Inicio NOTICIAS Israel. Se inundó el \»Jadar Haojel\» (comedor) de las grullas del KKL

Israel. Se inundó el \»Jadar Haojel\» (comedor) de las grullas del KKL

Por
0 Comentario

 Las intensas lluvias que caen en estos días en Israel provocan paralelamente alegría por la recuperación del nivel de agua del Lago de Kineret, y a la vez tristeza por los daños que las inundaciones causan a casas e infraestructuras nacionales.

Lo que acontece en uno de los lugares más interesantes de Israel, el Agamon (laguito) en el Valle del Hula, que fue desarrollado por el Keren Kayemet, es un ejemplo de lo que la rapidez en la reacción transforma en positivo.
A comienzos de los \’90, después que el KKL terminó las obras de recuperación de la ex región pantanosa del Valle del Hula, comenzaron a llegar nuevos visitantes a la región.
Eran las grullas.
Estas aves enormes – de casi un metro de altura y más de 2 metros de amplitud de alas – "descubrieron" que en el transcurso de su migración desde las estepas de Europa hasta el África, podían hacer un descanso en la recién inaugurada "posada" del Valle del Hula. La llegada de decenas de miles de nuevos visitantes al barrio, provocó, como es de imaginar, conflictos. Los agricultores de los kibutzim de la región, que sembraban poco antes del invierno los campos con trigo, zanahorias y arvejas, vieron como las famélicas aves se posaban en sus campos y se dedicaban a comer sabrosamente todo lo que estaba brotando.
Un delicioso "take away".
Después de fracasados intentos de espantar a las aves con modernos sistemas que no trajeron efectos de ninguna clase, el KKL decidió optar por la táctica de "si no lo puedes vencer – únete a él".
Se creó un "Jadar Haojel" – un "comedor" – de 40 hectáreas en la región, donde dos veces al día pasa un tractor del KKL esparciendo granos de maíz. 200 toneladas de maíz se consumen así por temporada. Más ello rescata las cosechas de toda la región, que prefieren el maíz servido a preocuparse por buscar en el barrio. Y como complemento, el sistema permitió la concentración de las hermosas aves en la región del Agamón, permitiendo a miles de turistas gozar del espectáculo, junto con fotógrafos y observadores de aves que se dedican al "birdwatching" en el mundo entero.
Como parte de la visita al Agamón, los turistas llegan al lugar en una carreta camuflada que se acerca hasta las aves de manera que nadie puede hacerlo.
Todo esto funcionaba bien hasta días atrás, en que los campos del Valle del Hula fueron inundados por las intensas lluvias.
A las grullas se les complicó la situación, pues a pesar de sus largas patas y picos, no podían hallar el alimento en comedor al que estaban ya acostumbradas a llegar.
Rápidamente, la dirección del KKL local ubicó un terreno de más altura, y lo transformó en un nuevo "jadar haojel". En pocos minutos, las aves advirtieron que el tractor que esparcía la comida se dirigía a otra "sala". Ellas lo siguieron volando en su derredor, y en cuestión de horas la mudanza dio efecto positivo.
En la próxima semana llega a Israel la 4ª Delegación del KKL Argentina. Ellos tendrán ya oportunidad de visitar las nuevas instalaciones para las grullas, si el tiempo lo permite.
 

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat