Inicio MEDIO ORIENTE ¿Apoyarán los evangélicos americanos la anexión de partes de Judea y samaria?

¿Apoyarán los evangélicos americanos la anexión de partes de Judea y samaria?

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- ¿Apoyarán los evangélicos americanos al Primer Ministro Benjamin Netanyahu si decide anexar inmediata y unilateralmente -o aplicar la soberanía israelí sobre- alrededor del 30% de la tierra comúnmente conocida como “Cisjordania”, y a la que la Biblia se refiere como “Judea y Samaria”, a partir del próximo mes?

Es una pregunta interesante, que me han hecho una y otra vez en las últimas semanas funcionarios israelíes, líderes árabes, analistas de Oriente Medio y periodistas aquí en Israel.

Sin embargo, la mayoría de los evangélicos en los EE.UU. ni siquiera han oído hablar del “debate de la anexión”. En los últimos dos meses, no he recibido un solo correo electrónico, texto o llamada telefónica de un evangélico americano sobre esto. Ni siquiera de los líderes. Algunos probablemente están vigilando la discusión, pero la gran mayoría no lo está. ¿Por qué? Porque se concentran, con razón, en asuntos domésticos mucho más urgentes – COVID-19, cierres, desempleo masivo, cómo reabrir la sociedad y reiniciar la economía, cuándo reabrir sus iglesias, cómo lidiar con el horror del asesinato de George Floyd y cómo reformar el sistema de justicia criminal mientras se restablece la ley y el orden en las ciudades americanas asediadas por disturbios y saqueos.

Dicho esto, para aquellos aquí en Israel y en el mundo árabe que están comprensiblemente interesados en cómo los evangélicos pueden reaccionar, permítanme dividir el tema en una serie de preguntas y ofrecer mi mejor evaluación de cada una. Tales evaluaciones se basan en una extensa encuesta de evangélicos que he encargado en los últimos años, así como en conversaciones con miles de pastores, líderes de ministerios y miembros de base.

En primer lugar, ¿le gustaría a la mayoría de los evangélicos estadounidenses que Israel incorporara pacíficamente más del corazón bíblico de Judea y Samaria al actual y moderno Estado soberano de Israel, siempre que no infrinja la capacidad de los palestinos de vivir en condiciones de seguridad y de construir un futuro más próspero para ellos mismos? Por supuesto.

En segundo lugar, ¿quieren los evangélicos ver una explosión de tensión, o incluso nueva violencia, con los palestinos que podría desencadenarse por la anexión israelí? No, en absoluto.

Tercero, ¿quieren los evangélicos ver a Jordania retirar su embajador y suspender su tratado de paz con Israel, o ver al monarca hachemita sacudido por la inestabilidad, los disturbios y/o la violencia como resultado de tal movimiento israelí? De ninguna manera.

Cuarto, ¿quieren los evangélicos ver a Israel golpeado con condenas internacionales, boicots y sanciones que podrían resultar de la anexión? No.

Quinto, si Israel renunciara a cualquier anexión inmediata y se centrara primero en asegurar un nuevo e histórico tratado de paz con un Estado árabe como Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Omán, Arabia Saudita o Marruecos – y lo hiciera con la activa ayuda diplomática de la administración del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump – ¿podrían los evangélicos americanos preferir esto a todos los problemas y complicaciones que la anexión podría traer? Creo que sí. Sobre todo, los evangélicos quieren que Israel sea más seguro, más fuerte y más pacífico, no necesariamente más grande. Sí, la mayoría de los evangélicos creen que la profecía de la Biblia indica que un día Israel tendrá toda la tierra prometida a Abraham, que es mucho más territorio del que tiene hoy Israel. Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia, y ciertamente no en el Nuevo Testamento, se ordena a los creyentes que se centren en la expansión del territorio de Israel. Más bien, el énfasis una y otra vez está en la paz. El Rey David nos ordenó “orar por la paz de Jerusalem” (Salmo 122:6). Jesús nos dijo que “benditos sean los pacificadores”. El apóstol Pablo nos dijo que “si es posible, en la medida en que dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres”. (Romanos 12:18)

Sexto, ¿los evangélicos votarán por Trump en mayor número si le da a Israel la luz verde para anexar grandes franjas de Judea y Samaria? No lo creo. La mayoría de los evangélicos ya creen que Trump es el presidente más pro-israelí de la historia americana. Si pudiera hacer un tratado de paz entre Israel y un país árabe, eso ciertamente daría energía a los evangélicos. Incluso podría ganar a algunos independientes e incluso a algunos demócratas pro-israelíes. Apoyar una anexión inmediata es poco probable que mueva la aguja, sin embargo, e incluso podría resultar contraproducente para Trump con los evangélicos y otros votantes si la violencia y el caos estallan.

Veamos los números.

En marzo, justo antes del estreno de mi último thriller político – El Asesino de Jerusalem, sobre un presidente americano que organizaba una cumbre de paz en Jerusalem entre Israel y Arabia Saudita – encargué una encuesta nacional a 1.000 probables votantes americanos para entender mejor cómo ven los americanos el proceso de paz de Oriente Medio. La firma que utilicé fue McLaughlin & Associates, cuyo fundador, John McLaughlin, hace encuestas tanto para Trump como para el Primer Ministro Benjamin Netanyahu.

Encontramos que el 49% de los americanos aprobaron el “Acuerdo del Siglo” de Trump y los esfuerzos continuos de la administración para ayudar a los israelíes y palestinos a hacer la paz. Sólo el 27% lo desaprobaba, mientras que el 24% dijo que no sabía lo suficiente sobre el plan del presidente para responder.

Entre los blancos, nacidos de nuevo, los cristianos evangélicos, los números eran significativamente más altos. El 65% dijo que aprobaba el plan de paz de Trump. Sólo el 15% lo desaprobaba. El resto no estaba seguro.

En ese momento, no preguntamos sobre la anexión porque parecía ser un tema inminente. Qué rápido han cambiado las cosas.

Sin embargo, hicimos otras dos preguntas relevantes para esta discusión.

“Si los líderes palestinos no están listos o dispuestos a hacer la paz con Israel, ¿qué deberían hacer los Estados árabes del Golfo como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Omán?”.

Sólo el 18% de todos los americanos – y el 17% de los evangélicos – dijeron que “los Estados árabes del Golfo deben seguir siendo solidarios con el liderazgo palestino y negarse a negociar y firmar sus propios tratados de paz con Israel”.

Por el contrario, el 45% de todos los americanos – y el 55% de los evangélicos – dijeron que “los Estados árabes del Golfo ya no deberían esperar al liderazgo palestino sino que deberían avanzar inmediatamente en la negociación y firma de sus propios tratados de paz con Israel”.

También preguntamos esto: “En 1979, Egipto firmó un tratado de paz con Israel. En 1994, Jordania firmó un tratado de paz con Israel. Sin embargo, esto fue hace más de 25 años. Si otro líder árabe musulmán hiciera pronto una verdadera paz con Israel, incluso visitando Jerusalem y hablando honesta y calurosamente al pueblo de Israel y a su parlamento, ¿cambiaría eso su opinión sobre ese líder árabe y su nación?”.

Los resultados fueron intrigantes. El 51% de los americanos y el 53% de los evangélicos dijeron que verían más positivamente a un líder árabe musulmán.

En resumen: Los evangélicos americanos aman profundamente a Israel, pero no prestan ni un poco de atención al debate sobre la anexión. Ciertamente lo harán si crea una nueva explosión o condenas internacionales a Israel. Y es poco probable que Trump consiga algún rebote electoral entre los evangélicos dando a Israel luz verde para la anexión. Sin embargo, es probable que consiga un rebote significativo ayudando a Israel a hacer la paz con otro Estado árabe, ya que los líderes palestinos claramente no están preparados.

Fuente: Israel Noticias

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat