Inicio ISRAEL Los israelíes pagan el retraso en la sustitución de las centrales eléctricas de carbón

Los israelíes pagan el retraso en la sustitución de las centrales eléctricas de carbón

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- El 1 de enero de 2023 las tarifas eléctricas israelíes subirán un 8,2%, tras haber subido ya un 8,6% en agosto de 2022. Oficialmente, la razón de las subidas es la guerra entre Rusia y Ucrania y la consiguiente crisis energética mundial, con un aumento del 150% en los precios del carbón durante el año pasado, mientras que el 22% de la electricidad de Israel sigue produciéndose a partir del carbón.

Más de una década después de los grandes descubrimientos israelíes de gas natural en los yacimientos de Tamar y Leviatán, el país aún no ha logrado alcanzar su objetivo declarado de eliminar progresivamente la producción de electricidad a partir de carbón en favor del gas natural de origen marino, más limpio y barato, y no sujeto a la volatilidad de los mercados mundiales.

Pero las centrales de Hadera y Ashkelon aún no se han reconvertido totalmente para pasar de la producción de carbón a la de gas natural, y los consumidores de electricidad israelíes deben pagar caro este retraso. La subida de tarifas del 8,6% el mes que viene podría haberse suavizado si el Gobierno decide prorrogar la suspensión del impuesto especial sobre las importaciones de carbón, con un coste de 500 millones de NIS para las arcas del Estado.

A los precios actuales, cada kWh de electricidad producido a partir de carbón cuesta 0,25 NIS más que un kilovatio producido a partir de gas natural. Israel produce actualmente 15.000 millones de kWh a partir del carbón. En otras palabras, el sobrecoste que paga el sector eléctrico por el uso del carbón en comparación con el gas asciende a 3.750 millones de NIS anuales. Todas las conversiones de carbón a gas natural en las centrales eléctricas de Israel deberían estar terminadas a principios de 2026, con bastante retraso respecto al calendario previsto.

Según el plan original, la central de Orot Rabin, en Hadera, debería haberse convertido ya casi por completo a la producción de electricidad a partir de gas natural con la apertura de nuevas unidades de producción. La primera unidad nueva debería haber empezado a funcionar en septiembre de 2022 y la segunda en marzo de 2023.

Estos objetivos están muy retrasados y fuentes cercanas al asunto han declarado a «Globes» que existen problemas adicionales. Una vez en funcionamiento, las nuevas unidades producirán un 15% menos de electricidad a partir de gas natural que la que producen las unidades actuales a partir de carbón, lo que provocará un déficit de electricidad disponible en la red nacional durante las horas de mayor consumo (normalmente cuando hace mucho calor en verano o mucho frío en invierno).

La Autoridad de Servicios Públicos (Electricidad) culpa del asunto a la Corporación Eléctrica de Israel (IEC), que a su vez culpa a General Electric (GE) de los retrasos en el suministro de nuevas turbinas.

La IEC está en conversaciones con GE para fijar un nuevo calendario de suministro de las turbinas, que debería ser aprobado por los reguladores en las dos próximas semanas. El calendario aún no se ha hecho público, pero de la información conocida por Globes se desprende que las pruebas de funcionamiento de la primera nueva unidad de energía a partir de gas comenzarán a finales de febrero, 5 meses más tarde que el objetivo anterior. Mientras tanto, GE está pagando multas por los retrasos.

También hay discrepancias sobre el tiempo necesario desde el momento de la puesta en marcha de las nuevas unidades hasta que sea posible alcanzar su pleno uso comercial y conducir electricidad desde ellas a la red nacional. La CEI estima que deben transcurrir unos dos meses, mientras que GE afirma que son necesarios seis meses. GE incluso se ha ofrecido a vender a la CEI un servicio que acelera el periodo de rodaje de 6 a 4 meses.

Además de todo esto, se espera que el coste del próximo proyecto de conversión sea cientos de millones de shekels más caro. Una evaluación reciente sugiere que los precios de construcción pueden encarecerse en decenas de puntos porcentuales en comparación con el plan anterior.

La CEI ha declarado: «Con la transición del carbón al gas natural no se espera una reducción de la producción eléctrica. Señalamos y subrayamos que el retraso en el establecimiento de las unidades en Orot Rabin se debió a factores que no dependen de la conducta de IEC. Por ejemplo, la retirada de equipos de GE y la crisis mundial del transporte marítimo».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat