Inicio MEDIO ORIENTE Análisis: Israel camina por una delgada línea entre la guerra y la paz

Análisis: Israel camina por una delgada línea entre la guerra y la paz

Por Iton Gadol
0 Comentario

Por Anna Ahronheim

La violencia que estalló en el Monte del Templo en Jerusalem fue como una escena repetida: violentos alborotadores armados con piedras, bengalas y tablones de madera se enfrentaron a cientos de policías de Israel bien armados.

Cerca de 500 palestinos fueron arrestados y decenas resultaron heridos.

Fue una escena que el año pasado llevó a Hamás a disparar siete cohetes desde la Franja de Gaza hacia Jerusalem, lo que llevó a un conflicto de 11 días, denominado Operación Guardián de los Muros por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI). Este año, hasta ahora, solo ha habido advertencias de Fatah, Hamás y otros grupos terroristas en el enclave costero bloqueado, diciendo que Jerusalén es su línea roja que no se puede cruzar.

Las fuerzas de seguridad israelíes, que ya están fuertemente desplegadas en Cisjordania y dentro de las ciudades israelíes debido a una serie de ataques terroristas mortales a principios de este mes, no quieren que la situación se intensifique.

El Monte del Templo y la Mezquita al-Aqsa son considerados sagrados por millones de judíos y musulmanes, y en el mes de Ramadán decenas de miles de musulmanes rezan allí a diario. El viernes por la mañana, seis horas después de que estallaran los enfrentamientos más violentos desde el comienzo del Ramadán, 50.000 árabes acudieron al lugar de culto.

Pacíficamente.

Pero lo que sucede después de las oraciones de la mañana es todo menos pacífico. Las fuerzas de seguridad caminan sobre una delgada línea entre mantener seguros a los israelíes y, al mismo tiempo, no sobrepasar la línea para restringir la libertad religiosa, ya sea islámica o judía.

Varios judíos israelíes radicales han sido arrestados por intentar ingresar al recinto del Monte del Templo para realizar sacrificios rituales allí en los últimos días.

El domingo por la mañana, la policía de Israel ingresó una vez más al complejo del Monte del Templo después de que los palestinos intentaran bloquear el ingreso de los visitantes judíos al sitio. La policía dijo que cientos de jóvenes enmascarados habían vuelto a almacenar rocas y barras de hierro para evitar que los judíos ingresaran al recinto.

Más tarde esa mañana, varios autobuses que se dirigían hacia el Muro Occidental en la Ciudad Vieja fueron atacados por palestinos que arrojaron grandes piedras. Varios pasajeros, incluida una niña de 13 años, resultaron heridos.

Los videos del complejo desde el viernes, que incluyen imágenes de policías golpeando a los fieles y granadas de gas explotando en la propia mezquita, podrían haber sido la combinación necesaria para encender los lanzacohetes en Gaza.

Durante el último mes de tensión, con cerca de 20 palestinos asesinados desde principios de mes, Hamás se ha abstenido de lanzar cohetes y ha trabajado para evitar que otras facciones en la Franja hagan lo mismo.

Las incursiones de las FDI en las ciudades cisjordanas de Jenin, Tulkarm, Nablus y las aldeas vecinas han sido violentas y mortales.

Pero el líder del grupo, Yahya Sinwar, no puede permanecer en silencio cuando Jerusalem y al-Aqsa se encienden.

El domingo por la tarde, se activó una sirena de cohete entrante en Nahal Oz, que se encuentra en la frontera con Gaza. Si bien los morteros cayeron dentro de la Franja de Gaza y se canceló la alerta, solo muestra cuán volátil es la situación.

Las comunidades fronterizas de Gaza, que tienen apenas unos segundos para correr en busca de refugio después de que suenan las sirenas, han sido las más afectadas por la mayoría de los cohetes disparados desde el enclave gobernado por Hamás. Están en la primera línea y, a diferencia de las respuestas israelíes a los cohetes que se disparan contra Jerusalem o Tel Aviv, rara vez hay respuestas reales de Israel cuando estas comunidades fronterizas son el objetivo.

Israel ha prometido que responderá con toda su fuerza a cualquier violencia que provenga de Gaza, pero con una situación tan explosiva, las FDI tienen que equilibrar la seguridad de los civiles israelíes frente a otra guerra en toda regla.

Es una tarea ingrata, y no importa lo que hagan las fuerzas de seguridad israelíes, serán culpadas por un lado o por el otro.

O están haciendo demasiado o no están haciendo lo suficiente.

Publicado en The Jerusalem Post – Traducción: AJN

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat