Inicio MEDIO ORIENTE Hezbolá quiere destituir al juez que investiga la explosión del puerto de Beirut

Hezbolá quiere destituir al juez que investiga la explosión del puerto de Beirut

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- La organización terrorista respaldada por Irán exige que el gobierno actúe contra Tarek Bitar, lo que ha provocado la cancelación de la reunión del gabinete; todavía no se ha acusado a ningún funcionario del grupo en la investigación.

El grupo terrorista libanés Hezbolá y sus aliados pidieron el miércoles la destitución del juez que dirige la investigación sobre la enorme explosión del año pasado en el puerto de Beirut. La medida podría hacer descarrilar al nuevo gobierno del país incluso antes de que comience a abordar la crisis económica sin precedentes del Líbano.

El miércoles se canceló una reunión del gabinete después de que Hezbolá exigiera al gobierno una acción urgente contra el juez. Un ministro aliado de Hezbolá dijo que él y otros miembros del gabinete se retirarían si el juez Tarek Bitar no era destituido; se convocaron protestas contra el juez para el jueves.

Hezbolá, apoyado por Irán, y los políticos libaneses de alto nivel aliados han estado atacando a Bitar durante semanas, acusándolo de señalar a políticos para ser interrogados, la mayoría de ellos aliados de Hezbolá. Ninguno de los funcionarios de Hezbolá ha sido acusado hasta ahora en esta investigación, que lleva 14 meses. La investigación se suspendió temporalmente el martes en medio de los desafíos legales contra Bitar.

El legislador de Hezbolá, Hassan Fadallah, llevó las críticas un paso más allá el miércoles. Afirmó que Estados Unidos estaba interfiriendo en la investigación, tratando de implicar a Hezbolá y a sus aliados, y dictando cómo debía desarrollarse la investigación.

Las declaraciones de Fadallah respondían a las críticas del portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, al llamamiento del líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, a principios de semana, que pedía la destitución de Bitar. Price dijo que Washington apoya la independencia judicial de Líbano.

«Los jueces deben estar libres de amenazas e intimidaciones, incluidas (las de Hezbolá)», dijo Price el martes. «El terrorismo y las actividades ilícitas de Hezbolá amenazan la seguridad, la estabilidad y la soberanía de Líbano».

Price acusó a Hezbolá -designado grupo terrorista por Washington- de estar «más preocupado por sus propios intereses y los de su patrón, Irán, que por los intereses del pueblo libanés».

Fadlallah dijo que los comentarios de Price son una «nueva violación de la soberanía de Líbano» que expone «el alcance de la interferencia destinada a controlar y dirigir la investigación».

Bitar es el segundo juez que dirige la investigación sobre las causas de la detonación de miles de toneladas de nitrato de amonio almacenadas durante años en el puerto. Ha sido criticado por algunos políticos por lo que dicen que es una línea de investigación politizada y sesgada.

Bitar es conocido por no tener antecedentes de afiliación política. Su predecesor fue destituido a principios de este año, cuando altos funcionarios del gobierno implicados en el caso presentaron una demanda en la que planteaban «legítimas sospechas» contra él.

Las familias de las víctimas de la explosión del puerto, que mató al menos a 215 personas, hirió a miles más y devastó barrios enteros de la capital libanesa, se han unido a Bitar. El miércoles, advirtieron que no debían destituir al juez y exigieron al gabinete que se mantuviera al margen de los asuntos del poder judicial.

«Mantengan sus manos fuera del poder judicial», dijeron las familias en un comunicado.

Los comentarios de Hezbolá fueron los primeros en acusar a Washington de interferir en la investigación del puerto, lo que indica que el grupo militante estaba intensificando la campaña contra el juez de 46 años. Los grupos de derechos dicen que este hecho busca desacreditar la investigación.

No está claro cómo reaccionará el nuevo gobierno libanés del primer ministro Najib Mikati. Sólo el más alto tribunal libanés puede destituir a Bitar. Sin embargo, un organismo nombrado por el gobierno puede tomar medidas disciplinarias contra él.

Bitar ha emitido órdenes de detención contra dos ex funcionarios del gobierno, una medida poco habitual contra las arraigadas élites políticas del Líbano, donde la impunidad ha prevalecido durante décadas. Los dos siguen en libertad.

El Líbano ha estado más de un año sin un gobierno plenamente operativo, en medio de un regateo político sobre su composición y mientras la nación se hundía en una crisis financiera y un colapso económico sin precedentes. Mikati y su gabinete tomaron posesión el mes pasado.

Elie Hasrouti, cuyo padre murió en la explosión del puerto, dijo que las familias de las víctimas no vacilarían en su búsqueda de justicia. Consideran que la élite política libanesa es responsable de la explosión y afirman que muchos sabían de los productos químicos explosivos almacenados indebidamente en el puerto.

«No podemos seguir viviendo con ellos», dijo Hasrouti refiriéndose a los políticos libaneses. «No abandonaremos este caso».

Fuente: Times of Israel.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat