Inicio ISRAEL Coronavirus/Israel. Un cauteloso Netanyahu se resiste a la presión de suavizar las restricciones

Coronavirus/Israel. Un cauteloso Netanyahu se resiste a la presión de suavizar las restricciones

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Los ministros del gabinete se disponen a debatir la próxima etapa del cierre del coronavirus este lunes, y muchos altos funcionarios piden que se suavicen las restricciones a medida que la tasa de infección parece estabilizarse.

Los funcionarios de salud han expresado en los últimos días un «optimismo cauteloso» en cuanto a que la curva de infección ha comenzado a aplanarse, tras varios días de disminución del número de portadores confirmados diariamente y una caída de la «tasa de positividad», el porcentaje de pruebas de virus que dan positivo.

El ministro de Finanzas Israel Katz, el ministro de Economía Amir Peretz y el ministro de Ciencia Izhar Shai, según se informa, apoyan la reapertura de muchos negocios, así como la apertura de centros preescolares para que los padres de niños pequeños puedan ir a trabajar.

En un vídeo publicado en redes sociales el domingo, el primer ministro Benjamín Netanyahu se opuso a la presión de reabrir rápidamente.

No se tomará ninguna decisión sobre el levantamiento de las restricciones hasta que pasen 10 días completos de encierro, dijo Netanyahu, lo que significa que la próxima votación del gabinete sobre el cambio de las reglas del cierre tendrá lugar sólo el jueves.

«Hay quienes ya dicen que tienen un ‘optimismo cauteloso’ de que el cierre está empezando a funcionar, para aplanar la curva», dijo Netanyahu en el video. «Yo soy todavía más cauteloso que el cauteloso. Quiero esperar al menos hasta que hayan pasado 10 días, al menos 10 días. Eso significa que las decisiones sobre la continuación del cierre después de Simchat Torah [que termina el 10 de octubre por la tarde] sólo se tomarán el jueves», expresó.

«Mientras tanto, vamos a discutir en el gabinete mañana las cifras [de la infección] para una salida a largo plazo, para pasar de etapa en etapa, proteger a las poblaciones más vulnerables, y aumentar las multas y el control sobre la disciplina de los ciudadanos», agregó el mandatario.

La semana pasada, Netanyahu dijo que el cierre duraría al menos un mes, y muchas de sus restricciones podrían estar en vigor hasta dentro de un año.

Los funcionarios del Ministerio de Salud están instando al gobierno a no levantar las medidas de cierre hasta que la tasa de infección haya bajado drásticamente.

La semana pasada, los funcionarios de salud dijeron a la Knesset (Parlamento) que el bloqueo tendría que permanecer hasta que el número de portadores confirmados diariamente caiga por debajo de 2.000 y la tasa de positividad baje del 7%.

El número de portadores confirmados ha ido disminuyendo durante los últimos cinco días, desde un máximo histórico de 9.015 el miércoles, a 7.024 el viernes, 2.576 el sábado y sólo 1.127 el domingo, según las cifras del Ministerio.

El pronunciado descenso podría estar relacionado con la reducción de las pruebas durante el fin de semana, especialmente porque la población ultraortodoxa, donde el virus se está propagando más rápidamente, no se somete a las pruebas durante el sábado. Pero los funcionarios han notado que la reducción del número de pruebas suele elevar la tasa de positividad y, sin embargo, en los últimos días ha estado disminuyendo. Eso sugiere que el dramático cierre impuesto la semana pasada a nivel nacional puede estar aplacando las infecciones.

Según un informe publicado por el Consejo de Seguridad Nacional, la tasa de positividad ha bajado de un promedio de cuatro días de 13,7% entre el 26 de septiembre y el 29, a un promedio de sólo 11,5% para entre el 30 de septiembre y el 3 de octubre. El sábado, a pesar de su reducido número de pruebas, se vio sólo un 10,3% de positividad.

Aunque las nuevas infecciones parecen estar disminuyendo, las autoridades dijeron que el número de enfermos graves, que arrastra las nuevas infecciones por lo menos una semana, sigue aumentando, pasando de 810 el jueves a 890 el domingo.

Según la radio pública Kan, el funcionario que encabeza la acusación contra el levantamiento de las restricciones es el zar del coronavirus del gobierno, Ronni Gamzu, quien se espera que recomiende al gabinete que las escuelas primarias y las yeshivas ultraortodoxas permanezcan cerradas al menos durante el próximo mes, y no hasta el 19 de octubre según el actual plan de cierre.

El ministro de Finanzas Katz anunció el domingo que recomendará al gabinete que el «50 por ciento» de la economía se abra en una semana, especialmente aquellos negocios que tienen 10 o menos empleados o que no tienen clientes sin cita previa.

Los negocios de esas categorías no han sido identificados como fuentes significativas de infección de coronavirus, han argumentado los funcionarios, mientras que su reapertura reducirá dramáticamente el costo económico del cierre. Katz está pidiendo levantar las restricciones de esos negocios a partir del domingo.

Se espera que la ministra de Transporte Miri Regev inste a los ministros a que permitan la reanudación de los viajes aéreos comerciales a partir del 14 de octubre, incluso si las restricciones de cierre restantes siguen vigentes, pero con un requisito de cuarentena de 10 días para los que lleguen de los países «rojos», los que tienen una alta tasa de infección. Los vuelos comerciales entrantes deberían ser permitidos a partir de noviembre, dirá Regev en la reunión, según los informes de los medios hebreos.

El partido Azul y Blanco también está pidiendo la reapertura parcial de la economía, según el Canal 13, y al parecer planea presentar una estrategia de salida del encierro al gabinete.

Una reunión el domingo entre el jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Meir Ben-Shabbat, y el ministro de Salud, Yuli Edelstein, así como altos funcionarios del Ministerio de Salud, terminó con la recomendación a Netanyahu en contra de una reapertura, diciendo que aún no había suficientes datos fiables para confiar en que la disminución de la morbilidad fuera estable.

El ministro de Economía Peretz dijo que la reunión del gabinete del lunes buscará establecer «una fórmula que determine la escala de la reapertura basada en la disminución de las infecciones». «Debemos actuar con cuidado… pero la situación financiera de los propietarios de pequeñas empresas es de colapso, tenemos que encontrar maneras de dejarlos volver al trabajo», sostuvo.

Mientras tanto, se espera que el Consejo de Seguridad Nacional presente un nuevo informe, llamando a aumentar drásticamente las multas para los infractores.

Hasta la tarde del domingo, las últimas cifras del Ministerio de Salud decían que se había confirmado que 265.932 israelíes eran portadores desde el comienzo de la pandemia, 890 estaban ahora hospitalizados en estado grave, 215 de ellos con respiradores y 1.707 habían muerto a causa de la enfermedad.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat