Inicio ISRAEL Lapid: EE.UU. adoptó posiciones de Israel en respuesta a Irán

Lapid: EE.UU. adoptó posiciones de Israel en respuesta a Irán

Por IG
0 Comentario

AJN/Itongadol.- Estados Unidos adoptó algunos de los puntos de Israel que se oponen a las últimas demandas de Irán en las conversaciones nucleares, dijo el jueves el primer ministro Yair Lapid, un día después de que Washington presentara su respuesta al borrador más reciente del acuerdo.

“Este es un mal trato. Los estadounidenses aceptaron gran parte de lo que queríamos que pusieran en el borrador y ese es un cambio bienvenido”, dijo Lapid en una reunión de bancada de Yesh Atid. “El diálogo con ellos es bueno y continuaremos”.

En respuesta a una pregunta sobre las críticas del líder opositor Benjamin Netanyahu sobre que el Gobierno no está siendo lo suficientemente agresivo en su oposición al acuerdo con Irán, Lapid dijo: “Estamos trabajando con la administración estadounidense de la manera correcta, con paciencia y determinación, y trayendo resultados.»

El primer ministro también atribuyó el éxito de Israel en influir en la posición estadounidense a las “intensas conversaciones” del asesor de Seguridad Nacional Eyal Hulata en Washington esta semana, incluso con su homólogo, Jake Sullivan, y la subsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Wendy Sherman. Se espera que el ministro de Defensa, Benny Gantz, se reúna con Sullivan el viernes.

La opinión en Jerusalem es que Estados Unidos fue firme en su respuesta a las demandas de Irán después de que la UE presentó un borrador de un acuerdo nuclear que dijo que era definitivo. Eso significa que Irán tendría que retractarse de sus demandas para llegar a un acuerdo sin reanudar las negociaciones en Viena.

Como tal, es probable que Irán solicite entrar en una décima ronda de conversaciones.

Sin embargo, Teherán negó que Estados Unidos haya endurecido su postura y el portavoz de su equipo negociador, Seyed Mohammad Marandi, agregó: “Irán ha logrado mucho en los últimos meses y en los últimos días. Cuando se cierre este capítulo quedará claro, para que todos lo vean”.

Teherán envió su respuesta al “texto final” del acuerdo para reactivar el Plan de Acción Integral Conjunto de 2015 la semana pasada.

Sus demandas se centraron mayormente en asegurar que los futuros presidentes de Estados Unidos no puedan abandonar el acuerdo como lo hizo Donald Trump en 2018, algo que el presidente Joe Biden no puede prometer legalmente porque el acuerdo no es un tratado ratificado por el Congreso.

Irán también busca garantías de que las corporaciones occidentales harán negocios con la República Islámica, ya que se sintió decepcionado por su renuencia a hacerlo después de 2015.

El último borrador del acuerdo establece que las empresas extranjeras pueden continuar trabajando en Irán durante dos años y medio en el caso de que una de las partes del acuerdo se vaya. Sin embargo, un futuro presidente de los Estados Unidos no estaría obligado por esto.

Además, la administración Biden planea mantener algunas sanciones de la era Trump contra Irán y entidades iraníes, como el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, por violaciones de derechos humanos y apoyo al terrorismo, lo que podría disuadir a las empresas occidentales de abrir operaciones en la República Islámica. El IRGC, que está detrás de las exportaciones de terrorismo de Irán y el apoyo a milicias delegadas en todo Medio Oriente, es una parte clave de la “economía revolucionaria” de Irán y desempeña un papel en muchas industrias importantes del país.

Según se informa, el nuevo acuerdo elude las sanciones a las empresas no estadounidenses que trabajan con empresas que tienen transacciones con empresas de propiedad del IRGC.

El texto también estipula que no todas las centrífugas avanzadas de Irán se enviarán a otro país, lo que le permitirá a Teherán volver rápidamente al enriquecimiento de uranio en caso de que Washington abandone el trato nuevamente.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat