Inicio ISRAEL Israel. El número de muertos por COVID-19 llega a 600

Israel. El número de muertos por COVID-19 llega a 600

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Los ministros del gabinete israelí aprobaron el domingo nuevas restricciones para el coronavirus y ampliaron las existentes en un intento de frenar la propagación de COVID-19, ya que el número de muertes en el país desde el comienzo de la pandemia ascendió a 600.

Muchas de las restricciones reafirman las normas existentes ya en vigor en virtud de los poderes especiales de emergencia. Según la ley sobre el coronavirus aprobada el mes pasado, la Knesset (Parlamento) tiene 24 horas para cancelar o modificar las restricciones antes de que entren en vigor. La anterior serie de reglas expira el martes.

Las nuevas restricciones, que entran en vigor el martes, siguen limitando las reuniones a 20 personas en el exterior y 10 en el interior, limitan los pasajeros en coches privados a tres y exigen a los negocios permitir la entrada a un cliente en el local por cada siete metros cuadrados de espacio.

Se prohibirá a los negocios atender a los clientes que no lleven máscaras, deberán tomar la temperatura de los que pidan entrar en el local, y deberán poner carteles detallando el comportamiento apropiado. Estas medidas son las mismas que regían hasta ahora, pero por el bajo cumplimiento observado en las últimas semanas se ha decidido renovar la comunicación de la norma.

Se cerrarán los espacios para comer al aire libre, y en los centros comerciales. Las entregas de delivery, desde hoy, deben dejarse fuera de las puertas de los destinatarios.

Las nuevas restricciones ofrecen malas noticias para muchos propietarios de negocios, extendiendo los cierres de bares, clubes nocturnos, parques acuáticos, salones de eventos y otros sitios recreativos.

Pero por primera vez desde la primera ola de cierres en marzo, el domingo mostró un poco de esperanza para las actividades culturales israelíes, cuando la Oficina del Primer Ministro anunció que había aprobado, junto con los ministerios de Salud, Cultura y Finanzas, un nuevo marco para la reapertura de teatros, sinfonías y eventos culturales. Las representaciones tendrían lugar al aire libre y los públicos se dividirían en “cápsulas” de 20 personas, requiriéndose la aprobación de cada evento por el Ministerio de Salud en consulta con el Ministerio de Cultura.

La decisión del gabinete también otorga a los médicos de distrito del Ministerio de Salud la facultad de ordenar el cierre de un negocio si se confirma que un portador de un coronavirus ha estado en el lugar.

Según el Ministerio de Salud, el sábado se confirmaron 763 nuevos contagios. En total, unos 82.670 israelíes han dado positivo por el virus desde que la pandemia llegó al país en febrero. En este momento, 393 están hospitalizados en estado grave y 118 están con respiradores.

A finales de la semana pasada, el Ministerio de Salud dijo que los hospitales de Israel estaban luchando por atender pacientes y evitar el colapso. El Centro Médico Hadassah Ein Kerem de Jerusalem fue el hospital más saturado de Israel, aumentando el jueves por la noche al 202% de la capacidad estándar de su sala de coronavirus y al 204% el viernes. Según la página web de noticias de Ynet, el hospital ha estado enviando pacientes a otros centros médicos para tratar de aliviar la carga de trabajo. Los funcionarios también han considerado la apertura de una nueva sala para manejar la afluencia de pacientes.

Otros cuatro hospitales, incluyendo el Shaare Zedek de Jerusalem, sobrepasaron el 100% de su capacidad.

Jerusalem es el foco de infecciones de COVID-19 de Israel, ya que actualmente tiene más casos activos que cualquier otra ciudad, con 3.779.

El zar del coronavirus del gobierno, Ronni Gamzu, dijo el jueves que las tasas de infección por coronavirus de Israel son las más altas del mundo en relación al tamaño de la población, y advirtió que el país podría enfrentar otro cierre nacional si los casos confirmados diariamente no se reducen a “pocos cientos” para el 1 de septiembre.

Gamzu también presentó su sistema de códigos de colores, bajo el cual las ciudades y pueblos verán las restricciones de virus adaptadas a sus tasas locales de infección. En las ciudades “rojas”, dijo, el nivel más alto, las escuelas no podrán abrir en otoño, dijo, mientras que las ciudades “verdes” verán aflojarse las restricciones sobre las reuniones y eventos al aire libre.

A instancias de Gamzu, el gobierno decidió el jueves cancelar los cierres de fin de semana en centros comerciales, tiendas y mercados que se habían implementado para frenar la propagación del coronavirus, luego de establecer que las regulaciones no estaban reduciendo los índices de infección.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat