Inicio ISRAEL Israel se prepara para una ola de “aliá” para cuando termine la pandemia

Israel se prepara para una ola de “aliá” para cuando termine la pandemia

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Como miles de otros judíos franceses, Dan Bocobza había estado durante años barajando la posibilidad de hacer “aliá”, o la inmigración a Israel, pero cuando el coronavirus llegó a Francia, decidió dar el paso. “La mala gestión de Francia de COVID-19 jugó un papel importante, pero sobre todo sentía que de repente las puertas se cerraban”, dijo Bocobza, un empresario y padre de siete hijos.

En Francia, un país de 65 millones de habitantes, el virus se ha cobrado más de 29.000 vidas, y la comunidad judía se ha visto especialmente afectada, según los funcionarios de las organizaciones locales.

Israel, con una población de nueve millones de habitantes, ha logrado frenar en gran medida la propagación del virus, con poco más de 300 muertes, una tasa de mortalidad 13 veces menor.

Ahora Israel espera que la crisis sanitaria mundial traiga consigo una ola de inmigración “post-coronavirus”, una vez que el Estado judío reabra sus fronteras a los no residentes. “Para finales de 2021, podemos esperar la llegada de 90.000 inmigrantes, en comparación con los 35.463 de 2019”, dijo el miércoles la Ministra de Inmigración Pnina Tamano-Shata al Parlamento israelí.

Todos los judíos, así como los hijos e incluso los nietos de judíos, tienen derecho, en virtud de la “ley de retorno” de Israel, a recibir automáticamente la ciudadanía si deciden mudarse a Israel.

Muchos judíos de todo el mundo han sentido durante mucho tiempo que Israel siempre sería un refugio si las cosas en sus países anduviesen mal. Algunos se han mudado debido al antisemitismo o a crisis económicas, otros debido a sus ideologías religiosas o sionistas.

Pero ahora la repentina comprensión de que no siempre podrían entrar en Israel como no ciudadanos ha empujado a algunos a optar por la aliá. “Siempre consideramos la posibilidad de irnos para Israel, pero la crisis creó una nueva situación de no poder viajar”, dijo Bocobza por teléfono desde Francia. “Eso fue un verdadero golpe para mí”.

Corona contra los ataques

Los funcionarios que se ocupan de la aliá se reunieron el martes en la Knesset (Parlamento) y exigieron mayores presupuestos antes de la esperada ola. Incluso “antes de la crisis no teníamos suficiente dinero, y ahora tenemos más y más peticiones para abrir archivos”, dijo Neta Briskin-Peleg, jefe de Nativ, la organización estatal encargada de examinar las solicitudes de inmigración de la ex Unión Soviética.

Shay Felber, de la Agencia Judía, la organización cuasi-gubernamental que fomenta la inmigración judía a Israel, dijo que desde que estalló la pandemia, ha habido “tres veces el número de solicitudes de aliá de Francia”. En mayo de 2020 se abrieron unos 700 expedientes de inmigración en las oficinas de la Agencia Judía en Francia, en comparación con 130 en mayo de 2019.

En 2015, año en que una serie de ataques vinculados a la yihad en París y sus alrededores mataron a un total de 146 personas, entre ellas cuatro rehenes en un supermercado judío, se presentó un número récord de 7.900 solicitudes. El atentado más mortífero se cobró 130 vidas en bombardeos y tiroteos en la sala de conciertos Bataclan de París, en varios bares y restaurantes y en el estadio deportivo Stade de France.

“Los efectos del coronavirus serán sin duda más poderosos en los judíos de Francia que los de los ataques de 2015”, dijo Ariel Kandel, director de Qualita, una organización que ayuda a integrar a los judíos franceses y francófonos en la sociedad israelí.

‘Tiempos de prueba’

Los Estados Unidos albergan la mayor comunidad judía del mundo fuera de Israel.

Ronen Foxman de Nefesh Benefesh, una organización que se ocupa de la aliá de América del Norte y Gran Bretaña, informó en la reunión del martes de la Knesset de un aumento de hasta el 400 por ciento en las solicitudes de aliá en los últimos meses. Pero dijo que aún existen obstáculos para los potenciales inmigrantes, ya que, entre otras cosas, algunas calificaciones profesionales de EE.UU. no son reconocidas en Israel.

“Debemos facilitar el proceso de reconocimiento profesional, que no costaría nada pero que constituiría una ayuda sustancial para los candidatos a la aliá”, dijo Kandel de Qualita a la AFP. “Muchas personas de Francia que expresan interés en la inmigración necesitan ayuda en tres áreas: empleo, educación y vivienda”, dijo.

Sin un presupuesto estatal para tratar esos temas, “esa gente no podrá emigrar”. En medio de la crisis económica causada por la pandemia, el gobierno israelí debe aprobar pronto su presupuesto anual. “Debemos decir a los judíos de la diáspora que estamos con ellos en estos tiempos de prueba, cuando las comunidades están en apuros debido al coronavirus”, dijo el lunes la ministra de la Diáspora Omer Yankelevitch a la Knesset.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat