Inicio ISRAEL Coronavirus/Israel. 4 mil casos y 23 muertes en las últimas 24 horas, nuevos records que amenaza otro cierre nacional

Coronavirus/Israel. 4 mil casos y 23 muertes en las últimas 24 horas, nuevos records que amenaza otro cierre nacional

Por Martin Klajnberg
0 Comentario

Itongadol/Agencia AJN.- El Ministerio de Salud de Israel anunció que desde ayer por la noche se han registrado un total de 4.013 nuevos casos de coronavirus, un nuevo récord, y la primera vez que los casos diarios han superado la marca de los 4 mil. El número de muertes por el virus ha aumentado a 1.075, 23 más que ayer, también un nuevo récord diario.

El número de pacientes en estado grave se ha disparado a 488, de los cuales 143 están con respiradores, lo que supone otra marca récord.

En este contexto, el “zar del coronavirus”, Ronni Gamzu, ha pedido a los ministros este jueves que impongan fuertes restricciones durante las Altas Fiestas judías, que comenzarán a finales de la semana próxima. Gamzu presiona por la prohibición parcial de los viajes interurbanos, el cierre total de las escuelas y la limitación de la fuerza de trabajo por casi un mes, buscando reducir las infecciones a 700 por día.

En las últimas semanas, los casos de virus se han disparado en Israel y los hospitales han dicho que están luchando por mantenerse al día con la afluencia de pacientes, mientras los funcionarios buscan una forma de controlar el brote sin destruir la economía.

Un plan presentado por Gamzu al llamado “gabinete de coronavirus” impondría restricciones más estrictas a la circulación desde el día anterior al Año Nuevo Judío, el 17 de septiembre, hasta el final del período de vacaciones de otoño, el 12 de octubre.

Según el plan, el movimiento interurbano estaría prohibido para las festividades de Rosh Hashaná, Iom Kipur, el primer día de Sucot y Simjat Torá. Las restricciones comenzarían a las 5 de la mañana en la víspera de la fiesta y se levantarían a las 5 de la mañana del día siguiente, según los medios de comunicación en hebreo.

En los demás días se permitirá viajar, pero las reuniones al aire libre para todo el país tendrán un límite de 20 personas y las reuniones en interiores de 10, las mismas restricciones que se aplican actualmente a los locales designados como “rojos” en el programa “Semáforo” de Gamzu, que clasifica los pueblos como rojos, naranjas, amarillos y verdes en función de sus tasas de infección.

Las escuelas también se cerrarán en todo el país, y los estudiantes volverán a la enseñanza a distancia a tiempo completo.

Durante ese período de casi un mes, todos los restaurantes, cafés, bares, clubes y otras instituciones recreativas se cerrarán. El sector público se limitaría a su nivel operativo de “formato de emergencia” y la fuerza de trabajo comercial se limitaría al 30-50 por ciento.

En un aparente guiño al lobby ultraortodoxo, no se prohibirá completamente la oración en el interior, sino que se “fomentará en gran medida” los servicios al aire libre, según el sitio de noticias de Walla.

Después del 12 de octubre, Gamzu recomendó que se suavizaran ligeramente las restricciones por un período provisional de “restricción más estricta” de al menos dos semanas, durante el cual las reuniones al aire libre para todo el país se limitarán a 50 personas y las reuniones en interiores a 25 -las mismas restricciones que actualmente se aplican a los locales designados como “naranja” en el programa de Semáforo.

La asistencia a las escuelas se reintroducirá gradualmente, comenzando con los de cuarto grado y menores, mientras que los restaurantes, bares y otras instituciones recreativas podrán abrir hasta las 5:00 p.m. todas las noches.

Además, los lugares de trabajo que no atienden a los clientes podrán recibir a los empleados en su totalidad.

Gamzu dijo a los ministros que espera que las medidas generalizadas reduzcan el número de casos diarios de sus actuales 3.500 a 600-700 infecciones – el nivel aproximado en que Israel presentaba en el punto más álgido de la primera ola de la pandemia.

El zar de los coronavirus dijo a los ministros que como los hospitales han abierto salas adicionales para tratar a los pacientes de coronavirus, esto ha llegado a expensas de otros cuidados, informó Walla.

También se esperaba que Gamzu ofreciera a los ministros con tres planes alternativos a las restricciones.

El plan más indulgente permitiría reuniones públicas como las que se permiten actualmente en las ciudades “naranjas” según el plan “Semáforo”. Mantendría abiertos los restaurantes y las atracciones con ciertas restricciones y no modificaría las limitaciones actuales de los centros de culto.

La alternativa más estricta consistiría en prohibir por completo las reuniones públicas y extender el toque de queda de las fiestas durante todo el período comprendido entre el 17 de septiembre y el 12 de octubre.

Israel impuso un grado variable de medidas de bloqueo desde finales de marzo a principios de mayo, con lo que se logró frenar la propagación del virus. Desde entonces se ha mostrado renuente a volver a establecer restricciones a nivel nacional, en medio de la presión de los propietarios de negocios y otras personas para que se mantengan abiertas.

A principios de esta semana, el gabinete votó a favor de establecer un toque de queda en 40 ciudades y pueblos con tasas de infección especialmente altas, la mayoría de los cuales eran mayoritariamente árabes o ultraortodoxos. Los legisladores ultraortodoxos han protestado por las medidas y han dicho que todo el país debería cerrar si sus comunidades tienen que hacerlo.

El gabinete se reunirá el jueves para tomar una decisión sobre el asunto, después de que el Fiscal General Avichai Mandelblit dijo que las restricciones de cierre no sólo pueden ser aprobadas por el gabinete de coronavirus más pequeño.

Las autoridades policiales han pedido al gobierno que no retrase una decisión para darles tiempo suficiente para prepararse para hacer cumplir las medidas.

Por su parte, el ministro de Finanzas Israel Katz estaba presionando para que el gabinete del coronavirus se reúna la próxima semana antes de la festividad de Rosh Hashaná para que los ministros reevalúen la situación utilizando las últimas cifras del coronavirus, según Walla.

Las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos amenazaron el miércoles con la “anarquía”, diciendo que si el gobierno decide imponer un cierre completo de la economía, como se espera en las próximas semanas, mantendrán sus empresas abiertas a menos que se les prometa una compensación financiera por adelantado.

El jueves pasado, el ministro de Salud Yuli Edelstein dijo a Radio Ejército que le resultaba difícil imaginar un escenario que no requiriera un cierre nacional.

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat