Inicio ISRAEL LOS DESCENDIENTES DE JUDÍOS EN SUDÁN ESPERAN CONECTARSE CON ISRAEL

LOS DESCENDIENTES DE JUDÍOS EN SUDÁN ESPERAN CONECTARSE CON ISRAEL

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- En un rincón de un destartalado barrio del centro de Jartum, de un terreno lleno de escombros sobresalen lápidas con letras hebreas, vestigios de la pequeña pero vibrante comunidad judía que una vez vivió en Sudán.

El cementerio se mantuvo durante años como un recordatorio de un capítulo a menudo pasado por alto en la historia de Sudán, pero durante décadas ha sido descuidado, abandonado entre calles agrietadas llenas de basura y bordeado de tiendas de neumáticos.

«Todo lo que tenemos de la comunidad judía de Sudán es este cementerio en ruinas, algunas fotos y recuerdos antiguos», dice el farmacéutico Mansour Israil.

El nieto de un judío iraquí que se estableció en Sudán, Israil, cuya familia se convirtió más tarde al Islam, todavía vive en un vecindario alguna vez conocido como «el barrio judío» en Omdurman, la ciudad hermana de la capital al otro lado del río Nilo.

La comunidad judía en Sudán ya era una de las más pequeñas del Medio Oriente, y disminuyó en la segunda mitad del siglo XX, cuando las tensiones en torno a la creación de Israel en 1948 impregnaron la región.
En Sudán, como en otras partes del mundo árabe, los judíos locales llevaron la peor parte del creciente sentimiento antiisraelí.

«Los corazones de muchos en Sudán cambiaron», dijo Israil, de 75 años, que vio cómo se transformaba su animado y diverso vecindario, y cómo sus amigos judíos abandonaron Sudán.

Ahora, décadas después, Israel y otros descendientes de judíos sudaneses ven un acercamiento reciente entre su país e Israel como una oportunidad para conectarse con sus orígenes.

El año pasado, Sudán, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos acordaron normalizar los lazos con Israel bajo los Acuerdos de Abraham negociados por Estados Unidos.

Fue un cambio de sentido en la política de larga data después de la Guerra de los Seis Días de 1967 entre los países árabes e Israel que vio a estos últimos tomar franjas de territorio.

Los líderes árabes se reunieron en Jartum después de la derrota, anunciando una resolución que se conoció como los «tres no»: sin paz, sin reconocimiento y sin negociaciones con Israel.

En ese momento, dijo Israil, recibió «llamadas telefónicas amenazadoras por mi apellido».
«Imagínense cómo fue para los judíos».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat