Inicio NOTICIAS Macabeada. Para David Korenfeld: “Hoy en día, con la caída de las ideologías, Maccabi toma una vigencia y una relevancia aún mayor”

Macabeada. Para David Korenfeld: “Hoy en día, con la caída de las ideologías, Maccabi toma una vigencia y una relevancia aún mayor”

Por
0 Comentario

Itongadol/AJN (Israel. Enviado especial de AJN).- El secretario honorario y presidente de la comisión permanente de Educación de Macabi Mundial, David Korenfeld, destacó la relevancia de la organización en momentos que el mundo judío vive hechos históricos vinculados a la continuidad judía y el desarrollo comunitario.
Korenfeld, quien es un dirigente reconocido por sus pares y como siempre generador de nuevos e importantes proyectos, diálogo con la Agencia Judía de Noticias en el marco de la 19°edición de los Juegos Macabeos que se disputan en Israel.
El dirigente resaltó que “con la caída de las ideologías, Maccabi toma una vigencia y una relevancia aún mayor”.
“Maccabi en su condición de movimiento educativo judío sionista, por un lado supra partidario y por otro un pluralismo ideológico, encuentra que se reúne en sus instituciones el mayor caudal societario de las comunidades. Maccabi siempre tuvo una posición pluralista”, aseveró el dirigente.
A continuación la entrevista con Korenfeld:

-Tanto en FACCMA como en Maccabi Mundial se observa una situación de mucho respeto a las personas mayores, a la experiencia y al valor que se les da a las personas. ¿Cuál es su opinión sobre ese amalgamamiento que hacen entre las generaciones que vienen y aquellos hombres que tienen toda la experiencia?
-Pienso que lo que caracteriza a nuestro Movimiento es que es un movimiento de familia. En la familia están los padres y los hijos integrados en el quehacer comunitario. El proyecto comunitario de las asociaciones Maccabi es justamente un proyecto no específico para un individuo sino para un concepto, que es familia. Esto tiene que ver con una cultura institucional. Justamente la idea de Maccabi y las instituciones sociodeportivas que son afiliadas a FACCMA, que es la federación, y a las confederaciones internacionales, por ejemplo CLAM – Confederación Latinoamericana Macabi, tienen que ver el prestar servicios a toda la estructura de familia y en toda su etapa de crecimiento, y vamos a ver siempre a padres e hijos trasmitiendo el legado e inclusive la actitud de conducción y de liderazgo, y eso lo vemos en todas las instituciones sociodeportivas.

-¿Cómo está viviendo esta etapa de la historia de Maccabi?
-Pienso que es una etapa fantástica, en cuanto el movimiento macabeo recibe una alta legitimización en cuanto a su proyecto original. En el pasado histórico fue el momento de las instituciones más comprometidas en lo ideológico: los movimientos jalutzianos (pioneros), los movimientos partidarios. Hoy en día, con la caída de las ideologías, Maccabi toma una vigencia y una relevancia aún mayor. Maccabi en su condición de movimiento educativo judío sionista, por un lado supra partidario y por otro un pluralismo ideológico, encuentra que se reúne en sus instituciones el mayor caudal societario de las comunidades. Maccabi siempre tuvo una posición pluralista lo cual le permite estar hoy en día aggiornada y actualizada en las necesidades del momento y no quedarse con aquellos dogmas que hoy en día no son vigentes. Los proyectos de los movimientos jalutzianos fueron fantásticos y tuvieron mucho que ver con la creación del Estado y quizás tuvieron en aquel momento una influencia y una injerencia mayor que el movimiento Maccabi. Aunque Macabi también tuvo su expresión en todos los momentos históricos de la creación del Estado, pero hoy en día, justamente, la continuidad judía, el desarrollo comunitario, son los momentos donde la vigencia de instituciones, como las instituciones Mcacabi toman una relevancia aún mayor.

-Están haciendo el rescate de vidas judías en países que tuvieron presencia en muchos casos por primera vez en esta, la 19° Macabeada.
-Sí, la Macabeada, es una gran oportunidad, una gran concentración, un mega evento que reúne a todo tipo de latitudes y comunidades, muchas de ellas rescatadas, de alguna forma reinvolucradas en el quehacer mundial y ser parte de este concierto de naciones y comunidades que naturalmente no están atendidas porque no reúnen una demanda ya que son muy pequeñas y Maccabi se ha ocupado, justamente, de rescatarlas, atenderlas y remotivarlas, y pensar en el día después, porque no alcanza venir a las Macabeadas. La idea es justamente pensar en el día después: cómo crear en un espacio de continuidad. Este es un proyecto de alta sinergia; nosotros nos encontramos con realidades muy duras y muy adversas a la continuidad judía. Hay comunidades que son pequeñas, y este tipo de encuentros permite una posibilidad de oxigenarla. La Macabeada Mundial, que es un encuentro que reúne todos los crisoles de la diáspora trasciende lo inmediato comunitario de cada lugar.

-En las instituciones sociodeportivas ¿la educación tiene una gran impronta?
-Indudablemente sí, el Movimiento Macabeo está visualizado como un movimiento deportivo, lo que es un error de percepción ya que es un movimiento educativo judío sionista que ve en el deporte un instrumento, un elemento de convocatoria, de congregar y movilizar masas, pero no más. Los instrumentos son varios y todo lo que hace al espectro de la educación parasistemática son parte de los instrumentos de gestión de Maccabi Mundial. Siempre creí en el desarrollo de los profesionales junto a los dirigentes; fui de aquellos que iniciaron las capacitaciones mutuas, crear ese diálogo permanente entre dirigentes y profesionales, lograr que el dirigente sea más profesional y que el profesional asuma responsabilidades de dirigentes, haciendo que el profesional sea un profesional judío, que posea una identidad asumida, una coherencia, y esté compenetrado con lo que hace y no solamente en articular gestión administrativa educativa. El dirigente, además de gerenciar la institución, también debe entender el desarrollo profesional y el comunitario. Nosotros tenemos desarrollados proyectos muy activos en los últimos tres o cuatro años, por ejemplo el de responsabilidad mutua: que grandes centros desarrollados den asistencia, asesoría y apoyo a pequeñas comunidades que están ávidas de tener orientación profesional u orientación dirigencial, para que ambas dos, en forma conjunta, desarrollen un proyecto a llevar a cabo justamente en el espacio de la comunidad pequeña. Eso nos permitió tener un abanico de gestión sumamente importante en Europa, en el este europeo particularmente, en comunidades de América Latina y Centro América, donde no todas son Argentina, Brasil, Chile, México, Venezuela; hay pequeñas comunidades también en el continente latinoamericano: Bolivia, Paraguay, Ecuador, Cuba ni que hablar; y creo que estas gestiones que hacemos con profesionales, muchos de ellos de Argentina, orientados por Maccabi Mundial dirigido a las pequeñas comunidades da un resultado extraordinario y pienso que es un proyecto permanente. Es cuestión de que haya posibilidades económicas, que de eso se trata la gestión del dirigente y por supuesto la vocación existe y eso es más que una necesidad, es una demanda permanente y estamos muy comprometidos.

-¿Qué preocupación o desafío tiene para los próximos diez años?
-La Macabeada arroja un desafío aún mayor a la misma porque es fácil traer, o no tan fácil, desde lo conceptual convocar a una justa deportiva o a un encuentro educativo como es la Macabeada, sumamente movilizante y motivador. Pero lo complejo es cómo mantenemos esa llama, cómo mantenemos las estructuras que hay que crear para mantener todas estas emociones, estas vivencias y estas inspiraciones que viven los jóvenes estos días acá, en Israel. Para eso hace falta un seguimiento a posteriori de la Macabeada. La Macabeada ni siquiera empieza el día que comienza la marcha en el estadio: empieza muchísimo antes en la preparación y tampoco termina con el cierre. Termina en un proceso que quizás se reinicia posterior a la Macabeada, que es cómo está gente sigue ligada y sigue siendo un replicador de experiencias y un multiplicador de emociones que han vivido los jóvenes y los no tan jóvenes, los adultos, en estos 14, 15 días en Israel

-¿Qué nos puede decir de los siguientes temas que se unen: demografía, matrimonios mixtos, rescate de vida judía y Maccabi?
-Pienso que el proyecto pluralista permite ejercer más flexibilidad y enfrentar los desafíos que atraviesa la demografía judía desde una perspectiva de inclusión y no de exclusión. Al no ser decantador y no ser exclusivista permite que podamos atender demandas que son naturales cuando una persona, o una familia, o una comunidad vive insertada en una nación gentil por períodos de decenas y decenas de años, digamos más de cien años, indudablemente que la permeabilidad de la comunidad, cuando la comunidad gentil es plural e invita a sentirse integrado indudablemente que existe la posibilidad, y somos testigos de ello, que se produzcan intercambios y afectos y encuentros que terminen con matrimonios mixtos. Descartarlos o no, reconocer eso, o excluirlos a aquellos que se han encontrado en un momento individual, descartado de lo comunitario y de los procesos de que muchas de las veces, la mayoría de las veces, la voluntad es quedarse en el marco comunitario. Permitir que sus hijos, que su descendencia sea también incluida, instruida y que crezca en el contexto de la comunidad, no toma eso en cuenta y tener una percepción exclusivista, en definitiva va en desmedro de la demografía y de la posibilidad de la continuidad en momentos de esto que por momentos pueda haber sido observado como una amenaza; yo pienso que es un desafío y no una amenaza.

-Para terminar, ¿cuál es tu mensaje para las futuras y jóvenes generaciones macabeas?
-Mi mensaje es que se sumen a este proyecto que se llama Israel, indudablemente yo no vivo acá de casualidad, tampoco vine a este país porque me resultó una vivencia hostil vivir en el Uruguay, todo lo contrario. Pero sumarse a un proyecto tan exitoso como es Israel, en tan pocos años y ser parte de una nación que permite que cada uno se pueda ver involucrado en lo científico, en lo cultural, en lo artístico en el primer nivel del mundo es una oportunidad que todo joven del mundo no debe perder, y conocer Israel es una reafirmación de su identidad que lo puede marcar de por vida. Aquel que no vea su futuro vinculado con Israel en forma total, indudablemente tiene que tener una experiencia en Israel, aunque sea breve, eso lo va a demarcar para que su continuidad esté asegurada. Pienso que Israel hoy en día permite eso, justamente, que la gente se sienta muy movilizada, muy incluida y altamente identificada con todo lo que esto significa, este es un país para los jóvenes, un país que tiene un futuro extraordinario. Las posibilidades del mañana son, por supuesto, mejores. Si este país logrará, y así lo espero, prontamente – no soy un hombre que no conoce la realidad – pero pienso que sí hay una tikva (esperanza) nueva, con la reanudación de las conversaciones con la Autoridad Palestina, y si algún día abrazamos la posibilidad de una paz, este es un país que tiene un futuro extraordinario. Ya tiene un presente pero tiene un futuro extraordinario. Inclusive diría yo no previsible, porque tanto son las posibilidades que se despiertan, inclusive en la región, en el contexto geopolítico del medio que hoy en día está viviendo grandes tumultos pero que esto puede ser el comenzar de cambios sustanciales, que toda esta zona tenga una real primavera como se hablaba de la Primavera Árabe. Y que Israel se vea incluida en este contexto, siendo quizás punta de lanza en todo lo que significa lo científico, lo artístico, lo económico, lo industrial y que jóvenes del mundo sean parte de todo este proceso puede ser un desafío apasionante para cualquier joven. Indudablemente creo que está es una oportunidad a no perder, es algo que cada uno darse la oportunidad a no perder, es algo que cada uno debe darse su oportunidad y conocer esta realidad y sumarse a este proyecto.

David Korenfeld (62) es un activista de Maccabi Mundial desde el mismo momento en que junto a su esposa concretó su aliá en 1972, recién casado y luego de haber cumplido con el mandato del movimiento juvenil Macabi Hatzair, de viajar a Israel al culminar la actividad en el movimiento. Previamente había estado en 1969 estudiando en el Majon de Madrijim (escuela de instructores), radicándose en el norte de Tel Aviv.
Estudió en la Universidad de Tel Aviv, donde obtuvo el título en Filosofía y Psicología, y luego efectuó una maestría en Psicología; en una universidad de los Estados Unidos se doctoró como psicólogo clínico educativo.
Padre de dos hijos y abuelo de una nieta y esperando otra, su hija es una investigadora del cerebro, trabaja en neuro finanzas, becada en el Instituto Weizman, casada con un joven inglés mientras que su hijo es piloto de la Fuerza Aérea israelí.
Relacionado en Macabi Mundial con el área educativa y los proyectos innovadores de la institución, Korenfeld se inició en el Departamento de Juventud que existía en aquella época (los años ’70) y con el paso de los años se lo designó presidente del Departamento de Latinoamérica, cargo que ejerció por ocho años.
Luego por el mismo período de años fue presidente del Departamento de Educación; también fue vicechairman de Maccabi Mundial y actualmente es Secretario honorario y Presidente de la comisión permanente de Educación de Macabi Mundial, tanto por formación profesional como por su gran vocación en lo que hace a la educación informal.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat