Inicio ISRAEL Israel: Proyecto de ley para prohibir la bandera palestina en las instituciones estatales supera la lectura inicial

Israel: Proyecto de ley para prohibir la bandera palestina en las instituciones estatales supera la lectura inicial

Por M S
0 Comentario

Itongadol.- Un controvertido proyecto de ley que prohíbe la exhibición de banderas enemigas -incluida la bandera palestina- en las instituciones financiadas por el Estado pasó el miércoles una lectura preliminar en la Knesset (el parlamento israelí).

La Knesset aprobó el proyecto de ley, presentado por el diputado Eli Cohen del partido opositor Likud, con 63 votos a favor y 16 en contra, con los legisladores de los partidos de derecha Nueva Esperanza y Yamina – incluyendo el primer ministro Naftali Bennett – votando junto a los legisladores de la oposición.

El partido islamista Ra’am de la coalición votó en contra del proyecto de ley, mientras que algunos miembros de Yesh Atid y del Partido Laborista se ausentaron.

El Comité Ministerial de Legislación decidió conceder a los legisladores de la coalición la libertad de votar como deseen el domingo. Por lo general, se espera que los diputados de la coalición mantengan la misma línea en las votaciones.

Durante la tormentosa sesión, el diputado Cohen discutió con miembros del partido de la Lista Conjunta, mayoritariamente árabe, diciéndoles que «se fueran a Gaza o a Jordania», en respuesta a su oposición al proyecto de ley.

Dirigiéndose directamente al diputado de la Lista Conjunta Ahmed Tibi, Cohen dijo: «Si vivieras en el Líbano, vivirías con miedo».

El proyecto de ley prohibiría «ondear las banderas de un Estado enemigo o de la Autoridad Palestina» en cualquier institución financiada por el Estado. Todavía debe pasar otras tres lecturas para convertirse en ley.

«El Estado de Israel, como democracia, permite a sus ciudadanos protestar por cuestiones en las que no están de acuerdo con las autoridades. Sin embargo, este proyecto de ley traza una línea roja entre las protestas legítimas y las protestas durante las cuales se enarbolan banderas de quienes no reconocen al Estado de Israel o suponen una amenaza para su existencia en organismos financiados por el Estado», decía el proyecto de ley.

Aparte de la bandera palestina, no especificaba otras banderas prohibidas.

Los palestinos reconocieron la existencia de Israel en el marco de los Acuerdos de Oslo firmados en la década de 1990 y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina se coordinan con las fuerzas israelíes.

Sin embargo, al presentar el proyecto de ley, Cohen dijo que los palestinos quieren «eliminar el Estado judío».

El impulso legislativo, que comenzó antes de la Marcha de las Banderas del Día de Jerusalem, de carácter nacionalista, se produce tras las críticas a la Universidad Ben-Gurión del Néguev después de que se exhibieran banderas palestinas durante una reciente concentración en la escuela de Beersheba.

«La marcha con banderas de la OLP en el Día de la Naqba en la universidad representa las aspiraciones de los que quieren eliminar el Estado judío», afirmó Cohen, añadiendo que el sistema educativo de la Autoridad Palestina «sigue incitando contra los judíos e Israel».

«Imagínense que en Estados Unidos izan la bandera de Al Qaeda, imagínense que ondean banderas del IRA en un hospital británico… es inconcebible», expresó Cohen, refiriéndose al Ejército Republicano Irlandés.

En respuesta a las críticas, la universidad señaló que los actos demostraron que los estudiantes de todos los segmentos de la sociedad israelí en el campus fueron capaces de «mantener una variedad de opiniones y puntos de vista».

Las universidades no serán las únicas instituciones afectadas por el proyecto de ley, que tendría como objetivo cualquier institución financiada por el Estado, como las instituciones culturales, que decida exhibir la bandera.

En el pasado, el gobierno apuntó a instituciones que reciben financiación estatal por lo que percibe como deslealtad al Estado.

En 2018, un proyecto de ley encabezado por la entonces ministra de Cultura, Miri Regev, habría permitido al ministro de Cultura retirar los fondos de las instituciones financiadas por el Estado que presenten eventos que rechacen a Israel como Estado judío y democrático, o que se consideren que apoyan a grupos terroristas y enemigos del país. El proyecto de ley quedó en suspenso porque el gobierno de entonces no pudo reunir los votos para aprobarlo.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat