Inicio ISRAEL Judea y Samaria se enfrentan a una amenaza de escalada no vista en años

Judea y Samaria se enfrentan a una amenaza de escalada no vista en años

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- La temporada de vacaciones se ha apoderado de Israel, pero la realidad es que los viajes y las actividades en esta época dependen de la contención, o más exactamente, de la calidad de la inteligencia de la agencia de seguridad Shin Bet y de la capacidad de contramedidas de las FDI y la Policía de Israel.

Estos esfuerzos sólo llegan a la atención del público cuando se produce un acontecimiento inusual, como la operación militar llevada a cabo en Yenín el miércoles, en la que murieron cuatro pistoleros palestinos, dos de los cuales habían sido buscados por participar en actividades terroristas.

Una información precisa del Shin Bet permitió a los militares localizar el escondite de los terroristas. Durante la redada, se utilizó un gran artefacto explosivo contra los soldados, que -de haber sido colocado en Israel- habría causado muchas víctimas.

A diferencia de las operaciones habituales de las FDI, las medidas del miércoles se llevaron a cabo a plena luz del día por motivos de inteligencia y operativos. La información mostró que los terroristas iban a intentar llevar a cabo más ataques a tiros contra vehículos israelíes o puestos de las FDI, similares a los perpetrados a principios de la semana. Por ello, era necesario detenerlos o eliminarlos inmediatamente.

Además, los terroristas del campo de refugiados de Yenín están acostumbrados a que las FDI operen de noche, por las ventajas tecnológicas y operativas que ello supone. Una redada diurna -cuando los residentes están despiertos y activos, y aparentemente también son más peligrosos- pretende demostrar que Israel no teme la fricción y busca que se detenga a los culpables.

Como en los casos anteriores de las últimas semanas, también esta vez algunos de los eliminados eran miembros activos del sistema de seguridad palestino. Esto apunta a dos fenómenos que preocupan a Israel desde hace tiempo y que se han exacerbado a un ritmo peligroso.

El primero es la creciente pérdida de control de la Autoridad Palestina en el norte de Samaria. Yenín (y su campo de refugiados) fue el primero en romperse, y la anarquía se está extendiendo rápidamente hacia el sur, hacia Nablus, e incluso más allá, hacia Ramallah y más allá. La violencia del miércoles se dirigió contra las fuerzas israelíes, pero en muchos casos también se dirige internamente, contra objetivos de la Autoridad Palestina, que lucha por recuperar el control del territorio.

El segundo es el número de agentes de seguridad palestinos que participan en actividades terroristas y tiroteos con las fuerzas de las FDI durante las detenciones. Esto se puso de manifiesto en Yenín el miércoles, cuando uno de estos agentes intentó disparar a los soldados y resultó muerto. Esto es preocupante no sólo por las armas que poseen los policías, sino también porque puede convertir a un colega en un depredador, obligando a las FDI y al Shin Bet a tratar a cada compañero como un enemigo potencial.

Dado que se ha demostrado que la cooperación entre israelíes y palestinos es esencial para rebajar la tensión en la zona, debe restablecerse lo antes posible utilizando todos los medios posibles: políticos, económicos o de seguridad.

De lo contrario, la situación de seguridad seguirá aumentando, al igual que las medidas antiterroristas de las Fuerzas de Defensa de Israel en Judea y Samaria, que, como sabemos, crearán un bucle de más víctimas y más intentos de ataque. Esto también se refleja en el alcance de las alertas de ataques terroristas, lo que hace necesario aumentar los esfuerzos defensivos y ofensivos en la zona.

Las próximas semanas son especialmente peligrosas debido a las fiestas judías, las peregrinaciones a Jerusalén y las altas concentraciones de veraneantes y turistas. Por ello, las FDI deben aumentar sus actividades en Judea y Samaria y la policía en los centros de las ciudades. Este esfuerzo, en el que se centró la evaluación de la situación que el Teniente General Aviv Kochavi, Jefe del Estado Mayor de las FDI, y el Mando Central llevaron a cabo el miércoles, se espera que aumente en los próximos días, pero es dudoso que consiga frenar la actual tendencia a la escalada.

Para lograrlo, se necesitarán también grandes fuerzas desde dentro de la Autoridad Palestina y más allá de ella, lo que parece imposible ahora. Lo cierto es exactamente lo contrario: los factores más activos sobre el terreno son negativos, liderados por Hamás.

Esto explica también la evaluación de la situación, bastante sombría, emitida por varias ramas de la inteligencia israelí, que han dicho que Judea y Samaria se enfrentan a una amenaza de escalada no vista en muchos años.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat