Frank, el padre de Ana, cuya familia entera pereció en los campos. Su madre luego se casaría con Otto Frank y le ayudaría mientras él se esforzaba por publicar el diario de su hija.

Schloss estudió fotografía en Londres, se enamoró, se casó y crió a sus propios hijos. Ella nunca habló del campo de concentración, ni siquiera a su esposo e hijos. Después de la guerra, la gente había querido reprimir sus horribles recuerdos.

Luego, en 1986, cuando la primera exposición del museo de Ana Frank viajó de Amsterdam a Londres, un organizador le pidió a Schloss que se pusiera de pie y hablara.

«Estaba bastante asustada», dijo. «De repente, las puertas se abrieron y no pude dejar de hablar». La gente le hizo tantas preguntas que se dio cuenta de que el mundo ahora quería escuchar sobre el Holocausto.

«Antes de la noche, siempre tenía pesadillas», dijo. «Una vez que pude hablar de eso, pude dormir».

Desde entonces, Schloss ha escrito tres libros y ha participado en más de mil audiencias en todo el mundo.

Schloss ha culpado en parte al Holocausto, no solo a los nazis, sino también al pueblo alemán que era demasiado cobarde como para enfrentarse a Hitler, y al mundo entero que le dio la espalda y se negó a ayudar a los refugiados judíos.

«Esas personas que son espectadoras y no querían ayudar y no les importaba, por supuesto, también son responsables», dijo. “Debemos enseñar a los jóvenes… Si ves injusticias, debes hablar. Tenemos una democracia y debemos tener el coraje de hablar», sostuvo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat