Inicio ISRAEL Israel tomará medidas para evitar la “Aliá del Pasaporte”, que busca la ciudadanía israelí sin establecerse en el Estado judío

Israel tomará medidas para evitar la “Aliá del Pasaporte”, que busca la ciudadanía israelí sin establecerse en el Estado judío

Por Iton Gadol
0 Comentario

Los defensores de la inmigración a Israel están profundamente preocupados por una nueva iniciativa que obligaría a los solicitantes de aliá a proporcionar pruebas de que tienen la intención de vivir en Israel de forma permanente, y no solo buscan la ciudadanía y un pasaporte.

Como informó la semana pasada el diario israelí Haaretz, el Ministerio del Interior israelí requerirá que todas las personas que soliciten inmigrar bajo la Ley del Retorno firmen un nuevo formulario que declare que planean mudarse a Israel “inmediatamente” y “permanentemente”.

Los solicitantes también deberán responder una lista de preguntas destinadas a evaluar qué tan serios son sus planes para dejar su país de origen y hacer de Israel su nuevo “centro de vida”.

El propósito del nuevo formulario es tomar medidas enérgicas contra el fenómeno de la “aliá del pasaporte”: personas que solicitan inmigrar sin ninguna intención de quedarse en el país. La “aliá del pasaporte” ha sido especialmente común en los últimos años entre los rusos, muchos de los cuales han descubierto que llevar un pasaporte israelí facilita viajar por el mundo. De hecho, los países de la Unión Europea requieren visas para los rusos, pero no para los israelíes.

La Ley del Retorno estipula que se otorgarán visas de inmigrante “a todo judío que haya expresado su deseo de establecerse en Israel”. Tomer Moskowitz, director de la Autoridad de Población e Inmigración del Ministerio del Interior, afirmó que al exigir a los solicitantes de aliá que completen el nuevo formulario, simplemente está haciendo cumplir la ley.

Pero los defensores de la inmigración argumentan que está malinterpretando la ley.

“El deseo de establecerse en Israel no significa necesariamente que la mudanza deba ser inmediata o permanente”, dijo el abogado Eli Nacht, teniente de alcalde de la ciudad portuaria sureña de Ashdod, que tiene una gran población de inmigrantes de habla rusa.

“Moskowitz está dando su propia interpretación a la ley”, agregó Nacht, quien recientemente abrió un centro de asistencia legal para nuevos inmigrantes. “Esto es esencialmente un cambio de política, y no es el trabajo de los funcionarios participar en el cambio de política. Ese es el trabajo del gobierno”.

Nacht describió el plan del Ministerio del Interior como “un gran error”.

“Es parte de una política en curso de restricción de la aliá”, dijo. “Sin embargo, deben darse cuenta de que este es un mundo global y la gente viaja mucho. A veces, no están listos para decidir dónde quieren establecerse de forma permanente, y eso debe respetarse”.

En 2017, Israel aprobó una ley que permite a los inmigrantes recibir un pasaporte israelí tan pronto como llegan al país. La legislación fue iniciada por Yisrael Beiteinu, el partido encabezado por el ministro de Finanzas, Avigdor Lieberman, que obtiene la mayor parte de su apoyo de la comunidad de habla rusa de Israel.

Hasta que se aprobó esta ley, los nuevos inmigrantes tenían que demostrar que su “centro de vida” estaba en Israel antes de poder obtener un pasaporte.

Los hablantes de ruso han representado durante mucho tiempo una parte significativa de la inmigración a Israel. Pero después de que la nueva ley entró en vigor, su porcentaje creció dramáticamente. En 2019, la inmigración de los países del antiguo bloque soviético, principalmente Rusia y Ucrania, representó el 70 por ciento del total.

Según varios informes, alrededor del 40 por ciento de los inmigrantes que llegaron a Israel después de la introducción de la ley de pasaportes se fueron poco después, muchos de ellos en el plazo de un mes. Un gran número ya había cobrado los beneficios del gobierno disponibles para los nuevos inmigrantes.

En un intento inicial de tomar medidas enérgicas contra la “aliá de los pasaportes”, el entonces ministro del Interior, Arye Dery, introdujo nuevas regulaciones a fines de 2020 que limitaban la validez de los pasaportes entregados a los nuevos inmigrantes a un año. Después de eso, los inmigrantes debían demostrar que Israel era su “centro de vida” si deseaban renovar sus pasaportes.

El abogado de inmigración Eli Gurvits dijo que sus “ojos se oscurecieron” cuando vio una copia del nuevo formulario del Ministerio del Interior (que se envió recientemente a los consulados israelíes en todo el mundo pero que aún no está en uso). “Muchas de las preguntas en el formulario constituyen una invasión innecesaria de la privacidad”, señaló. A los solicitantes de Aliá se les preguntará, por ejemplo, si han vendido sus activos en su país de origen, si han abierto una cuenta bancaria en Israel y si necesitan asistencia médica a largo plazo. También estarán obligados a proporcionar prueba documentada de sus respuestas.

“¿Por qué un funcionario del Ministerio del Interior debería tener acceso a este tipo de información sobre una persona?”, preguntó.

Gurvits señaló que en las últimas décadas, decenas, si no cientos, de miles de israelíes solicitaron y recibieron la ciudadanía en Alemania, Polonia, España y Portugal sin intención alguna de mudarse a estos países, al menos no en el futuro inmediato. “Estoy seguro de que entre ellos hay empleados del Ministerio del Interior”, dijo. “No puedo evitar imaginar lo que debe pasar por la mente de estos titulares de pasaportes extranjeros cuando exigen que los solicitantes de ciudadanía israelí hagan un voto de que se mudarán al país de inmediato y se quedarán permanentemente”.

Reconociendo que “un pequeño número” de solicitantes de aliá aprovecharon el sistema para obtener beneficios financieros y de otro tipo, agregó: “El Ministerio del Interior puede tener razón en ciertas cosas, pero definitivamente no es un plan inteligente”.

El abogado Alex Zernopolsky, que representa a muchos rusoparlantes elegibles para la ciudadanía bajo la Ley del Retorno, advirtió que el nuevo requisito podría perjudicar la aliá. “Si la gente tiene que firmar un formulario como este, muchos lo pensarán dos veces antes de presentar la solicitud”, dijo.

Israel tiene interés, dijo, en alentar la inmigración, “incluso si algunos de los inmigrantes no echan raíces de inmediato”.

El fenómeno de la “aliá del pasaporte” se ha extendido en los últimos años. De hecho, desde el estallido de la pandemia a principios de 2020, hay evidencia de que un número creciente de judíos de países occidentales, particularmente de Francia y Estados Unidos, están solicitando aliá no porque planeen mudarse a Israel, sino porque quieren visitar a amigos y familiares en el país en caso de futuros cierres.

Pierre Besnainou, el ex jefe de la comunidad judía francesa y un inmigrante reciente a Israel, ha estado presionando al gobierno israelí durante años para que permita que los judíos en el extranjero adquieran la ciudadanía israelí. “Israel es el país de los judíos, y como judíos debemos tener acceso a la ciudadanía, sin aliá”, dijo Besnainou, ex presidente del Congreso Judío Europeo.

La pandemia mundial, dijo, debería haber convencido al gobierno israelí de adoptar su recomendación. “Esta es la primera vez que Israel tuvo que diferenciar entre judíos e israelíes”, dijo. “A los israelíes se les permitió ingresar al país durante la [pandemia] de COVID, pero a los judíos no. Y ahora, en lugar de hacer lo que debería haber hecho hace mucho tiempo, Israel se está moviendo en la dirección opuesta y dificulta aún más que los judíos adquieran la ciudadanía israelí. Encuentro esto impactante y absurdo”.

Deborah Isaac, presidenta del Movimiento Sionista Estadounidense, un grupo que reúne a 36 organizaciones sionistas, señaló que muchos estadounidenses emigran a Israel por etapas. “Pasan algún tiempo aquí y algún tiempo allá, manteniendo casas en ambos lugares”, señaló. “No creo que el gobierno deba desalentarlo. Creo que es algo positivo”.

Obligar a los inmigrantes a declarar por adelantado su intención de establecerse permanentemente en Israel, advirtió, tendría un impacto negativo en la aliá “que estoy segura no fue intencionado”.

Dov Lipman, ex miembro de la Knesset de Yesh Atid, es el fundador y director ejecutivo de Yad L’Olim, una nueva organización que aboga por los inmigrantes de habla inglesa. Si bien apoya la idea de “tomar medidas enérgicas contra aquellos que no planean sinceramente hacer de Israel su hogar”, Lipman dijo que algunas de las preguntas en el nuevo formulario del Ministerio del Interior le parecen “absurdas”.

“Muchas personas que están haciendo de Israel su hogar aún no han cerrado todos sus activos e intereses fuera de Israel”, dijo. “Muchos de ellos también dejan a sus hijos atrás para terminar la escuela. Yad L’Olim planea trabajar con la Knesset para evitar que muchas de estas preguntas formen parte de este formulario”.

Crédito de la foto: Yonit Schiller – Fuente: Haarezt

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat