Inicio NOTICIAS La DAIA ratificó su compromiso con la memoria a 36 años del golpe militar

La DAIA ratificó su compromiso con la memoria a 36 años del golpe militar

Por
0 Comentario

La DAIA, la representación política de la comunidad judía argentina, ratificó “el compromiso de mantener viva la memoria sobre los horrendos crímenes cometidos por el terrorismo de Estado” con motivo de cumplirse mañana 36 años del golpe de Estado que dio inicio a la dictadura más sangrienta que sufrió la Argentina.
A través de un comunicado de prensa enviado a la Agencia Judía de Noticias (AJN, la DAIA ratificó que “la Verdad, la Justicia y la Memoria son los únicos instrumentos válidos para construir un presente y futuro sin impunidad”.
“En ese mismo sentido avalamos la permanente búsqueda de Justicia que suponen los juicios que se desarrollan en diferentes estrados del país, contra quienes torturaron, asesinaron e hicieron desaparecer a decenas de miles de ciudadanos, muchos de ellos pertenecientes a la comunidad judía”, transmitió la institución.
Además, la DAIA recuerda “con profundo dolor”, que los integrantes de la comunidad que fueron secuestrados durante la dictadura fueron “doblemente victimizados y atormentados por su sola condición de judíos”.
“En este marco, DAIA reafirma su compromiso, con la protección de los Derechos Humanos, el fortalecimiento democrático, el repudio a toda forma de impunidad, la plena vigencia de una sociedad respetuosa de las diferencias y la lucha contra toda forma de discriminación”, destacó la representación política de la comunidad judía.
El documento "Nunca más", elaborado por la Conadep, en 1984 había denuncias de 8.956 casos de desaparecidos, 1.117 de los cuales eran judíos.
Si bien el informe de la Conadep admite que habría 1300 desaparecidos judíos, para la DAIA la cifra alcanzaría los 2000.
Durante el juicio a la Junta Militar se determinó ciertas similitudes entre la metodología empleada por el nazismo durante el Holocausto con el trato que los represores argentinos dieron a los prisioneros en la dictadura.
La investigación detalla que, al igual que en la represión del el nazismo, en los centros clandestinos de detención de la Argentina se les quitaba a los prisioneros el nombre, se los humillaba y luego de ser asesinados se ocultaban sus cuerpos.
En su testimonio ante la Conadep, el sobreviviente Daniel Fernández reveló que "contra los judíos se aplicaba una tortura sumamente sádica y cruel, el ‘rectoscopio’. Era un tubo que se introducía en el ano o la vagina de las víctimas y en el cual se ponía una rata que buscaba la salida mordiendo sus órganos internos".
Otro testimonio indicó que los represores "se reían" de los judíos y les pintaban cruces esvásticas sobre el cuerpo, y cuando otros agentes los identificaban durante el baño los volvían a golpear. Cristina Navarro, otra sobreviviente, contó que un guardia "tenía predilección por golpear a detenidos de apellido hebreo".
Incluso el periodista y escritor Jacobo Timerman, en su libro titulado "Prisionero sin nombre, celda sin número", relató cómo los detenidos judíos eran obligados a colocarse en cuatro patas e imitar el ladrido de un perro.
También se supo que en las sesiones de tortura, los represores indagaban en la vida de las organizaciones de la comunidad judía, y luego elaboraban mapas de sinagogas, edificios emblemáticos, y listados de personas. Algunos conocían términos en hebreo y en idish y demostraban "cierta obsesión" por las tradiciones israelitas.
En una entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN), Marcos Weinstein, integrante de la Asociación de Familiares de Desaparecidos Judíos en la Argentina (AFDJA), afirmó que “hubo un antisemitismo particular con los prisioneros de los campos de concentración, el tratamiento dentro de ellos era enormemente más agresivo y violento con los prisioneros judíos”.
“Las personas con ideología nazi que se fugaron de Alemania después de la Segunda Guerra Mundial y que no fueron acusadas o juzgadas en los tribunales, recalaron en la Argentina y fueron los que educaron a una generación siguiente y hubo un aggiornamiento de la teoría nazi de represión que fue implantada en los campos de concentración de la Argentina”, sostuvo Weinsteim, cuyo hijo Mauricio se encuentra desaparecido.
Se estima que 30 mil personas desaparecieron durante la dictadura militar en la Argentina, después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.
El Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, fue instaurado por el Congreso en 2002 y se recuerda a las víctimas del proceso militar.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat