Inicio ACT. COMUNITARIA Ex canciller israelí Shlomo Ben Ami: “La herida por el asesinato de Rabin sigue abierta”

Ex canciller israelí Shlomo Ben Ami: “La herida por el asesinato de Rabin sigue abierta”

Por Iton Gadol
0 Comentario

Itongadol.- Avodá Argentina organizó, en forma virtual, el acto central comunitario en Homenaje a Itzjak Rabin Z’L al cumplirse el 25º aniversario de su asesinato.

Durante la conmemoración, hizo uso de la palabra Shlomo Ben Ami, político, diplomático e historiador israelí que es miembro del partido Laborista israelí y que, como ministro de Relaciones Exteriores, acompañó al primer ministro Barak en julio de 2000 a la Cumbre de Paz de Camp David, auspiciada por el entonces presidente Bill Clinton, con la dirigencia palestina encabezada por Arafat.

“Rabin tiene muchas facetas y no es fácil cubrirlas todas en una breve intervención, pero sí decir lo esencial. Rabin fue el primer Primer Ministro nacido en Israel y representaba el sueño del nuevo hombre de la revolución sionista”, destacó.

Al referirse a la labor de Rabin como jefe del ejército en la Guerra de los Seis Días, Ben Ami afirmó: “Rabin tuvo la capacidad y el talento para conducir el ejército en una guerra rápida. Dio una lección a los políticos de hoy, sobre lo que es asumir la responsabilidad. Él era muy transparente, tímido y sensible. A veces en ese tipo de personas se confunde la gente al pensar que son arrogantes. Es una toma de distancia, que viene de esa timidez innata. Rabin no escondía, no tenía agendas ocultas”.

Respecto al segundo mandato, iniciado en 1992, Ben Ami subrayó que Rabin tenía muy en claro que debía llevar al país “en el camino de la paz y el desarrollo, a la vez que supo prever las amenazas que desestabilizarían la región y por lo tanto era necesario llegar a la paz con los palestinos y los países vecinos. Inició negociaciones con Siria, habiendo decidido que se debía devolver los Altos del Golán, pero esas negociaciones fracasaron debido a las exigencia sirias, por lo tanto comenzó a negociar con Jordania y llegó a un acuerdo de paz que se firmó en los Estados Unidos”.

En cuanto a lo ocurrido la noche del 4 de noviembre de 1995, sostuvo que Rabin no estaba de acuerdo con la realización del acto, pero que su convocatoria fue forzada por el intendente de Tel Aviv. Rabin se sorprendió al ver la enorme cantidad de asistentes, que evidentemente estaban apoyando su postura de negociar la paz realizando concesiones, “y pronunció su último discurso porque cayó acribillado por tres balas”.

Finalmente, expresó lo siguiente para concluir su participación: “Yo no soy de los que piensan que con él murió la paz, porque creo que Rabin no hubiera podido firmar el acuerdo con los palestinos. Y recordó que la viuda de Rabin, Lea, cuando vio el proceso de negociaciones que realizó Barak años después dijo en público: “Si Rabin se enterara de las concesiones que habíamos hecho, hubiera muerto una segunda vez”.

“La herida sigue abierta porque los padres intelectuales del asesinato son los que gobernaron Israel prácticamente desde ese momento hasta hoy: la comunidad de asentamientos, los rabinos radicales, aquellos que son los mentores espirituales de la extrema derecha hoy siguen ahí, están ahí, son los mismos. El propio Igal Amir cuando le preguntaron lo dijo claramente ‘yo hice lo que predicaron los mentores espirituales’ que siguen apoyando a la derecha y extrema derecha. Así que esa herida quedó abierta y sigue abierta hasta hoy. Israel sigue inmersa en una guerra cultural, entre los que siguen la herencia de Rabin y aquellos que tienen otra visión de la realidad del país. Pero es un país muy dinámico, la sociedad es una sociedad muy energética y seguiremos avanzando con divisiones internas inevitables, no hay ninguna democracia perfecta y ojalá las nuevas generaciones sepan resolver lo que los padres han dejado todavía abierto”, concluyó.

Por su parte, la embajadora del Estado de Israel en Argentina, Galit Ronen, manifestó: “Ayer se cumplieron 25 años de ese día que en la historia del Estado de Israel hubo un antes y un después. En Israel este tipo de homenaje anual está establecido por ley de la Knesset (parlamento), y estoy feliz que acá también lo tengamos. Ese día dejó una cicatriz muy profunda en la sociedad israelí y debemos trabajar para que lo ocurrido no se repita. Rabin fue Jefe de Estado Mayor, ministro de defensa y primer ministro y sabía cuál es el costo de la guerra y por eso eligió la paz”.

“Estoy segura que si viviese estaría muy contento, porque la paz que él mismo firmó con Jordania está continuando, y en las últimas semanas firmamos dos acuerdos con países árabes y estamos en camino para firmar más”, agregó la embajadora, y recordó que el símbolo de la manifestación que se efectuó esa fatídica noche era: “Sí a la paz, no a la violencia, y al finalizar ese acto hubo un hecho de gran violencia”.

Finalmente, el presidente de Avodá Argentina y vicepresidente de Avodá Mundial, Mario Sobol, expresó: “Estamos aquí para honrar al javer que abrazó desde su infancia las fuentes del sionismo jalutziano (pionero), un ser solidario y progresista, soñador, diplomático, político Nobel de la Paz y comandante de mil batallas, mártir del pueblo judío: Itzjak Rabin, un héroe de la guerra y un héroe de la paz, que fue asesinado mientras estaba en su cargo de primer ministro el 4 de noviembre de 1995, en Tel Aviv, terminando con una carrera de más de cinco décadas al servicio de Israel”.

“En 1992, en su segundo mandato como primer ministro, Rabin comenzó a traducir la creencia en la paz en una política real, un canal secreto de negociación con los palestinos llevó en 1993 a la firma de los Acuerdos de Oslo, un acuerdo innovador en que Israel y la Organización para la Liberación de Palestina se reconocían y prometían negociar un acuerdo de paz”, agregó.

Durante el transcurso del acto conducido por Gaby Dobzewicz, dio su mensaje la maskira (secretaria) de la tnua Abonim Dror (movimiento juvenil sionista), Julia Bronstein; se prendieron velas de Izkor (recordación) en homenaje a Rabin; Ada Grinbaum interpretó dos momentos musicales, y saludaron los presidentes de la DAIA y de la OSA, Jorge Knoblovits y Sergio Pikholtz, respectivamente. El acto culminó con la canción Shir Hashalom.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat