Inicio NOTICIAS Generaciones de la Shoá y Sherit Hapleitá presentaron “Cuadernos de la Shoá III”

Generaciones de la Shoá y Sherit Hapleitá presentaron “Cuadernos de la Shoá III”

Por
0 Comentario

En un acto llevado a cabo ayer, lunes, en el Auditorio “Manuel Belgrano” del Ministerio de Relaciones Exteriores, Generaciones de la Shoá y Sherit Hapleitá presentaron “Cuadernos de la Shoá III. Resistir y sobrevivir”, en el cual se desarrollan en profundidad dos temas íntimamente relacionados: la resistencia a la maquinaria nazi y el deseo de sobrevivir a la tragedia que los judíos estaban atravesando.
Este tercer número de “Cuadernos de la Shoá” está dedicado a los resistentes y luchadores que defendieron sus vidas y las de sus familias en condiciones de opresión, sojuzgamiento y terror, manteniendo en alto la dignidad y los mejor de los valores humanos, y a la memoria de Eliahu Toker z”l (1934-2010), escritor, poeta, traductor y referente insoslayable de la cultura judeoargentina que fue amigo y colaborador de Generaciones de la Shoá.
El presidente de Sherit Hapleitá, la Asociación Israelita de Sobrevivientes de la Persecución Nazi, Francisco Wichter, no pudo estar presente, pero envió un mensaje en el cual afirmó que los sobrevivientes de la Shoá están “muy orgullosos” de que miembros de sus familias hayan incorporado lo que ellos asumieron al terminar la guerra: “contar lo ocurrido durante el régimen nazi”.
“El título del cuaderno resume lo que hicimos durante la guerra: resistimos y sobrevivimos, y agregaría que después de eso hicimos algo más: hablamos”, enfatizó.
“Cada vez que damos testimonio se presenta un nuevo material: una película, un libro… lo que hacemos es vengar a nuestras familias asesinadas”, pero “nuestra venganza no puede ser otra que la educación y la transmisión a las nuevas generaciones”, finalizó el integrante de “la lista de Schindler”.
A su turno, la presidenta de Generaciones de la Shoá, Diana Wang, les agradeció a todos los que, de una manera u otra, colaboraron con la edición de “Cuadernos de la Shoá III” y a quienes asistieron a la presentación, para luego explicar que “este trabajo es producto de la continuidad por parte de Generaciones de la Shoá de la misión de Sherit Hapleitá”.
“La Shoá es parte de nuestra vida: la hemos mamado en nuestros hogares, hemos crecido con sus ecos”, así que “amamos lo que editamos, y los contenidos se plantean desde una óptica actualizada” porque “nos empeñamos en que su valor pedagógico sea aplicable en el aquí y ahora”, de modo que “cada tema mantiene un equilibrio entre lo conceptual y lo testimonial”, explicó.
“Los testimonios son la columna vertebral” de la obra, y “las voces de los sobrevivientes les dan a los hechos el toque vivencial y emocional que permite que lleguen de manera personal y directa”, completó la hija de supervivientes.
“Cuadernos de la Shoá III” debió presentarse el 7 de noviembre, pero un enorme apagón afectó a la Ciudad de Buenos Aires y obligó a suspender el acto, que contaba entre sus oradores con el periodista Robert Cox.
Éste no pudo volver a viajar desde los Estados Unidos, pero mandó un video en el cual relató su vivencia durante la última dictadura militar y cómo en los centros de detención, legales e ilegales, había cruces esvásticas pintadas, se ponderaba el accionar del nazismo y se criticaba a su país natal y a Gran Bretaña por no haberse aliado al criminal nazi Adolf Hitler para combatir el comunismo.
En tanto, Judith Horvath, sobreviviente de la Shoá, narró cómo fue deportada, junto con su familia, de Budapest a Birkenau, cómo se “convirtió” en el número 29605 y cómo hicieron para “resistir a la cosificación y la deshumanización”.
El juez federal Daniel Rafecas -presentado como “amigo de muchos sobrevivientes”- manifestó que esa calificación lo honra, para luego centrarse en la importancia de sus relatos para comprender la lucha cotidiana por resistir y sobrevivir, pues hubo “miles y miles de actos de resistencia y un afán generalizado, una regla, en los guetos y los campos de concentración y de exterminio por la supervivencia”.
“El denominador común de todas las etapas -persecución, deportación y exterminio de los judíos- es la lucha permanente por preservar la dignidad de las personas, de las familias, de las comunidades, desde todo punto de vista, y especialmente contra la estrategia de los perpetradores de imponer, de un modo sistemático, la despersonalización o la deshumanización de las víctimas”, añadió.
Finalmente, Silvia Cao, subdirectora general de Derechos Humanos de la Cancillería, reconoció que es un “gran honor ser la sede de este acto” y que “en cada una de las actividades” que coorganizaron o con las cuales colaboraron “siempre” aprendieron y se llevaron “algo positivo: un mensaje, una imagen, palabras de los sobrevivientes”, además de tener la “fortuna de difundirlo a través de las clases en el Instituto del Servicio Exterior”.
“No en vano las clases comienzan en el Museo del Holocausto y terminan en la ESMA, y además tenemos un taller especial en el cual analizamos críticamente la tarea de los funcionarios públicos durante todo el proceso del Holocausto”, informó.
Durante el acto, miembros del equipo de trabajo de “Cuadernos de la Shoá” dieron lectura a testimonios de sobrevivientes incluidos en la obra presentada, uno de los cuales fue escenificado por Georgina Rey y Matilde Campilongo, con María Horton en la percusión y dirigidas por Claudia Carbonel.
Después que Aída Ender, secretaria de Generaciones de la Shoá y coordinadora de Contenidos de “Cuadernos de la Shoá”, explicara el origen y sentido del Himno de los Partisanos, se dio por finalizado el evento con la entonación del mismo por parte de los presentes.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat