Inicio NOTICIAS Dan Breitman: \»Me hacían bolsa con el bullying\»

Dan Breitman: \»Me hacían bolsa con el bullying\»

Por
0 Comentario

Itongadol.- El actor ganador de un Martín Fierro 2014 como revelación por su papel en la serie de canal 13, Guapas, confesó en una entrevista con Daniela Aguinsky, periodista del diario Clarín su pasado como niño burlado.

"Cuando a mí me decían gordo trolo, mi mamá me llevó a bailar, y ese es un acto que se lo voy a agradecer siempre”. (Dan Breitman, al recibir el premio “Revelación”. Martín Fierro 2015).

El “Azafato” histriónico que saltó a la popularidad en "Guapas" (El Trece) es desde antenoche participante de Tu cara me suena 3 (Telefe).

Hablé con Jana, tu mamá.

Chocha ella. ¿No quería venir?

Me dijo: “Si ves que tu hijo nació para cantar y bailar, ¿Lo vas a mandar a estudiar ingeniería? En el secundario lo discriminaban, pero en casa siempre lo apoyamos. Yo me subiría con él a las ocho de la mañana en el subte D, para que todos sepan que soy la madre”.

Pasa que tenemos una relación muy especial. Yo era un chico súper“buleado” en el colegio. Me hacían bolsa con el bullyng, me agarraban las tetas, era bullying posta. Yo lo cuento, nos podemos reír, pero era horrible. Me jodían mucho por querer actuar y cantar. Yo bailaba en el pasillo, bailaba en mi casa, escuchaba a Raffaella Carrá… Y era complejo para mis viejos, era un “¿qué hacemos con este chabón?”. El mundo del espectáculo me deslumbraba. Le pedía a mi mamá que me llevara a Festilindo, y ella estaba muy pendiente. Se armó una cosa muy simbiótica. Hoy en día al tener trabajo, me siento una persona exitosa, y mi madre está como desbordada. Como toda idishe mame, está muy encima. Ella era la que le insistía a mi papá para que me llevara, y yo lo valoré.

¿Y si no te hubiesen apoyado?

Tengo la sensación de que hubiese buscado igual, aún sin el apoyo de mis viejos, porque tengo sed. Como me dijo (Humberto) Tortonese después de la primera gala: “Menos”. Porque yo me desbordo. De pánico y de emoción. Paso para el otro lado.

También sos muy solitario.

Sí. Tengo un vicio a la soledad. A estar en mi casa, a hacer lo que me gusta: ver películas y comer cosas ricas en el sillón. Me compré una cinta de ejercicio, porque era tal la manopla, que necesitaba bajar. Entreno, corro y vocalizo. Si estoy muy rayado, me pongo Barbra Streisand y The Book of Mormon. Hasta que no me sé el disco de memoria, no paro y coreografío todo. De por sí, soy nervioso. Estaba por salir a cantar en el programa, y me moría de nervios. Es el mismo nervio que en cualquier presentación. Siento la responsabilidad de darlo todo. Ese es un tema que hablo en terapia, me cuesta dosificar.

Jana, tu mamá, dice que gastás más en terapia que en otra cosa…

Es fundamental para mí. No creo que hayan soluciones. Yo hago terapia hace veinticinco años, y si yo no soluciono, no soluciona nadie. Creo en convivir con toda la ensalada y aprender. Cuando sí, cuando no, cuando menos y cuando más. Por eso me gustó lo que me dijo Tortonese. Grabando Guapas, también, en la primera escena quería dar todo. Tenía la presión de Adrián (Suar). Además de ser un chico bullendo, fui un chico impulsado positivamente por amigos y gente del ambiente. “En Tu cara … la vas a romper”. Y la rompo, un poco por talento y otro porque me estás pidiendo que la rompa. Se me arma un quilombete de presión y termino sintiendo que me voy a morir, esa es un poco la cagada. Ayer le decía a Romina, mi terapeuta, que antes yo me presentaba a "Escalera a la fama", "Pospstars", "Operación Triunfo", porque algo de esto quería. Las cosas se me dieron más de grande. Pero es un regalo. Nunca entendí que esto era un trabajo.
¿Hablar de plata, de cachet, de representantes? Yo quería actuar. De verdad, de corazón. En el cumpleaños de mi papá, en el de tu abuela Berta, y en tu cumpleaños. Nunca fue actuar para ganar plata.

¿Cómo sentiste el estar más expuesto?

Sentí una gran oportunidad por parte de Pol-ka, que me dio un personaje con continuidad (Ignacio Lynch). Empezó con un contrato de tres meses. Me di cuenta de que la gente veía el programa, porque me miraban mucho por la calle. Después me empezaron a dar más importancia, con las escenas con Carla (Peterson), Vivian el Jaber (Débora), Ajaka (Donofrio), y Rafael Ferro. Se armó algo festivo con el avión, nos llevamos muy bien.

¿Cómo te subiste a “Tu Cara me suena”?

Fue todo muy rápido. Cuando hicieron la primera temporada, me llamaron para una entrevista, y no quedé porque no era famoso. Después fue Guapas. Antes de ganar el premio, volvimos a hablar. No soy muy conocido, no saben bien qué soy, ¿Sos Reinhold? ¿Quién sos? “Ah … ¡El azafato! Como me reí con vos y con la rubia”, me dice algún taxista. ¡Ni a Carla! Ha protagonizado, pero hay nombres más fáciles que otros. Yo tengo un nombre complejo para la gente. Dan, no se entiende si es Daniel, Dante, o Danonino. Y Breitman ya es como un terremoto.

¿Cómo te ves cómo imitador?

No soy imitador, ya lo comprobé. Trato de copiar el tono de la voz, pero lo llevo a mi universo. Como bailarín y cantante, no me dieron pelota. Con el humor, en cambio, yo encontré la manera de combinar todo, y me parece que está bueno explotar eso por ahora. Soy medio personaje. Y ser yo significa jugar con lo que tengo. Llamalo comediante, payaso, la madre.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat