Inicio ISRAEL Coronavirus. Israel: MDA realizó casi 1,28 millones de pruebas desde el inicio del brote

Coronavirus. Israel: MDA realizó casi 1,28 millones de pruebas desde el inicio del brote

Por IG
0 Comentario

Itongadol/AJN.- Magen David Adom (MDA), el servicio médico de emergencia nacional de Israel, realizó 135.777 pruebas de diagnóstico de coronavirus en el transcurso de la semana pasada.

Las más de 130.000 pruebas que se realizaron la semana pasada suman casi 1,28 millones de pruebas realizadas por la MDA desde el inicio del brote de coronavirus, en un plazo de seis meses.

La MDA administró estas pruebas tanto de manera privada como pública, en clínicas, hospitales, estaciones de pruebas, instituciones educativas, hogares privados y hogares de ancianos. Ha realizado alrededor de 3.000 pruebas serológicas y ha reubicado y aislado a miles después de pruebas positivas de coronavirus.

Sin embargo, la MDA se puso en marcha la semana pasada, trabajando en colaboración con el Ministerio de Salud, el Comando del Frente Interno y las HMO, tomando la mayor cantidad de muestras que tiene la MDA en una semana.

La MDA continuará operando las instalaciones de pruebas mientras continúa probando las instalaciones de vida asistida como parte de la iniciativa «Protegiendo a Padres y Madres». Los equipos de la MDA también realizarán pruebas a los que están confinados en casa.

Otro récord negativo logró Israel en casos diarios por coronavirus. El reporte diario presentado por el Ministerio de Salud reflejó que 4.038 personas fueron diagnosticadas con el virus en las últimas 24 horas. Desde iniciada la pandmiea fallecieron 1.077. En tanto, 489 están internados en grave estado, de los cuales 134 conectados a respiradores artificiales. En el día de ayer se practicaron 47 mil tests.

Anoche el gabinete especial del Gobierno por coronavirus aprobó el cierre para las altas fiestas judías, el ministro Izhar Shay, dijo esta mañana en declaraciones radiales: «Habrá importantes controles y fuertes multas contra quien ponga en peligro la salud pública».

El esquema aprobado anoche por el Gabinete deberá ser autorizado por el primer ministro Binyamin Netanyahu este domingo.

Según el plan, se impondrá un cierre total con el inicio del año nuevo judío el próximo viernes a las 18 horas y se extenderá por dos semanas. Además no habrá clases, los restaurantes solo trabajarán con delivery y las actividades estatales y privadas cerrarán, a excepción de sectores esenciales. Las personas podrán salir hasta 500 metros de sus hogares.

Luego de esto, si se registra un descenso en la cantidad diaria de casos, se extenderá por otras dos semanas un semicierre, en el que instituciones educativos y los sectores público y privado trabajarán de manera parcial. Los ministros Shay, Amir Peretz, Yaakov Litzman e Israel Katz se opusieron al esquema.

Izar Shay e Israel Katz propusieron solo imponer un cierre en horas nocturnas, sosteniendo que significa un «equilibrio» entre economía y salud.

Entre muchas costumbres asociadas con las Altas Fiestas Judías se encuentran las Selichot, oraciones penitenciales que se recitan en el Muro de los Lamentos, el lugar más sagrado del judaísmo.

Decenas de miles de judíos, jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, laicos y religiosos, vienen de todo el país y del extranjero, lo que provoca una importante aglomeración en la plaza durante las semanas previas a Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío y Yom Kippur, el Día de la expiación. Pero con la pandemia del coronavirus, este año no se parece a ningún otro que se recuerde recientemente.

Para mantener la aglomeración al mínimo y evitar decepciones innecesarias, la Fundación del Patrimonio del Muro de los Lamentos anunció que sorteará 2.500 entradas para el principal evento festivo: las oraciones de Selichot que se llevan a cabo de 11:00 p.m. a 1:30 a.m.

Solo se permitirá asistir a los fieles cuyos nombres se hayan sorteado en la lotería y que tengan boletos especiales a la mano. La policía también se desplegará en toda la Ciudad Vieja para garantizar que se cumplan las directivas de salud.

«Estábamos preocupados por cómo podemos manejar la semana antes de Rosh Hashaná y la semana antes de Yom Kipur para manejar la masa de gente que viene», dijo Yohanna Bisraor desde la fundación. «Rosh Hashaná y Yom Kipur son el clímax del calendario judío aquí en el Muro Occidental», añadió.

Debido a las restricciones sanitarias dispuestas desde el Ministerio de Salud, en este momento solo se permite la entrada a la plaza a 2.500 personas para rezar en un momento dado. El espacio en sí se ha dividido en pequeñas cápsulas con paredes que solo pueden albergar a un número limitado de fieles; También se han colocado en el suelo marcadores de distanciamiento social a intervalos regulares.

«Nos las arreglamos para pensar en formas creativas para permitir que tantas personas como podamos estar aquí para estas importantes fiestas para el pueblo judío», dijo Bisraor.

Tradicionalmente unas 100.000 personas asisten a las oraciones de medianoche en el pico del período festivo. Selichot, oraciones por el perdón, son recitadas por judíos observantes que creen que durante este período Dios juzga al mundo y determina cómo se desarrollará el próximo año.

“La gente reza desde la medianoche hasta el amanecer”, explicó a The Media Line Daniel Yom Tov, coordinador de eventos de la fundación. “Este es el momento en que los cielos están más abiertos a la oración», comentó Tov en declaraciones consignadas por el portal de noticias Ynet. “Por eso, durante los períodos normales toda la plaza estaría llena de gente”, continuó. “No estoy exagerando; decenas de miles de personas vinieron cada noche el año pasado «.

Si bien es necesario registrarse para los principales eventos de Selichot, los fieles que no puedan obtener un boleto aún podrán visitar el Muro Occidental durante el resto del día. Sin embargo, si la plaza está llena, se les pedirá que esperen afuera hasta que haya más espacio disponible. Además, aquellos que miran desde la comodidad de su hogar pueden hacerlo a través de transmisiones especiales en el sitio web de la Fundación del Patrimonio del Muro de los Lamentos.

“La gente viene porque siente que el comienzo del año les puede dar algo fresco y nuevo”, relató Bisraor. “Sabemos que el Muro Occidental a veces se llama Muro de las Lamentaciones. La gente viene a orar, a llorar y a pedir perdón y un año mejor”, comentó. Todavía no hay turistas en Israel ya que sus cielos permanecen cerrados a los ciudadanos extranjeros, pero en los últimos meses la vida ha comenzado a fluir lentamente de regreso al lugar sagrado. De hecho, decenas de familias israelíes llegan todos los días.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat