Inicio ISRAEL Coronavirus/Israel. Barrios árabes y ultraortodoxos vuelven a ser foco de infecciones en Jerusalem

Coronavirus/Israel. Barrios árabes y ultraortodoxos vuelven a ser foco de infecciones en Jerusalem

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- Los casos positivos de coronavirus se duplicaron en la ciudad de Jerusalem durante la última semana, con la mayoría del aumento concentrado en los barrios ultraortodoxos y en la parte oriental donde habitan comunidades árabes, según anunció el viernes el Centro Nacional de Información y Conocimiento sobre el Coronavirus.

Según el organismo gubernamental de investigadores, que sirve como panel asesor del Ministerio de Salud, la tasa de morbilidad en los barrios ultraortodoxos de Jerusalem se mantuvo en el 17% durante la semana pasada, frente a una tasa de pruebas positivas de sólo el 5% entre los demás residentes de la ciudad.

Estos barrios incluyen Mea Shearim, Geula, Mekor Baruch, Sanhedria y varios otros enclaves ultraortodoxos, y la mayoría de las nuevas infecciones se propagaron entre miembros de las mismas familias.

Hasta el jueves por la mañana, unos 487 nuevos casos de COVID-19 fueron diagnosticados en la ciudad en la semana, con el 32% de ellos siendo jóvenes menores de 19 años de edad y el 14% de los casos fueron ligados a las escuelas.

De los 160 nuevos pacientes de COVID-19, 72 de los diagnosticados el jueves eran ultraortodoxos, mientras que 42 eran residentes de Jerusalem Oriental, donde hay vive población palestina.

“A la luz de los datos de morbilidad, se recomienda centrarse en la información y la aplicación de la ley en los barrios ultraortodoxos y de Jerusalem Oriental”, dijo el centro.

Durante la primera ola de la pandemia, la comunidad ultraortodoxa se vio desproporcionadamente afectada por el virus. Las mayores tasas de infección en estas comunidades, denominadas “haredim”, se han atribuido en gran medida a las condiciones de hacinamiento en sus vecindarios, la naturaleza intensamente comunitaria del sector y la negativa inicial de los rabinos a respaldar las medidas de distanciamiento social y el cierre de sinagogas y otras instituciones religiosas.

Sin embargo, los judíos ultraortodoxos adoptaron posteriormente el distanciamiento social y las máscaras, pero esto no parece haber librado a la comunidad de la segunda ola.

Según el Canal 12, un número creciente de israelíes ultraortodoxos han estado haciendo pruebas de coronavirus por canales no oficiales para que sus casos no sean registrados por las autoridades sanitarias, debido a la preocupación de que sus comunidades puedan ser cerradas, como ocurrió a principios de la pandemia en la ciudad de Bnei Brak.

La emisora informó que hay personas de la comunidad que han expresado su preocupación por la forma en que sus comunidades son percibidas por los israelíes laicos, algunos de los cuales los culparon de la propagación del virus.

El rabino David Yosef, hijo del ex Gran rabino Ovadia Yosef y miembro del Consejo de Sabios de la Torá del Partido Shas ultraortodoxo, ha dicho que cualquiera que se niegue a someterse a una prueba constituye un peligro público.

Los casos han surgido en todo Israel en las últimas semanas, lo que ha llevado al gobierno a reimponer algunas medidas.

Las nuevas limitaciones, aprobadas por el gabinete el jueves por la noche, incluían un límite de hasta 20 personas en la mayoría de los espacios cerrados, incluyendo el interior de las casas, y hasta 50 personas en sinagogas, salas de eventos, bares y clubes.

Las sinagogas se incluyeron inicialmente en las limitaciones de 20 personas, pero fueron cambiadas de categoría después de una conversación entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y el ministro del Interior Aryeh Deri, según un comunicado de la oficina de este último.

El viernes por la mañana, el Ministerio de Salud reportó 1.090 nuevas infecciones de coronavirus en 24 horas, el mayor número de nuevos casos diarios confirmados desde la reapertura de la economía a principios de mayo.

Hubo una muerte más desde el jueves por la noche, lo que eleva el número de víctimas de la pandemia a 325.

Había 70 personas en estado grave, 27 de las cuales estaban con respiradores, y 67 en estado moderado.

El ministerio dijo que ha habido 27.542 casos desde el comienzo de la pandemia, de los cuales 9.618 estaban activos.

Netanyahu y el ministro de Salud Yuli Edelstein anunciaron las medidas renovadas en una conferencia de prensa el jueves, en la que el primer ministro dijo “el virus sigue aquí, a lo grande”. “El desafío no es simple y la batalla llevará tiempo”, expresó el mandatario.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat