Inicio ANTISEMITISMO Alemania: Condena en suspenso por crímenes nazis

Alemania: Condena en suspenso por crímenes nazis

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Un tribunal alemán condenó a un hombre por ayudar a asesinar a 5.232 prisioneros, muchos judíos, en un campo de concentración nazi en la Segunda Guerra Mundial y le dio una sentencia de dos años suspendida en uno de los últimos casos por crímenes de la era nazi.

Bruno Dey, que había sido guardia de las SS en el campo de concentración de Stutthof cerca de Gdansk, en lo que hoy es Polonia, fue culpable de estar involucrado en asesinatos entre agosto de 1944 y abril de 1945, dijo el jueves el tribunal de Hamburgo.

Dey ha admitido que sirvió en el campo y tenía conocimiento de lo que sucedía, pero ha negado cualquier complicidad en la muerte de los reclusos, alegando que nunca compró la ideología nazi.

Durante los argumentos finales, los fiscales alegaron que el ex guardia sabía que los crímenes de guerra se cometían en el campo de exterminio nazi, pero decidió no actuar o tomar la opción de retirarse de su torre de guardia para proclamar que «ya no puede hacer esto».

«Cuando eres parte de una maquinaria de asesinatos en masa no es suficiente mirar hacia otro lado», dijo el fiscal Lars Mahnke en sus argumentos finales.

Dey comenzó su servicio en el SS-Totenkopfsturmbann (Batallón de la Cabeza de la Muerte) a los 17 años y fue guardia en las torres de vigilancia de Stutthof hasta los 18. Por lo tanto, fue juzgado por un tribunal de menores, a pesar de su edad actual: 93.

Fue acusado específicamente por ser un accesorio del asesinato de más de 5.000 personas en Stutthof durante la Segunda Guerra Mundial, y los fiscales agregaron que mantuvo a personas como prisioneros por la fuerza y estuvo involucrado en la represión de revueltas de prisioneros.

Aunque el número de sospechosos está disminuyendo debido a la vejez, los fiscales todavía están tratando de llevar personas ante la justicia.

Una condena histórica en 2011 abrió el camino a más enjuiciamientos, ya que fue la primera vez en que trabajar en un campo fue motivo suficiente de culpabilidad, sin pruebas de un delito específico.

El Centro Simon Wiesenthal emitió un comunicado alabando la condena de Dey, pero criticó la decisión de darle una sentencia suspendida, que calificaron como «un insulto a los sobrevivientes».

«Este es un caso clásico de síndrome de simpatía fuera de lugar», explicó el principal cazador de nazis del centro, Efraim Zuroff.

«En lugar de validar el sufrimiento de los sobrevivientes de Stutthof castigando al perpetrador, los jueces los insultaron enviando a Dey a casa, felices de que no lo castigaran en absoluto.»

«El hecho que ninguno de los cuatro criminales de guerra nazis condenados en la última década, debido al cambio de política de la Fiscalía alemana (que comenzó con el caso Demjanjuk), se haya sentado un día en la cárcel es una seria mancha en el proceso judicial».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat