Inicio NOTICIAS Macabi Mundial: “Somos una ONG que piensa en mucho más que la pelotita”

Macabi Mundial: “Somos una ONG que piensa en mucho más que la pelotita”

Por
0 Comentario

En una entrevista exclusiva con la Agencia Judía de Noticias en su breve visita a Buenos Aires, en el marco del Encuentro Latinoamericano de Líderes del Keren Kayemet LeIsrael que se realizó en Brasil, el presidente de la Unión Mundial Macabi, Guiora Esrubilsky, se refirió a la actualidad, los logros y los temas pendientes de su gestión, que excede lo meramente deportivo.

En el marco del Encuentro Latinoamericano de Líderes del Keren Kayemet LeIsrael, que se realizó en Rio de Janeiro (Brasil), el presidente de la Unión Mundial Macabi, Guiora Esrubilsky, conversó con la Agencia Judía de Noticias sobre diversos temas vinculados con esta entidad.
P- ¿Cuáles son los principales eventos que organiza la Unión Mundial Macabi en 2011?
GE- Venimos de la Macabeada Europea, que se hizo en Viena. Fue el primer evento judío masivo en Austria después de (la anexión nazi, en) 1938. No se había hecho antes por todo lo que representa Austria con respecto al tema del Holocausto. Macabi Europa decidió organizar la Macabeada Europea, con casi 2.000 participantes. El gobierno de Viena se involucró, también brindando apoyo económico, y el Presidente de Austria y el gobernador e intendente locales estuvieron presentes en el acto de apertura para 5.000 persona sentadas, en la Municipalidad, el 5 de julio. También fue el presidente de la Knesset, Reubén “Rubi” Rivlin, quien dirigió unas palabras.
P- ¿Cuándo y cómo fue el proceso hasta que efectivamente se concretó?
GE- Esto se trató a nivel de la Confederación Europea hace tres años. Europa decidió que Austria sea la sede y se nombró a cargo al presidente de Macabi Viena, que hizo un trabajo espectacular. La Confederación Europea también ayudó. Me da “piel de gallina” contarlo, pero pusieron una bandera de Israel de 15 metros en la fachada de la Municipalidad. Te llena de orgullo por las características históricas de ese lugar. Y más emocionante fue que hicimos un Kabalat Shabat en la única sinagoga que quedó en pie de las 89 que había allí. El entonces emperador de Austria ganó una guerra financiada por judíos, que tenían prohibido entrar a Viena. Les permitió volver y les aprobó construir una sinagoga mientras no se viera desde la calle, así que la hicieron rodeada de edificios. Después de la destrucción de los alemanes, la comunidad pudo reconstruirla. Unos 200.000 judíos austríacos se salvaron del Holocausto, pero murieron 65.000, y dentro de la sinagoga hay paneles con los nombres de todos los que perecieron.
P- ¿Cuáles son los otros grandes eventos de 2011?
GE- El mes pasado, con el gobierno de Israel llevamos al Galil a 1.200 chicos de los Estados Unidos y a otros 600 de Europa, América Latina e Israel para tener un megaevento con felicidad. Durante 10 días hicimos deportes, bailes… La gente quedó impactada. Macabi Mundial está trabajando mucho con el gobierno israelí. Y el tercer megaevento serán las Macabeadas (Panamericanas) en San Pablo, con 3.000 deportistas. Están preparando algo muy interesante. Y lo que es básicamente importante es la parte educativa: este último año, como en los anteriores, han venido (a Israel) miles de chicos, y sólo de la Argentina viajan 317 por (el programa para madrijim) Bekeff. Se está invirtiendo en la parte de hadrajá (formación) para más de 1.000 chicos de todo el mundo. Macabi no es una mera actividad deportiva, es un medio. El fin es la centralidad de Israel, luchar contra la asimilación, la continuidad judía… A través del deporte tenemos las bases y ahí viene un tema como Bekeff, en el cual preparamos a los madrijim para que se retroalimenten y hagan actividades para chicos con un mensaje y valores judíos, la lucha contra la asimilación… Los megaeventos son importantes porque traemos masas y hacemos una manifestación: política, en el caso de Viena, o de solidaridad con Israel, en el Galil. Las direccionamos de acuerdo a las necesidades.
P- ¿Como observás vuestro trabajo y su crecimiento en los últimos 5 años?
GE- En América Latina hay un nivel de concientización muy importante, con todo un trabajo de historia y hasbará (esclarecimiento) para preparar al dirigente y a los madrijim para que sepan defender la posición del Estado de Israel. No es una función de Macabi Mundial, pero la adoptó ante la necesidad porque nuestro objetivo es apoyar y defender al Estado de Israel, junto con el Ministerio de Absorción, para mostrar cuál es la respuesta a toda esta demonización del Estado de Israel que están haciendo los árabes. Incluso se estuvieron haciendo seminarios para gente evangélica que apoya a Israel. Macabi Mundial tiene un problema de comunicación, que estamos intentando corregir. Estamos siendo autocráticos porque no comunicamos como debemos. Europa está entrando en este tema y estamos organizando estos eventos, igual que en América Latina. En Europa no hay cosas previas y por eso creamos, dentro de la parte educativa, un apoyo a las pequeñas comunidades y un proyecto de coaching (capacitación para la concreción de objetivos). Conseguimos recursos para traer a los mejores directores ejecutivos del mundo macabeo, que tienen como misión darles soporte a las instituciones en cuanto a sus necesidades. Y ahora estamos invitando a Israel a los directores del más alto nivel y vamos a determinar cuáles son las necesidades a nivel territorial que necesiten coaching. Esta gente se va a preocupar por regionalizar: América Latina, Europa, Estados Unidos… Aprobamos hacer el piloto de un proyecto que demora un año en dos comunidades pequeñas. Por ejemplo: tuve una reunión en Viena con todos los países europeos y hay determinadas necesidades que no son las características, por las diferentes estructuras comunitarias. Vamos a intentar unir a la comunidad, orientarla y establecer estrategias y un seguimiento. Como argentinos y latinos conocemos una estructura que allá no existe: hay una institución y una comunidad, pero no una estructura. Vamos a hacer apoyos para aquellos que tengan la necesidad y estén “en pañales”. Lo que más me comentaron son necesidades de ayuda y falta de experiencia. Fui a visitar Hungría, Finlandia, Suecia, Holanda… La gran sorpresa la recibí en Budapest, donde hay 5.000 judíos organizados y otros 95.000 que no se declaran como tales porque salieron del Holocausto y vinieron los rusos, entonces tienen miedo. El presidente de Macabi Hungría se hizo el brit milá a los 58 años, cuando se enteró de que era judío. Hay un gran trabajo para hacer ahí, y tomamos todos esos desafíos. Todos estos son proyectos de de mi plataforma que ahora se están materializando. Ya salimos a trabajar sobre este tema y estamos muy orgullosos de hacerlo.
P- ¿Cómo están viendo la cantidad de gente que está interactuando en las sociodeportivas, que hoy a albergan al mayor número de judíos? ¿Es una tendencia que sirve como referencia?
GE- Sin duda. La actividad que está cumpliendo FACCMA a nivel comunitario es espectacular. La gestión de esta nueva generación es seria, con el apoyo de todas las sociodeportivas, y lo ves en los números y en la calidad, independientemente de que tienen 5.000 personas, con 90 partidos por fin de semanas. Ése es el medio, no el fin.
P-  ¿Cuándo asumiste?
GE- En mayo del año pasado.
P- ¿Como está funcionando tu gestión? ¿Qué autocrítica hacés?
GE- Lo más importante es que hay un equipo de Macabi Mundial. Hay un diálogo muy positivo con los israelíes que manejan el día a día y una concientización muy importante del rol. Se está haciendo fundraising (recaudación de fondos) e invirtiendo muchos recursos en actividades. Hay un shelíaj (representante) continental que ha visitado todas las comunidades y las ayuda con toda su problemática. Incluso, en algunas comunidades nos hemos metido en temas de drogadicción. Es una necesidad de nuestros afiliados, un tema social que es una urgencia para las comunidades. Macabi está dando su colaboración a través de este shelíaj, que es experto en ese tema, y ya hay comunidades que hicieron materiales sobre esta problemática, que está preocupando muchísimo a los padres y a los dirigentes comunitarios.
P- ¿Cómo ves la situación política regional? Irán en Latinoamérica, Venezuela, Argentina, Brasil…
GE- En Jerusalem fui electo asesor del presidente del Congreso Judío Latinoamericano (CJL), Jack Terpins. Pienso que el CJL está cumpliendo un trabajo muy serio, sobre todo en Venezuela. Es muy preocupante lo que está pasando a nivel continental con el ingreso de Irán. Hay un trabajo de hormiga y silencioso del CJL y otras organizaciones, que están tratando de marcar y mostrar realidades, como las declaraciones que realizan desde la AMIA y la DAIA. Tenemos que preocuparnos porque es una realidad que cada día está más peligrosa. No tenemos que bajar la guardia. Macabi Mundial está intentando sumar, no queremos tener el protagonismo. Tenemos que apoyarnos y luchar en conjunto.
P- ¿Israel está conforme con la labor de Macabi Mundial?
GE- Creo que sí, y eso queda demostrado por los proyectos en común. Hace 3 semanas lanzamos un proyecto por el cual Macabi Mundial asesora, ayuda y está a cargo de la logística de todos los olim (inmigrantes) que llegan a Israel.
P- ¿Por qué Macabi está a cargo de eso?
GE- El problema es que muchos piensan que somos “la pelotita”. Eso también, y estamos muy orgullosos, pero somos una ONG. En Pésaj, Macabi Mundial distribuye toneladas de alimentos que aportan activistas de todo el mundo.
P- En la Argentina se está viviendo un proceso de crecimiento de la ortodoxia. ¿Está pasando lo mismo en el resto del mundo, como si fuera un nuevo fenómeno global?
GE-  Hay comunidades, como México y Venezuela, donde la parte tradicional y religiosa es muy fuerte, pero no creo que en América Latina exista el proceso que se dio en la Argentina. Sí hay una tendencia a volver un poco a la religión. En lo personal, no como más puerco, me pongo tefilín y estudio una vez por semana con un rabino. Es una necesidad espiritual que me da una respuesta, y hay mucha gente que está un poquito en eso.
P- ¿Cuál es la postura de Macabi Mundial al respecto?
GE- El subdirector general de Macabi, a cargo de la educación, es un rabino. Cuando hacemos las Macabeadas se conservan los valores judíos y lo primero que hacemos es Shabat y Havdalá (ceremonia que marca el final del día de descanso y el comienzo de una nueva semana). Hay un día de estudio, uno de meditación… Algunas cosas son obligatorias y otras no, pero a nadie se le impone. En la última Macabeada Mundial llevamos al Kótel (Muro Occidental de Jerusalem) a 60 personas para que hicieran su bar mitzvá. En las Macabeadas hay una exigencia de que la comida sea casher. En Viena y San Pablo no fue fácil, pero también lo cumplimos, y eso pasa por una identificación. Estamos más débiles en el tema de los deportes. Cuando asumí vi que había falta de actualización, un tema que figuraba en mi plataforma. Así que agarramos a los directores de Deportes y les mostramos que no solamente son importantes la pelota y los records. Por eso los llevamos a Israel y les dimos un seminario con contenidos profesionales y administrativos. Ahora estamos en negociaciones con la FIFA (Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol), que tiene una Universidad de Administración del Deporte. Estamos tratando de ayudar a la gente para que se actualice a nivel deportivo.
P- ¿Dónde hay que mejorar en este sector?
GE- Hay que ayudar y actualizar constantemente a la gente. Los profesionales deben retroalimentarse, tanto desde el punto de vista específico como a través del campo de deporte, como hace FACCMA en una importante actividad de fútbol, donde les explica qué está pasando. Hay mucho por hacer y somos conscientes de adónde queremos llegar.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat