Inicio ISRAEL La crisis política en Israel divide al oficialismo y se viene la marcha pro Netanyahu

La crisis política en Israel divide al oficialismo y se viene la marcha pro Netanyahu

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- La crisis política se profundiza en Israel tras el anuncio del asesor letrado del gobierno de Avichai Mandelblit de acusar al primer ministro Benjamin Netanyahu por distintos casos de corrupción, lo que desató una fuerte interna en el partido oficialista Likud al tiempo que minó el camino hacia la conformación de un gobierno de unidad y se encamina hacia una tercera elección en menos de un año.

Por lo pronto, los partidarios de Netanyahu convocaron a una manifestación en Tel Aviv para rechazar el “golpe” de Estado, como lo describió el propio primer ministro luego de que se oficializará la acusación en su contra en distintas causas de corrupción y abuso de poder.

Pero algunos en el Likud expresaron sus dudas acerca de asistir a la protesta y ser vistos como un respaldo a los reclamos por violación de la ley, informó The Times of Israel en su sitio web.

La marcha está convocada para las 20, hora de Israel, y se concentrarán afuera del Museo de Tel Aviv. Hasta el martes a la mañana no estaba confirmada la presencia de Netanyahu y según informó el canal 13 de noticias, el premier aún no había decidido.

En este escenario, el presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, hizo un llamado a la unidad en el Likud. «Es necesario reducir las llamas, evitar la división y las luchas internas y permanecer unidos contra los desafíos que enfrenta el partido y el país», sostuvo el legislador, según consignó The Jerusalem Post.

Lo cierto es que la lucha por el liderazgo del partido se intensificó en las últimas horas luego de que varios miembros del oficialismo comenzaron a acusar al principal retador de Netanyahu, Gideon Sa’ar, de ir en contra de los intereses del Likud en medio de los problemas legales del primer ministro y frente a la amenaza latente de una tercera elección.

Sa’ar disparó con munición gruesa al afirmar que «cualquiera que esté en la vida política, (sabe) que es algo perjudicial para la calidad de vida”, la situación del Primer Ministro. “Durante muchos años en (mi) vida política, supe a dónde iba y también por qué estaba entrando. Me importa el Estado y eso anula todo lo demás”, dijo Sa’ar decidido a enfrentar el poder de Netanyahu.

Pero al ahora principal adversario del Primer Ministro marca el territorio. “Trabajé con él sobre la base del (respeto mutuo), lo apoyé en cada etapa de las investigaciones, recomendaciones policiales y campañas electorales. Incluso dispersamos la Knesset como él deseaba. Likud quiere el éxito del partido, (pero nada) es más importante que la gente y el estado. Por supuesto, si los miembros del Likud quieren que él los guíe, lo respetaré”, declaró.

Incluso, el miembro del parlamento culpó a Netanyahu por no haber podido alcanzar los escaños necesarios para formar gobierno. Sin mencionarlo, Sa’ar dijoqe Netanyahu debería rendir cuentas «no por la acusación, sino por su incapacidad para formar un gobierno y su reticencia para seguir el proceso democrático».

Al fuego cruzado se sumó el canciller Israel Katz, quien advirtió que Sa’ar está “cruzando la línea roja al pedir la renuncia de Netanyahu”.
«Los ataques personales contra el primer ministro por parte de Gideon Sa’ar, en este momento delicado, para el primer ministro personalmente y para el partido, y pedirle que renuncie, en mi opinión, está cruzando una línea roja. Parece que el comienzo de un intento de dividir el Likud», sostuvo el ministro.

Según consignó el portal de noticias Arutz Sheva, Katz declaró que se debe “separar el derecho legítimo de postularse como jefe del Likud del intento de expulsar al primer ministro”. “Es ilegítimo intentar forzar las primarias o intentar reunir firmas para crear un gobierno dirigido por Gantz y apoyado por Meretz, como algunos partidarios de Sa’ar están intentando», enfatizó.

Dirigente del Likud también respondieron a la ofensiva de Sa’ar, diciendo que «es una pena que no haya escuchado a los activistas del Likud que dejaron en claro que ‘el Likud es una familia y una familia no traidora'».

A todo esto, Avichai Mandelblit ratificó que Benjamin Netanyahu puede continuar ocupando el cargo de primer ministro interino a pesar de los cargos penales en su contra, pero dejó abierta la cuestión de si se le puede asignar la tarea de formar un nuevo gobierno.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat