Inicio MEDIO ORIENTE La Autoridad Palestina despide a todos sus asesores y exige a sus ministros la devolución de bonos y beneficios

La Autoridad Palestina despide a todos sus asesores y exige a sus ministros la devolución de bonos y beneficios

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, despidió a todos sus asesores, en el marco de una crisis financiera que había provocado un importante recorte salarial. La situación se generó debido al conflicto fiscal que la Autoridad Palestina mantiene con Israel por el pago de salarios y subsidios a terroristas.

Agencia AJN.- La Oficina del Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, anunció el despido de todos los asesores presidenciales de una crisis financiera en la Margen Occidental que provocó profundos recortes salariales.

La oficina de Abbas no proporcionó detalles sobre el número de asesores o los costos involucrados, y dio a conocer la información a través de escueto comunicado difundido a través de WAFA, la agencia oficial de noticias de la Autoridad Palestina.

La medida se produce en el marco de la crisis generada por la decisión que tomó el gobierno israelí en febrero pasado de retener alrededor de 10 millones de dólares al mes en transferencias de impuestos. Se trata de parte del dinero que Israel recauda para la Autoridad Palestina en concepto de aranceles aduaneros gravados sobre bienes destinados a los mercados palestinos que transitan por sus puertos. Dicho monto alcanza unos 190 millones de dólares, que cada mes Israel transfiere al gobierno de la Autoridad Palestina.

Israel dedujo de esa cifra 138 millones de dólares, corresponde al recuento total de pagos mensuales de la Autoridad Palestina en 2018 a terroristas presos en Israel y a las familias de terroristas muertos.

Los palestinos presos por haber cometido atentados terroristas contra israelíes reciben dichos pagos, lo cual las autoridades israelíes consideran un incentivo financiero directo para llevar a cabo más ataques y acciones terroristas.

Los palestinos ven a los prisioneros como luchadores contra Israel, incluso aquellos que atacaron y mataron civiles, y aseguran que los fondos sirven para dar apoyo a las familias que han perdido a sus principales sostenes. A quienes resultan muertos en actos terroristas los califican de “mártires” y consideran que sus familias merecen el apoyo de las autoridades.

Tras el anuncio de la decisión del gabinete israelí, Abbas acusó a Israel de chantaje y se negó a aceptar la totalidad de las transferencias de impuestos, que representan alrededor del 65% de los ingresos de la Autoridad Palestina.

El gobierno en Ramallah redujo recientemente a la mitad los salarios de la mayoría de sus decenas de miles de empleados, para mantener a flote al gobierno.

Además de la disputa fiscal con Israel, la situación se vio agravada por el hecho de que Estados Unidos también ha recortado cientos de millones de dólares en ayuda a los palestinos a través de diversos programas.

A todo ello se suman las acusaciones por corrupción a Abbas y su gobierno, además de una amplia serie de beneficios que se adjudicaron.

Además del despido de los asesores , Mahmoud Abbas ordenó al ex primer ministro Rami Hamdallah y otros ministros del gabinete que devolvieran las bonificaciones que habían recibido. Documentos filtrados a principios de este año mostraron que el ex gabinete tecnocrático dio a sus miembros pagos sumamente generosos. Los documentos mostraban que el salario de los ministros había subido de 3.000 a 5.000 dólares por mes, un aumento del 67%, y que el salario del primer ministro se elevó a una cifra mensual de 6.000 dólares.

También se otorgó a todos los ministros un bono de gastos de vivienda por 10.000 dólares, que supuestamente está reservado a los funcionarios que viven fuera de Ramallah, donde la Autoridad Palestina tiene su sede. Sin embargo, todos los ministros, incluidos aquellos con vivienda establecida en la ciudad de Ramallah, lo recibieron.

El gobierno también infló el tipo de cambio, dándoles los pagos y subsidios con una prima del 17%.

Abbas había aprobado en secreto los aumentos, anulando una ley de 2004 que fijaba los salarios ministeriales. Los aumentos se aplicaron retroactivamente a 2014, cuando los miembros del gabinete asumieron sus cargos, lo que resultó en bonos por valor de decenas de miles de dólares.

Según informó la agencia WAFA, la decisión de hacer que los ministros devuelvan los aumentos recibidos sólos se aplica a aquellos que los recibieron en forma retroactiva.

Las revelación de estos pagos y beneficios ha generado enojo e indignación en la población palestina de la Margen Occidental, donde la Autoridad Palestina enfrenta problemas de liquidez y se ha visto obligada a recortar los salarios de los empleados del gobierno, que están muy lejos de las cifras que reciben los ministros y funcionarios de alto rango.

Por su parte, Hamdallah defendió los pagos cuando los documentos se filtraron en junio, diciendo que Abbas aprobó la solicitud al tener en cuenta el aumento de los costos de vida. Tras conocerse la noticia de que deberá reintegrar dichos beneficios, por el momento no ha realizado ninguna declaración o comentario.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat