Inicio NOTICIAS Entrevista de The New York Times a Shimon Peres sobre Obama, Irán y el camino hacia la paz

Entrevista de The New York Times a Shimon Peres sobre Obama, Irán y el camino hacia la paz

Por
0 Comentario

 En una entrevista con el periódico The New York Times, el presidente de Israel, Shimon Peres, se refirió a la probabilidad de que haya un ataque israelí a las instalaciones nucleares iraníes y dijo: “Israel no puede resolver el asunto solo. Hay un límite sobre lo que podemos hacer“.

También se refirió a las continuas tensiones entre el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente americano, Barack Obama, y dijo: “No puedo decirles cuáles son las consideraciones de Bibi sobre el tema de Irán. No soy su vocero y tampoco el del ministro de defensa Ehud Barak. Ese no es mi trabajo. No busco confrontar con ellos. Creo que puedo explicar el patrón americano. Estados Unidos sabe cómo lanzar un golpe cuando es necesario para mantener al mundo equilibrado. Pero éstos siguen un orden de procedimiento. No empiezan disparando. Tratan de que haya otros modos primero – sanciones económicas, presión política, negociaciones, todo lo posible. “Pero al final si ninguno de estos funciona, entonces el presidente Obama usará su poder militar contra Irán, estoy seguro“.
 
¿Cree que Netanyahu no hará nada por ahora?
Podría no hacerlo, pero eso no significa que las cosas no se hagan. Esta idea, de que la historia es un caballo que puede ser tomado por la cola, es tonta. Después de todo se puede prender el fuego en un instante: otra palabra, otro disparo, y al final todos perderán el control. Si no hay una decisión política los palestinos volverán al terror. El silencio que Israel ha estado disfrutando en los últimos años no continuará, porque incluso si los habitantes locales no vuelven a la violencia, estarán bajo la presión del mundo árabe. Los judíos del mundo queremos un Israel del que estemos orgullosos, no un Israel sin fronteras que sea considerado un estado ocupa.
 
¿Qué efectos tiene la mala relación entre Obama y Netanyahu sobre el futuro inmediato de Israel y Medio Oriente?
El problema no es entre los individuos, sino entre sus políticas. No es sobre si pueden tomar un café juntos o no. Ninguno pateará al otro.
 
A menos que quieran.
No hace la diferencia. El problema es que Obama quisiera alcanzar la paz en Medio Oriente y tiene que estar convencido con que Israel acepta esto.
 
¿No está convencido?
Claro que no. Demandó que se terminen los asentamientos y tuvo una respuesta negativa, y ellos – miembros del gobierno de Likud – son los culpables de que siga habiendo actividad allí. Obama cree que la paz debe hacerse con el mundo musulmán. Nosotros, el Estado de Israel, no parece que estemos pensando en esas líneas. No debemos perder el apoyo de Estados Unidos. Lo que da a Israel un poder de negociación en la arena internacional es su apoyo. Si Israel se parase solo sería devorado por sus enemigos. Sin el apoyo de Estados Unidos será muy difícil para nosotros.
 
¿Qué pasó durante el largo período en el que usted intentó mediar entre Netanyahu y el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas?
Con Abbas nos encontramos para conversaciones largas, con el conocimiento de Netanyahu, e incluso llegamos a más que un par de acuerdos. Lamentablemente al final siempre había alguna ruptura, y no quiero entrar en las razones. Ésta no es una negociación simple pero creí que las existían las condiciones para ir por ese camino. Como el proceso de Oslo, debía ser secreto.
 
¿Qué pasa cuando le dice esto a Netanyahu?
No discute conmigo sobre este tema. No es un asunto de absoluto acuerdo o desacuerdo. Después de todo aceptó mi propuesta de la paz económica para mejorar la calidad de vida de los palestinos en un número de áreas. También hizo el discurso de Bar-Ilan – donde Netanyahu aceptó la idea de que haya un estado palestino. No nos ponemos de acuerdo sobre nuestras evaluaciones acerca de Abu Mazen. No acepto la afirmación de que no es un buen socio para la paz. Yo creo que es un excelente compañero. Nuestro pueblo militar me describió al máximo cómo las fuerzas palestinas están cooperando con nosotros para combatir el terror.
 
Hoy en día hay 550.000 colonos en Cisjordania y Jerusalem del Este. Están aquellos que creen que los colonos han eliminado cualquier posibilidad de establecer un estado palestino debido a que nadie podrá evacuar de sus hogares a estas personas políticamente motivadas, lo que es una condición básica para cualquier acuerdo con los palestinos.
Los colonos no han eliminado la posibilidad de que se establezca un estado palestino. Los asentamientos hoy cubren un 2% de toda el área. Los palestinos ya han aceptado los parámetros de Clinton, los cuales incluyen dejar tres bloques de asentamientos judíos e intercambiar otro territorio para ellos. En mi opinión gran parte del resto se irá por voluntad propia. La dificultad  con nosotros es similar a la de un hombre con un martillo que cree que cada problema es un clavo. Los problemas no son clavos. Si hay buena volutad pueden superarse. El problema palestino no es el asunto principal en Medio Oriente. Pero hay un billón y medio de musulmanes. El problema palestino afecta toda nuestra relación con ellos. Si éste problema fuese resuelto, los extremistas islamistas no tendrían pretexto para agredirnos. Por supuesto que requiere concesiones. El problema en este caso no es solo el primer ministro sino también su coalición. No estoy diciendo que la paz con los palestinos resolverá todos los problemas. Quienes creen en términos dramáticos están siendo superficiales. Hay dos cosas que no se pueden hacer sin cerrar los ojos – amar y la paz. Si intentan hacerlo con los ojos abiertos no llegarán a ningún lado. La paz no es algo excitante y significa aceptar muchos compromisos y detalles tediosos. No es perfecto. Hacer la paz es algo complicado.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat