Inicio ISRAEL Más de 100 mil israelíes asistieron a las protestas en Tel Aviv contra la reforma judicial del gobierno

Más de 100 mil israelíes asistieron a las protestas en Tel Aviv contra la reforma judicial del gobierno

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Unos 80.000 israelíes se congregaron el sábado por la tarde en la plaza Habima de Tel Aviv, bajo una lluvia intermitente, para protestar contra los planes del gobierno de reforma del sistema judicial israelí, tras una semana de creciente tensión y dura retórica entre partidarios y detractores de la reforma.

Los organizadores de la protesta dijeron posteriormente que, según sus estimaciones, más de 100.000 israelíes asistieron a la manifestación en la plaza Habima. Miles de personas se congregaron también en Haifa y ante la residencia del presidente Isaac Herzog en Jerusalem, según los organizadores.

Tras la manifestación central, unos 200 manifestantes se dirigieron al intercambiador de HaShalom e intentaron avanzar hacia la autopista Ayalon, pero fueron detenidos por las fuerzas policiales. Grupos más pequeños de manifestantes intentaron sortear el bloqueo policial y fueron retenidos posteriormente por las fuerzas policiales.

El jefe de policía Shabtai sigue recibiendo información actualizada sobre las manifestaciones que tienen lugar en varios puntos del país, según la Policía de Israel.

Durante la protesta de Jerusalem, los agentes de policía habrían detenido a manifestantes que enarbolaban banderas palestinas, según muestran imágenes compartidas en Twitter por el grupo activista de izquierdas Free Jerusalem. Esto se produce después de que el ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, ordenara a la policía retirar cualquier bandera palestina que ondeara en espacios públicos.

La reforma prevista está encabezada por el ministro de Justicia, Yariv Levin, y el presidente de la Comisión de Constitución, Derecho y Justicia de la Knesset, Simcha Rothman, del Partido Sionista Religioso. El plan pretende dar a la Knesset -el poder legislativo de Israel- y a su gobierno un mayor control sobre el sistema judicial.

Esto incluye dar a la Knesset, con una mayoría de 61 MK, el poder de anular las sentencias del Alto Tribunal; dar a la coalición poder total para nombrar a los jueces del Alto Tribunal; anular el «factor de irrazonabilidad jurídica», que el Alto Tribunal utiliza para bloquear las decisiones tomadas por el gobierno; y hacer que los asesores jurídicos del gobierno sean nombramientos personales de sus ministros y bloquear su capacidad de emitir dictámenes jurídicos vinculantes.

El presidente del Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel, el juez jubilado del Alto Tribunal Ayala Frocaccia, tomó la palabra en primer lugar y dijo que «algo muy profundo se ha roto en nuestro contrato social, en el marco de las normas acordadas a lo largo de los años del Estado».

«Estamos al principio de una nueva era en la que hay una nueva definición de democracia: no una democracia basada en valores, sino una democracia truncada que se basa enteramente en la ‘voluntad del votante’, que ya no da peso a otros valores democráticos fundamentales».

«No podemos aceptar como sociedad liberal la destrucción de los valores que están en la base de nuestro sistema. Lucharemos con todos los medios legales a nuestro alcance para bloquear el vertiginoso retroceso de años luz en el concepto de las relaciones gobierno-ciudadano. Lucharemos como individuos, como grupos y como un amplio público por los valores de nuestro país.

«Nos encontramos en una encrucijada crucial respecto a los valores del futuro del Estado de Israel. Con fuerzas conjuntas, y por medios legales, haremos todo lo posible para proteger los valores de este país, para que tengamos un país que no sólo sea fuerte e inteligente, sino también un país bueno y hermoso», dijo Frocaccia.

El presidente del Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel, el abogado Eliad Shraga, llamó a los manifestantes «hijos de la luz», implicando que el gobierno eran agentes de la «oscuridad». Dirigió a la multitud en llamamientos de «libertad, igualdad, calidad de gobierno». Shraga pidió al presidente Herzog que declarara que Netanyahu no era apto para ejercer de primer ministro. Calificó la manifestación de «comienzo del contraataque» y dijo que lideraría un intento de instituir una constitución y unos derechos humanos.

Los manifestantes entonaron una canción que suele cantarse en Janucá, que incluye las palabras «vinimos a alejar la oscuridad, en nuestras manos la luz y el fuego».

Otra de las oradoras fue Orah Peled-Nakash, que fue la primera mujer en terminar el Curso de Oficiales de la Marina de Israel, y sólo pudo hacerlo gracias al Tribunal Superior, que allanó el camino para que las mujeres desempeñaran funciones que antes les estaban vedadas.

«Estamos aquí porque no hemos perdido la esperanza, ¡nosotras somos la esperanza!

Los vítores más sonoros fueron para la ex Ministra de Justicia, Tzipi Livni.

«Un gobierno en Israel fue a la guerra contra las propias instituciones democráticas, para gobernar sin estrecheces. No hay debate, no hay crítica legítima, sino toma política. No, las elecciones no dan a los que están en el poder para destruir la propia democracia.

«Veneno, mentiras, calumniarnos unos a otros, marcar como enemigo a cualquiera que piense lo contrario; todo para que nos desmoronemos en pedazos y nos debilitemos como sociedad ante el gran ataque, el desmantelamiento del muro defensivo de la democracia en todos sus frentes.

«Os detendremos y no transigiremos. Porque la democracia en Israel, nuestra libertad y nuestros derechos no son parte del comercio político.

«Pueden llamarnos traidores, pero somos nosotros quienes protegemos la patria de ellos. Pueden amenazarnos con esposarnos, pero no tenemos miedo», afirmó Livni.

Otros oradores fueron Dan Netanyahu, primo hermano del actual primer ministro. Dijo que su madre, Shoshana Netanyahu, tía de Bibi, que fue juez del Tribunal Supremo, se habría opuesto a la reforma si estuviera viva.

Dan Netanyahu dijo que «muchos en Israel y en el mundo» veían similitudes entre las reformas propuestas y la «ley habilitante» de la Alemania nazi, que les permitió superar cualquier barrera legal a su plan.

La demostración también incluyó intervalos musicales a cargo de Ivri Lider y Chemi Rodner.

Entre los políticos que participaron en la manifestación se encontraban el presidente de Unidad Nacional y ex ministro de Defensa, MK Benny Gantz, la presidenta de los laboristas, MK Merav Michaeli, el presidente de Ra’am, MK Mansour Abbas, Hadash-Ta’al MK Ayman Odeh, y muchos políticos de Yesh Atid y del resto de partidos de la oposición.

Los organizadores de la manifestación se negaron a permitir que los políticos actuales hablaran a la multitud para enviar el mensaje de que la manifestación no era sólo de un bando político.

A lo largo de la manifestación, la multitud coreó «Bibi, vete a casa», «Desgracia» y «Democracia».

El ministro de Seguridad Nacional, MK Itamar Ben-Gvir, declaró durante la manifestación que la Policía de Israel le había advertido de que un grupo de «anarquistas» planeaba bloquear la autopista Ayalon. Ben-Gvir pidió a la policía que no les permitiera las «imágenes que querían» y que los tratara exactamente como trataría a «etíopes, haredim y colonos». Ben-Gvir también expresó su satisfacción por el hecho de que no hubiera símbolos nazis en la protesta, según el informe.

El ministro de Cultura y Deportes, Mickey Zohar, declaró: «Las manifestaciones son una expresión democrática aceptable, igual que las elecciones democráticas. Esta noche había decenas de miles de personas en la manifestación. En las elecciones celebradas aquí hace dos meses y medio acudieron millones. Prometimos a los ciudadanos un cambio, prometimos gobernabilidad, prometimos reformas y cumpliremos estas promesas».

A primera hora de la tarde, el Movimiento Banderas Negras emitió un comunicado en el que prometía luchar contra «el golpe de Estado del [primer ministro Benjamin] Netanyahu».

«El pueblo judío no renunciará a su libertad por la tiranía del Bibismo», decía la declaración. «Las peligrosas acciones de Netanyahu llevadas a cabo a través del ministro de Justicia, Yariv Levin, están poniendo en peligro la visión sionista».

El grupo de protesta pidió además a los agentes de la Policía de Israel que «actúen con dureza contra los provocadores que plantará el bando fascista. Garanticen una protesta democrática: también luchamos por ustedes y sus familias», añadió.

Los líderes y organizadores de las protestas siguieron pidiendo el sábado a los agentes de policía que «garanticen la seguridad de los manifestantes y les permitan ejercer plenamente su derecho a protestar y su libertad de expresión».

La líder laborista MK Merav Michaeli, que previamente había confirmado su intención de asistir a las manifestaciones, también pidió a la policía que permitiera la celebración de protestas pacíficas, añadiendo que se trata de «una lucha por la verdad y por los valores. Una lucha por los derechos y por la libertad».

«Estaré allí junto con los MK y los miembros del Partido Laborista para garantizar que se protegen vuestros derechos como manifestantes», añadió Michaeli. «No podemos dirigir esta protesta por control remoto.

«También pido a la policía que actúe con responsabilidad y profesionalidad. No sois instrumentos en el juego de nadie. Aunque el ministro de Seguridad Nacional [Itamar Ben-Gvir] intente por todos los medios controlaros, vosotros sois la policía».

“Ustedes son los guardianes del público y su responsabilidad es proteger al público, no actuar en su contra”, dijo Michaeli en un mensaje a los agentes de policía.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat