Inicio NOTICIAS Más de cien empresas israelíes e internacionales en la ‘lista negra’ de la ONU

Más de cien empresas israelíes e internacionales en la ‘lista negra’ de la ONU

Por
0 Comentario

 Agencia AJN.- En las últimas semanas, 130 empresas israelíes y 60 corporaciones internacionales que operan en Israel recibieron cartas de advertencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid bin Ra’ad al-Hussein, advirtiéndoles de su inminente inclusión en una “lista negra” de empresas activas más allá de la Línea Verde en “violación de la ley internacional y las resoluciones de la ONU”.

Las empresas operan en diferentes sectores, algunos en la fabricación de alimentos, otros en servicios, productos farmacéuticos e incluso de alta tecnología, pero tienen una cosa en común: todos operan en asentamientos, el este de Jerusalem y el Valle del Jordán.

Entre las compañías en la mira del comisionado se encuentran Ahava, Dor Alon, Amisragas, Angel Bakeries, Arison Investments, Ashdar, Clal Industries, Café Café, Cellcom, Danya Cebus, Electra, HP, Hot, Israel Aerospace Industries, Matrix Systems, Motorola, Nesher, Socio, Paz, Rami Levy, Remax, Vivienda y Construcción (Shikun Binui), Shufersal, Sonol y Trima.

A las empresas mencionadas anteriormente se unen las 12 compañías ya publicadas en el Canal 2 de Israel, incluyendo Bank Hapoalim, Bank Leumi, Bezeq y Bezeq International, Coca Cola, África Israel, Teva, BID, Egged, Mekorot, Netafim y Elbit Systems.

Las compañías estadounidenses publicadas en el “Washington Post” también aparecerán en la lista, incluidas Caterpillar, Tripadvisor y Airbnb.

Algunas de las compañías que se incluirán en la lista todavía están considerando su respuesta, pero otras ya afirmaron que su inclusión puede causarles daño financiero y empañar su marca, y por lo tanto están estudiando la presentación de demandas contra el Comisionado y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU que pidió la preparación de la lista en primer lugar.

Las compañías afirman que la creación de la lista tuvo una motivación política y señalan el hecho de que el comisionado no construyó ninguna lista perteneciente a otras regiones del conflicto, como la Península de Crimea y el Sáhara Occidental, como prueba.

Tanto Israel como EEUU estuvieron trabajando entre “bastidores” en las últimas semanas para evitar la publicación de la lista, pero parece que puede presentarse con un hecho consumado. A pesar de que no conlleva ramificaciones operativas o legales, la medida simbólica causó preocupación entre los funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores debido a que puede proporcionar un serio impulso a los esfuerzos de BDS, disuadir a los inversionistas extranjeros y convencer a las compañías extranjeras que operan en Israel para que reduzcan sus operaciones.

“Puede provocar que grandes empresas de inversión o fondos de pensiones que transportan acciones de varias compañías israelíes se deshagan de ellas porque, a su vez, operan en los asentamientos. Esto puede llevar a un efecto de bola de nieve que perjudicará en gran medida a la economía israelí”, aseguró un alto funcionario israelí.

El Ministerio de Relaciones Exteriores estima que el Comisionado de Derechos Humanos recibió la mayor parte de su información sobre las firmas israelíes de organizaciones sin fines de lucro israelíes que operan en los asentamientos e investigan actividades comerciales más allá de la Línea Verde.

En un esfuerzo por eludir la medida, el lobby pro israelí del Comité de Asuntos Públicos de Israel Estadounidense (AIPAC) estuvo trabajando en los EEUU para promover una legislación rápida en el Congreso, determinando que cualquier compañía que se deshaga de sus negocios de Israel será “capitulada” al boicot árabe y, por lo tanto, estaría en violación de la ley estadounidense.

Los esfuerzos del Consejo de Derechos Humanos para aislar a Israel -ejecutados a través de la oficina del comisionado- se vieron facilitados en gran parte por lo que Israel critica con frecuencia como la mayoría anti-israelí del organismo de la ONU que tiene un largo historial de parcialidad.

La directora ejecutiva de Bezeq Stella Handler publicó una publicación en Facebook hace 12 días en la que hizo pública la obertura que recibió del Comisionado de Derechos Humanos de la ONU. Después de que el Ministerio de Relaciones Exteriores se puso en contacto con ella, Handler tomó el puesto.

“Aquí hay algo que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU no quiere que sepan. Recibimos un mensaje del Asistente Especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Mohammad Ali Alnsour, quien nos comunicó que Bezeq iba a ser incluido en una lista de Israel compañías que operan en la Ribera Occidental. Nos pidió que mantuviéramos esa información confidencial y que no comenzásemos a comentar públicamente”, manifestó en la publicación de Handler en Facebook.

“Antes de comenzar, aquí hay algunos antecedentes sobre el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Desde su fundación en 2006, publicó 68 decisiones denunciando a Israel, lo que representa el 50 por ciento del total de resoluciones relativas a países específicos que el Consejo ha hecho. Ni a Siria, ni a Sudán ni a Yemen se le brindó tanta atención”, continuó el mensaje.

“No cooperaremos con una movida que es totalmente anti israelí. A pesar de los intentos del Consejo de dañar a Israel al dañar a Bezeq, le damos nuestro compromiso solemne de mantenernos enfocados en lo que hacemos mejor: brindar a todos los ciudadanos de Israel un servicio de calidad para proporcionar a nuestros empleados un lugar de trabajo justo y para generar ganancias para nuestros accionistas. Ese es nuestro papel como compañía de infraestructuras de comunicaciones de Israel”, concluyó Handler.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat