Inicio NOTICIAS Votar estresa

Votar estresa

Por
0 Comentario

Un nuevo estudio, conducido por especialistas de la Universidad de Haifa y la Universidad de Ben Gurion en Israel, ha encontrado que el nivel de cortisol, una hormona liberada cuando una persona está bajo presión y ayuda al cuerpo a lidiar con amenazas, en los individuos inmediatamente antes de votar era significativamente mayor que en los mismos sujetos en condiciones similares de no votación.

Ahora hay pruebas. Votar es estresante, incluso hasta un punto que causa cambios hormonales entre los votantes. Un nuevo estudio, conducido por especialistas de la Universidad de Haifa y la Universidad de Ben Gurion en Israel, ha encontrado que el nivel de cortisol, una hormona liberada cuando una persona está bajo presión y ayuda al cuerpo a lidiar con amenazas, en los individuos inmediatamente antes de votar era significativamente mayor que en los mismos sujetos en condiciones similares de no votación. “Es importante entender que las emociones pueden afectar los procesos biológicos, que pueden influenciar nuestro proceso de toma de decisiones”, dijo el Dr. Israel Waismel-Manor del Colegio de Ciencia Política de la Universidad de Haifa.
Estos estudios habían mostrado que cuando una persona está bajo presión, amenaza o estrés emocional, el cuerpo libera una serie de hormonas que asisten en lidiar con la situación. La hormona principal es el cortisol, también conocida como la “hormona del estrés”. El presente estudio, conducido por el Dr. Waismel-Manor junto con el Dr. Gal Ifergane del Departamento de Neurología en el Centro Médico Soroka, y el profesor Hagit Cohen del Ministerio de Salud Mental del Centro Médico, Unidad de Ansiedad y Estrés, ambos de la Universidad de Ben Gurion, busca determinar si votar en elecciones es una experiencia estresante. Sus descubrimientos serán publicados dentro de poco en el periódico europeo Farmacología Neuropsicológica.
La investigación fue conducida el día de las elecciones de Israel del 2009. Se les pidió a 113 votantes antes de entrar al cuarto de votación que den una muestra de saliva para que se les examine los niveles de cortisol y que completen un cuestionario que examinó su estado afectivo. El grupo de control incluyó individuos del mismo lugar que informaron su estado afectivo esa tarde a través de una encuesta telefónica; y un segundo grupo que dio saliva el día siguiente. El equipo de investigación también volvió al primer grupo de estudio de votantes actuales 21 meses después para examinar sus niveles de cortisol, y ya que éste tiene un ciclo diurno, esta parte del estudio fue llevado a cabo un día no laborable, como el día de las elecciones, en exactamente el mismo horario que en el que les tomaron las primeras muestras de saliva.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat