Inicio MEDIO ORIENTE Líbano: Tribunal condena a 3 personas a trabajos forzados por colaborar con Israel

Líbano: Tribunal condena a 3 personas a trabajos forzados por colaborar con Israel

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Un tribunal libanés condenó a dos sirios y a un ciudadano libanés esta semana a trabajos forzados por presuntamente colaborar y ayudar a Israel, según la Agencia Nacional de Noticias del Líbano.

El martes, dos sirios, Mustafa Badri Ahmed y Badri Mustafa Ahmed, fueron condenados a varios años de trabajos forzados y despojados de sus derechos civiles por «comunicarse con oficiales del ejército israelí y proporcionarles información sobre miembros y centros de Hezbollah».

El miércoles, el ciudadano libanés Hassan Dawud Jaber fue condenado a siete años de trabajos forzados, despojado de sus derechos civiles, multado con un millón y medio de libras libanesas y le confiscaron sus dispositivos electrónicos. Fue condenado por intentar «comunicarse con el enemigo israelí y tratar con él proporcionándole información militar y de seguridad, incitando a la gente a lidiar con el enemigo, difundiendo la ideología sionista a través de las redes sociales y realizando actividades que incitarían a un conflicto sectario», según NNA.

Es ilegal que los ciudadanos libaneses traten con israelíes o personas o entidades con sede en Israel de cualquier forma, directa o indirectamente, incluso en entrevistas con los medios, según el Código Penal libanés de 1943 y la Ley de boicot antiisraelí libanesa de 1955.

La noticia se conoció mientras Líbano sigue profundizando su crisis. El caos desatado por la pandemia y la falta de conducción política ha desembocado en un profundo desabastecimiento producto de una crisis financiera sin precedentes en el país árabe.

La semana pasada se difundieron imágenes de un mercado libanés donde la gente, abarrotada, forcejea para llevarse alimentos. En medio de una marea de gritos y empujones, se puede ver a un hombre repartiendo bidones de aceite entre los consumidores desesperados.

Las dificultades económicas del país se agudizaron la semana pasada, cuando la libra libanesa se hundió hasta alcanzar 15.000 el dólar en el mercado negro -su nivel más bajo de la historia-, restando valor a los salarios de los ciudadanos, al tiempo que los precios de productos antes asequibles se disparaban. Desde entonces se ha recuperado hasta los 12.000.

Líbano ha estado lidiando con una red de crisis económicas y políticas desde finales de 2019 que han llevado a un desempleo desenfrenado, precios disparados, cierres de carreteras por manifestantes enojados y un gobierno sin un plan claro para frenar la crisis. Una catastrófica explosión en el puerto de Beirut en agosto, que mató a 190 personas y dejó una gran franja de la capital en ruinas, no hizo más que profundizar la miseria.

En un país donde la mayoría de los productos son importados, el colapso de la moneda no ha dejado ningún sector sin afectar.

Los precios de los alimentos habían subido un 400 por ciento hasta diciembre en comparación con el año anterior, según las estadísticas del gobierno, mientras que los precios de la ropa y el calzado habían subido un 560 por ciento y los de los hoteles y restaurantes más de un 600 por ciento.

Decenas de farmacias de todo el país se declararon en huelga el pasado viernes para protestar por las condiciones que les han dejado sin algunos medicamentos y han reducido sus beneficios. Profesionales como abogados, maestros, médicos y profesores universitarios han visto reducirse el valor de sus salarios. Muchos otros se han visto abocados a la pobreza.

En agosto, Naciones Unidas dijo que más del 55 por ciento de la población libanesa se había convertido en pobre, casi el doble que el año anterior. Y la situación ha empeorado desde entonces.

La crisis tiene su origen en el colapso de la política del banco central libanés de mantener la libra libanesa, o lira, vinculada al dólar a un tipo de cambio de aproximadamente 1.500 a 1 desde 1997. Eso permitía a la gente utilizar las dos monedas indistintamente y facilitaba a los comerciantes que vendían productos en libras convertir sus beneficios en dólares para pagar las importaciones.

Para muchos libaneses, el elemento más personal de la crisis es la tienda de comestibles, donde los productos que antes se consideraban básicos han desaparecido y otros esenciales han triplicado o cuadruplicado su precio. Se ha producido una carrera de productos básicos como el aceite, la harina, el azúcar y el arroz.

El Programa Mundial de Alimentos dijo en noviembre que los precios de los alimentos en Líbano habían aumentado un 423 por ciento desde octubre de 2019, el mayor salto desde que comenzó el monitoreo en 2007. Los precios han seguido subiendo desde entonces, ejerciendo una presión aguda sobre los pobres.

La crisis financiera del Líbano se intensificó el lunes, después de que el primer ministro designado, Saad al-Hariri, y el presidente Michel Aoun volvieran a fracasar en su intento de acordar un gobierno, lo que frustró las esperanzas de poner fin a cinco meses de disputas políticas que han paralizado los esfuerzos por revertir el colapso financiero.

La Liga Árabe advirtió que el estancamiento político «agrava el sufrimiento del pueblo libanés», y se ofreció «a hacer todo lo que se le pida para sanar la actual desavenencia» e instó el martes a los políticos libaneses a trabajar rápidamente para poner fin a un estancamiento político en su país y se ofreció a intervenir para ayudar a Líbano a superar la crisis.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat