Inicio ISRAEL Opinión. Israel, de líder en vacunación al abrupto estancamiento: un fenómeno que preocupa

Opinión. Israel, de líder en vacunación al abrupto estancamiento: un fenómeno que preocupa

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN (por David Horovitz, para The Times of Israel).- La campaña de vacunación de Israel, que es la más importante del mundo, ha bajado su ritmo drásticamente. Cualquier israelí mayor de 16 años puede vacunarse desde hace una semana y, según todos los indicios, el Estado judío cuenta con abundantes suministros y personal médico dispuesto a inocular a todos los interesados, un privilegio extraordinario, cuando la mayor parte del resto del mundo no tiene ninguno de los dos.

Las organizaciones de mantenimiento de la salud israelíes dicen que tienen la capacidad combinada de administrar más de 200.000 vacunas al día; el 21 de enero, de hecho, 230.000 israelíes recibieron su primera o segunda dosis, según muestran las estadísticas del Ministerio de Salud.

Pero a medida que se ha ampliado la elegibilidad, la demanda se ha estancado: en los últimos siete días hasta el 10 de febrero se administraron menos de 700.000 vacunas, lo que supone un descenso con respecto a las 850.000 de la semana anterior (hasta el 3 de febrero), que a su vez fue significativamente inferior a los más de 1,25 millones de la semana anterior (hasta el 27 de enero).

Hasta el jueves por la mañana, unos 3,7 millones de los 9,3 millones de israelíes (aproximadamente el 40%) se habían vacunado por primera vez, y 2,3 millones de ellos también se habían vacunado por segunda vez. Estas cifras podrían y deberían haber sido significativamente mayores. De acuerdo a su capacidad, Israel podría estar entrando en la recta final de las primeras dosis para los israelíes que cumplen los requisitos; en cambio, esta semana se registró una media de 50.000 vacunaciones al día.

Las organizaciones de salud dicen que están desconcertadas y que no saben qué hacer al respecto. «No tenemos ninguna explicación de por qué la gente no viene», dijo el lunes Dganit Barak, del proveedor médico Clalit, mientras las imágenes de televisión mostraban el amplio centro de inoculación Arena de Jerusalem casi desierto. «Enviamos mensajes diciendo a la gente que venga a vacunarse, pero aún así la respuesta es baja», añadió Barak, con preocupación.

Su colega, la doctora Orly Weinstein, se hizo eco el martes: «Ahora incluso estamos llamando a la gente. Los médicos de cabecera están llamando a sus pacientes para decirles que vayan a vacunarse».

Dada la demostrable falta de entusiasmo, se podría llegar a la conclusión de que Israel ha superado la pandemia y/o que las vacunas están resultando ineficaces o peligrosas. Pero nada de eso es cierto.

Untitled-1-4

Alto grado de contagio

Israel ha llegado a tener la tasa de contagio más alta de la OCDE, aunque en los últimos días se ha producido una ligera mejora. El miércoles se registraron «sólo» 5.540 nuevos casos, frente a la media reciente de unos 7.000 contagiosdiarios. Sigue registrando casi 150 nuevos casos graves al día, y cerca de 50 muertes diarias, a pesar del cierre nacional que ha regido durante semanas, con los sectores privado y público en gran parte cerrados en lo que se supone que ha sido un bloqueo particularmente estricto durante parte de ese tiempo.

Mientras tanto, el comienzo temprano de la vacunación significa que Israel presenta la primera investigación del mundo de este tipo que muestra que las vacunas son tan eficaces como los ensayos de Pfizer, y que los efectos secundarios son ampliamente insignificantes. Apenas una cuarta parte de los millones de israelíes vacunados ha informado a sus médicos de algún efecto secundario. Las estadísticas del Ministerio de Salud publicadas el martes, recopiladas sobre la base de unos 4,7 millones de vacunaciones de primera y segunda dosis, mostraron un total de 43 hospitalizaciones, la mayoría de ellas de personas con enfermedades preexistentes, 28 de ellas en el grupo de edad de más de 60 años, y sólo cuatro de ellas entre los menores de 40 años.

El Dr. Tal Brosh, jefe del departamento de enfermedades infecciosas del Hospital Assuta de Ashdod, declaró a Radio Israel el jueves por la mañana que no ha habido ni una sola muerte atribuible a la vacuna desde que Israel empezó a vacunar.

Entonces, si es evidente que no se ha vencido al COVID, y si las vacunas son manifiestamente fundamentales para vencerlo, ¿por qué los israelíes no están acudiendo en masa a los centros de inoculación?

Evidentemente, la demanda ha disminuido a medida que los israelíes de más edad se han vacunado y se ha invitado a los más jóvenes, a quienes ahora hay que implorar que se vacunen. Los más jóvenes, aún soy capaz de recordar, suelen creerse invencibles. Y esa sensación puede haberse visto exacerbada, en lo que respecta al COVID, por los datos que durante meses mostraron que los ancianos y las personas con condiciones médicas preexistentes eran los más expuestos a la pandemia. Sin embargo, últimamente, debido en parte a la variante británica, están aumentando los casos graves entre los israelíes de menor edad.

Además, vacunarse como adulto es una experiencia atípica. La mayoría de las vacunas las recibimos de niños, cuando los padres toman las decisiones por sus hijos. Por supuesto, los viajeros no se lo piensan dos veces a la hora de ponerse las vacunas necesarias para visitar ciertos países, pero esa es una situación en la que prevalece el interés directo y estrecho. Es evidente que la convicción de que existe un interés propio, estrecho y muy personal para vacunarse contra el COVID aún no tiene suficiente eco.

Untitled-3-3-640×400

Alta desconfianza

Y luego hay otros dos factores relacionados, ambos globales pero con aspectos particularmente israelíes: la asombrosa incapacidad en nuestra época de distinguir la verdad de la falsedad, y el inmenso escepticismo del público sobre lo que le dicen las personas con autoridad sobre casi todo.

La ciencia de las vacunas contra el COVID es sólida. Pero es evidente que la fe del público se ha visto socavada en cierta medida por el cúmulo de noticias falsas que afirman que la vacuna es peligrosa, con una avalancha de mensajes en las redes sociales, incluso de «rabinos famosos», que afirman despreciablemente que la vacuna causa infertilidad, reacciones alérgicas graves e incluso la muerte. Las plataformas de las redes sociales han tardado en desmontar las mentiras, y los medios de comunicación convencionales no siempre han sido eficaces a la hora de poner de relieve los datos científicos.

Por ejemplo, el lunes, en el canal de televisión más visto de Israel, el Canal 12, la organizadora de un grupo de Facebook que publicaba un post en el que se instaba a los israelíes a pedir cita para la vacuna y a no acudir a ella, de modo que las dosis tuvieran que ser desechadas, dispuso de largos minutos para exponer sus argumentos ante una presentadora claramente poco preparada. Su posición luego fue «rebatida» por un experto de modales suaves, cuyas amables réplicas, cuando se le permitía intervenir, no estaban a la altura de la ferocidad de la invitada.

Que los que no se vacunan ponen en riesgo a otros -incluidos los que se han vacunado, ya que las vacunas ofrecen un 95% de protección, no el 100%-, que aumentan la carga y el riesgo para el personal médico si enferman, que desvían los recursos de los servicios sanitarios de otros cuidados vitales… ninguno de estos puntos se expuso en el segmento.

Por el contrario, el miércoles por la mañana, el Dr. Brosh, de Assuta, fue invitado a responder a las preguntas sobre las vacunas y se le concedió mucho tiempo de emisión. Pudo explicar con calma que los efectos secundarios de las vacunas surgen en su mayoría de inmediato y no años después, e invitó a los oyentes que se preguntaban si debían vacunarse a llegar a sus propias conclusiones sobre el equilibrio entre un riesgo teórico y altamente improbable de efectos secundarios en el futuro y el peligro manifiesto del COVID-19 aquí y ahora.

Una encuesta de opinión publicado el martes por la noche por el Canal 11 de Israel, entretanto, subrayó el grado en que la desconfianza de los israelíes en la gestión de esta crisis por parte del gobierno puede estar socavando la confianza pública en la batalla contra el coronavirus. Un 56 por ciento de los encuestados dijo que el juicio por corrupción del primer ministro Benjamin Netanyahu estaba influyendo en su gestión de la pandemia, otro 17 por ciento dijo que no sabía si ese era el caso, y sólo el 27% estaba convencido de que sus políticas en materia de COVID no se veían afectadas por sus problemas legales.

Este alto nivel de desconfianza no explica directamente el menor interés de los israelíes por la vacunación, pero muestra lo turbias que están las aguas: muchos israelíes creen que la política de cierre del primer ministro ha sido moldeada por su confianza en sus socios ultraortodoxos de la coalición, y su necesidad de contar con su apoyo en las elecciones del próximo mes. Por lo tanto, un importante sector cree que todo el país se ha mantenido bajo un cierre porque el mandatario no se atreve a enfadar a su electorado ultraortodoxo, en cuya comunidad muchas escuelas han permanecido abiertas desafiando las leyes y donde el contagio ha sido a menudo desproporcionadamente alto.

.

Toda la gestión de la coalición frente al COVID-19 ha estado sesgada por la política, se quejó Moshe Fadlon, el veterano alcalde de Herzliya, en la Radio del Ejército el miércoles por la mañana, al anunciar que junto con otras dos autoridades locales cercanas planeaban desafiar al gobierno nacional y reabrir las escuelas en los próximos días. Los grupos hoteleros también han anunciado sus planes de reapertura, les deje o no el gobierno.

En las últimas semanas, los comercios y restaurantes han desafiado sistemáticamente las restricciones específicas de cierre, protestando porque simplemente no pueden soportar los costes financieros de permanecer cerrados por más tiempo, y quejándose de que es injusto e insostenible que se les aplique una ley que está siendo incumplida de forma tan descarada e indulgente en el sector ultraortodoxo.

Cuando un gobierno desconfía enormemente de su gestión general de una pandemia, y cuando los ciudadanos hasta ahora respetuosos de la ley se sienten obligados a infringir las leyes diseñadas para salvar vidas, no es sorprendente que la confianza y el interés del público en una campaña de vacunación impulsada por el gobierno tampoco sean tan elevados como debieran.

Incentivos para la vacunación

Yuval Steinitz, un ministro de la coalición de Netanyahu, sugirió la semana pasada, en una de las interminables sesiones que pasan por reuniones del gabinete en estos días, que Israel debería hacer obligatoria la vacunación. Se nos dice que fue rápidamente rechazada. Tal medida sería considerada casi con toda seguridad ilegal, pero también está mal concebida.

El incentivo, más que el castigo, es el camino a seguir. Los grupos hoteleros rebeldes están planeando abrir sólo a los huéspedes que han sido vacunados o que tienen pruebas COVID negativas. Los restaurantes están haciendo lo mismo. El gabinete se ve ahora arrastrado en la misma dirección, con la intención de reabrir gimnasios, cafés, eventos culturales y demás, pero sólo a los vacunados y a los que tengan una prueba de coronavirus negativa, al tiempo que se cobra por las pruebas para fomentar aún más la vacunación.

En su comparecencia del lunes en el Canal 12, la mujer que está detrás del grupo de Facebook ya eliminado protestó porque era injusto que se enfrentara a ser tratada «como una ciudadana de segunda clase» al prohibírsele el acceso a los centros comerciales por no querer vacunarse. Con suerte, una reapertura gradual de Israel sólo para aquellos que se han vacunado debería constituir un poderoso incentivo.

Las burlas a los antivacunas también pueden ayudar. El programa de sátira «Eretz Nehederet» («País maravilloso») del Canal 12 recicló esta semana un viejo sketch en el que aparecía la madre fundadora de un «grupo anti semáforo», dedicado a enseñar a los niños a ignorar las señales de paso de peatones al cruzar la calle. «Golpear el parachoques es la opción informada», declaraba. «¿Quién ha dicho que hay que evitar ser atropellado?».

Sí. Omitir la vacuna que salva vidas es la elección informada. ¿Quién ha dicho que hay que evitar una pandemia mortal?

Lamentablemente, en cualquier caso, el gran peso de las pruebas directas que demuestran la continua vulnerabilidad a la COVID de quienes no se vacunan acabará poco a poco con todo el escepticismo, salvo el más arraigado. Los extremistas antivacunas seguirán sin ser persuadidos, pero hay que creer que una abrumadora mayoría aún puede obedecer al sentido común para salvar vidas.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat