Inicio NOTICIAS Elecciones AMIA. Presidente de Fundación Judaica: “Debemos exigir transparencia a los candidatos y memoria a los votantes”

Elecciones AMIA. Presidente de Fundación Judaica: “Debemos exigir transparencia a los candidatos y memoria a los votantes”

Por
0 Comentario

Itón Gadol: ¿Por qué FJ decidió participar en las próximas elecciones de la AMIA y por qué en el marco de AMIA es de Todos (AEDT)?

Sergio Brukman: Ya en el año 2008 entendimos que correspondía participar en la vida política de AMIA a los fines de ser protagonistas de las decisiones que competen a nuestra comunidad. 
Impulsamos e integramos la lista  AMIA es de Todos y luego de mucho esfuerzo, y a pesar de haber sido nuestra primera experiencia eleccionaria, obtuvimos un satisfactorio tercer lugar. Así, como tercera minoría, nos propusimos participar en la nueva conducción y velar desde nuestra posición en las asambleas por el orden institucional; promoviendo el cumplimiento de aquellos temas que hacían al interés de quienes apoyaron nuestras propuestas. Desde ese momento, nunca dejamos de participar. Así lo hicimos también en el 2011 a través del Frente Comunitario integrado por AEDT y AVODÁ; y así lo haremos en las próximas elecciones, previstas para el 7 de abril de 2013.
 
IG: ¿Cuál es su visión acerca de la AMIA?
SB: Es importante que recordemos de qué hablamos cuando decimos AMIA. Aunque parezca una obviedad, AMIA es una Mutual con 2 áreas principales de trabajo: educación y acción social. Tan simple y tan complejo como suena. Ni más, ni menos. Es lo que nuestros abuelos definieron cuando la fundaron. 
No solo que no se ha cumplido con estos objetivos fundamentales, sino que los puntos que componen la Misión de la AMIA  han sido sistemáticamente ignorados por varias administraciones, incluyendo a los dirigentes de Acción Plural Comunitaria (APC).
La AMIA debe ser nuevamente la Institución de la Kehilá Askenazi de Buenos Aires y debe responder a sus objetos estatutarios de trabajar por la ayuda social y la educación de nuestro pueblo. AMIA no es la representante de toda LA COMUNIDAD JUDÍA. Tampoco es la representación política de la comunidad, para eso está la DAIA; y no debería entrar en disputas de representatividad. Son dos instituciones que deben complementarse. 
No es tampoco una institución religiosa, pero al mismo tiempo debe dar servicios y propuestas religiosas, espirituales, educativas y sociales a todos sus asociados por igual, contemplando la diversidad de todas las corrientes religiosas judías.
 
IG: Todos hacen referencia a que AEDT es la lista del Rabino Bergman, ¿esto es así?
SB: El Rabino Sergio Bergman es el fundador y líder espiritual de FJ y fue quien, en el 2008, fiel a su espíritu y compromiso comunitario, comenzó con el movimiento  Diversidad Judía (https://diversidadjudia.blogspot.com.ar/). Ese mismo espíritu de liderazgo fue el que inspiró a muchos dirigentes que nunca se habían involucrado en la vida política de la AMIA, a comprometerse. 
AEDT no es la lista de nadie en particular, es el nuevo movimiento que pudo, en las elecciones del 2008, romper con años de decadencia comunitaria en la AMIA. Una decadencia generada por dirigentes que fueron repitiéndose a través de los años. Hoy, esos mismos dirigentes, además de definirse plurales, quieren volver con glorias a dirigir la AMIA. Lo hacen prometiendo, una vez más, lo que no quisieron hacer cuando pudieron y tuvieron todo el poder político para concretarlo.
 
IG: ¿Cuál es su opinión sobre la última gestión en la AMIA?
SB: El Bloque Unido Religioso (BUR, ortodoxos) llegó a la Presidencia como primera minoría en el último período con acuerdo de todas las partes y, a pesar de las diferencias, está claro que la gestión fue satisfactoria y se desmitificaron los fantasmas acerca de que la ortodoxia generaría cambios radicales tratando de imponernos su manera de vivir el judaísmo, cosa que no ocurrió. Pero también tenemos que recordar que las gestiones anteriores, desde hacía 50 años, eran laicas y sionistas, generalmente del tradicional partido AVODÁ, más cercanas al judaísmo conservador, y nunca promovieron el cambio necesario para que la AMIA represente la real pluralidad de la comunidad. Prefirieron mantener la identidad religiosa ortodoxa de la Mutual. Hoy, tal como está definido el padrón electoral de socios es imposible hacer ese y otros cambios que nosotros consideramos fundamentales por cómo está compuesta la masa societaria, que es, en definitiva, la que vota. La única manera de hacerlo es participar, con más votantes, ganar la elección e ir estableciendo los cambios paulatinos que reflejen la realidad comunitaria, en un clima de consenso y tolerancia.
 
IG: ¿Cómo ve las próximas elecciones?
SB: Será una elección difícil donde creemos que nuevamente no habrá una mayoría absoluta y donde se necesitará grandeza por parte de la dirigencia para lograr formar un gobierno de unidad, objetivo que no se pudo lograr por primera vez en la historia de AMIA en las últimas elecciones. Participaremos apoyando la lista AMIA es de TODOS de la que somos fundadores. Tenemos prácticamente armado nuestro grupo de electores. Este tema no es menor y es importante que los socios también lo sepan: las elecciones en AMIA no son directas. Los socios no eligen Presidente o Comisión Directiva sino que eligen un grupo de electores que, en un RAT (Asamblea), acordarán el nombramiento del órgano de Gobierno.
Esta lista estará compuesta por nuestros dirigentes más capaces, personas que han demostrado vocación de trabajo en AMIA y en distintas instituciones comunitarias, además de poseer coherencia ideológica y compromiso en el cumplimiento de sus propuestas y postulados. 
Los socios deben tener claro quién es quién, ya que en estas épocas en que está de moda escribir la historia a la medida de los intereses de cada uno, escuchamos discursos altisonantes de dirigentes que ya estuvieron a cargo de AMIA, y que a nuestro entender realizaron una gestión pobre, mediocre y sin compromiso; y que hoy, apoyados por una onerosa y aceitada campaña de marketing, intentan presentarse como "salvadores de la comunidad"…
 
IG: ¿Lo dice por la lista de Acción Plural Comunitaria?
SB: Por Acción Plural o Plural Jai o como termine llamándose finalmente, pero que en definitiva es el mismo proyecto personal de un dirigente que más que “vocación de servicio” tiene “vocación de Presidente de AMIA”. Lo decimos también por los referentes de las distintas instituciones que suman sus logos, intentando establecer una polarización artificial y haciéndole creer al socio que la elección es por ortodoxia o no ortodoxia, usufructuando esta polarización y erigiéndose como la única opción viable frente al BUR.
Esta es una falacia muy peligrosa, cuya única intención es silenciar las voces de los que tienen posiciones diferentes. Se intenta reducir el debate de la conducción y las necesidades comunitarias a una especie de partido de fútbol. Es casi irónico que se autodenominen “plurales” cuando buscan acallar al que piensa diferente. ¿Acaso en alguno de los costosos spots publicitarios, esta agrupación nos informa acerca de sus planes sobre educación o ayuda a los que más lo necesitan? 
Debemos exigir transparencia a los candidatos y memoria a los votantes. No podemos premiar con un nuevo período a quien se olvidó de los socios al momento de administrar y tomar decisiones. Un candidato que se postula a la Presidencia de AMIA, si ya ejerció el cargo, debe rendir cuentas de lo que hizo, pero sobre todo debe rendir cuentas de lo que NO hizo, lo que prometió y decidió dejar pasar durante su gestión.
 
IG: FEDECC (Federación de Comunidades del Judaísmo Conservador)  es uno de esos logos y varias de las instituciones de Fundación Judaica están afiliadas a esa federación.
SB: Nosotros, a través de nuestras instituciones afiliadas al movimiento conservador y a FEDECC (la comunidad NCI-Emanu El y el Templo de Libertad), nos opusimos fuertemente a que una federación de segundo grado apoye deliberadamente una lista en una elección comunitaria donde no votan las instituciones sino los socios. Es decir, nosotros como red apoyamos con la participación de nuestros dirigentes la creación de un movimiento partidario, nos llama mucho la atención la activa participación de FEDECC queriendo involucrar así al movimiento conservador todo y dando apoyo a la candidatura de Luis Grynwald. Justo él que, siendo Presidente con el 51% de los votos, no hizo en su gestión los cambios plurales que hoy pregona desde su movimiento, generando desde esa misma pluralidad una división comunitaria entre ortodoxia y NO ortodoxia o, peor aún,  Anti-ortodoxia. Al brindar este apoyo, colocando su logo al lado del de APC, FEDECC es cómplice de esta antinomia que va en contra de los valores del judaísmo liberal, lo mismo que aquellos rabinos del Movimiento Conservador que hicieron campaña política a favor de un candidato y que olvidaron lo que sucedió (mejor dicho, lo que no sucedió) en su gestión.
 
IG: ¿Ya tienen una figura “presidenciable”?
SB: Una no. Varias. Tenemos la gente que puede trabajar antes y durante el período de las elecciones para asegurar que la pluralidad de voces que representan a nuestra comunidad se vea reflejada en el RAT. Como decimos siempre, debemos respetar la voluntad de las mayorías y los derechos de las minorías. Todos estos valores se deben ejercer en las acciones diarias. 
Insisto en que la participación y la inclusión no se dan desde los discursos o en atractivos videos publicitarios. Se demuestran en hechos, descartando actitudes personalistas para promover el bienestar de la Comunidad. Ninguno de nuestros candidatos da preeminencia a su candidatura por sobre el bienestar común y el beneficio de la comunidad. Confiamos en mantener y preservar los valores éticos judíos que representamos y no estamos dispuestos a venderlos por un cargo o beneficios personales derivados de la gestión comunitaria. 
Sabemos que esta tarea exige un sacrificio de tiempo y esfuerzo personal y familiar, pero es un compromiso que asumimos con nosotros mismos, con la comunidad y con los valores y principios centrales del judaísmo. Así lo hacemos día a día en cada una de nuestras instituciones de la Red Judaica, en nuestra escuela Comunitaria Arlene Fern, educando en valores a nuestros 600 alumnos; en nuestros templos, abriendo las puertas a cientos de familias para estudiar y desarrollar su espiritualidad (NCI-Emanu El, Templo de Libertad, en el Gran Templo Paso); construyendo comunidad en Nordelta y toda la zona Norte, donde gran cantidad de familias buscaban organizar su comunidad; con nuestra Juventud Judaica, educando de manera no formal; en nuestra Javurá, ayudando a los que menos tienen; en IDEL, dando trabajo a jóvenes con capacidades diferentes; en nuestro Jardín Maternal; y podría seguir enumerando nuestros proyectos. Nuestro objetivo es que el espíritu comunitario de nuestra obra sea el que transmitamos a través de nuestro trabajo, para asegurar que hoy, más que nunca, AMIA es de TODOS.

Espacio de Fundción Judaica

 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat