Inicio NOTICIAS Sharón y Peretz tienen previsto entrevistarse mañana jueves para ‘coordinar’ el adelanto de las elecciones

Sharón y Peretz tienen previsto entrevistarse mañana jueves para ‘coordinar’ el adelanto de las elecciones

Por
0 Comentario

Los máximos representantes del Likud, el principal partido de Israel, estudian hoy la estrategia a seguir con vistas a las próximas elecciones generales, que pueden adelantarse al 7 de marzo e incluso al 28 de febrero, según algunas fuentes de esa formación política.

La principal incógnita antes de la reunión del bloque nacionalista de centro-derecha Likud, que cuenta con 38 de los 120 escaños del Parlamento, era conocer el rumbo que tomará su líder, el primer ministro Ariel Sharón, vapuleado desde hace meses por un grupo de ‘rebeldes’ por la retirada israelí de la franja palestina de Gaza en septiembre pasado.

Además de la crisis interna que dejó al Partido al borde de una escisión, Sharón está a punto de perder su coalición con el Partido Laborista (PL) y su veterano líder, Simón Peres.

Poco antes de celebrarse la crucial reunión del Likud, distintas fuentes partidarias y del Gobierno, aseguraban que ‘Sharón se queda con el Likud’, pero ‘su decisión final se conocerá en unos días’.

Peres, de 82 años, perdió hace dos semanas, en elecciones internas, la presidencia del PL ante el diputado y sindicalista Amir Peretz, de 53 años, quien exige abandonar la coalición con Sharón.

Allegados del casi octogenario general afirmaban hoy que Sharón, en contra de veladas amenazas, como la de abandonar el Likud y formar un nuevo partido, optará por seguir al frente del bloque -del cual es uno de los fundadores- para enfrentarse precisamente en las elecciones generales con Peretz.

La decisión de Peretz, secretario general de la Confederación de Trabajadores (Histadrut), descrito como ‘un demagogo populista’ por los ministros y legisladores del bloque oficialista y en el sector industrial, y como ‘pujante pero poco experimentado’ entre los de su propio partido, precipitó el pánico en las filas del Likud por temor a una victoria de los laboristas en las elecciones nacionales.

Las clases más humildes, que han sufrido duramente la política económica del Gobierno, y que tradicionalmente votan al Likud por sus posiciones en el viejo conflicto con los palestinos, pueden volcarse en favor de Peretz.

El flamante presidente laborista, que impugna la política presupuestaria seguida por el Gobierno de Sharón bajo la conducción del ex ministro de Finanzas Benjamín Netanyahu, también exige seguir las negociaciones de paz con los palestinos según los acuerdos de Oslo (1993), documentos que el primer ministro daba por ‘muertos’.

Uno de los más destacados diputados del bloque Meretz, Iosi Sarid, ha propuesta una coalición con el PL bajo el liderato de Peretz, pero los ‘clásicos’ del laborismo temen de que el electorado los rechace si se asociarán con ‘los izquierdistas’.

Sharón y Peretz tienen previsto entrevistarse mañana jueves para ‘coordinar’ el adelanto de las elecciones, a lo que, según fuentes del Gobierno, se opone el primer ministro israelí.

De lo contrario, los ministros laboristas, que militan en la coalición desde enero pasado, y que ingresaron en el Gobierno para apoyar la ‘desconexión’ de la franja de Gaza, dimitirán en bloque y obligarán a Sharón a anticiparlas.

Peretz acudirá al encuentro con Sharón tras la reunión que este celebrará hoy con sus correligionarios, los que prevén una ‘reconciliación’, al menos ‘estratégica’, entre el veterano líder y los diputados que se disputan con él la presidencia del Likud, y eventualmente el poder: Benjamín Netanyahu y Uzi Landau.

Peretz lleva en sus bolsillos las cartas de dimisión de todos los ministros de su Partido -al parecer también la de Simón Peres- a la reunión con Sharón por si el jefe del Gobierno se negara a anticipar las elecciones nacionales de común acuerdo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat