Inicio ISRAEL Clínica veterinaria israelí trata a la fauna salvaje desatendida

Clínica veterinaria israelí trata a la fauna salvaje desatendida

Por Gustavo Beron
0 Comentario

Itongadol.- Los peligros a los que están expuestos los animales salvajes en Israel van desde los depredadores y los cazadores hasta la mera negligencia de los humanos, lo que les obliga a aprender a sobrevivir desde muy pronto.

En una clínica veterinaria del centro de Israel, los defensores de los animales luchan también por la supervivencia de las criaturas, ofreciéndoles primeros auxilios, evacuación, tratamientos de urgencia y recuperación, con la esperanza de que acaben volviendo a su hábitat natural.

Esta singular institución médica, que forma parte de la asociación «For Wildlife», fue creada por Avihu Sherwood. «Acuden a nosotros animales de todo Israel», dice.

«Hablamos de miles cada año: mamíferos, aves, roedores y reptiles. Nos los envían la Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel, los veterinarios de los ayuntamientos, un hospital de animales salvajes y, por supuesto, gracias a la alerta y el buen corazón de los particulares.»

La máxima prioridad de la clínica es rescatar, cuidar y supervisar la recuperación de la fauna salvaje en peligro. Además de proporcionar cosas tangibles como primeros auxilios y tratamiento médico de urgencia, los voluntarios ofrecen también mucho corazón y alma.

For Wildlife también lleva a cabo sesiones informativas y educativas sobre el respeto y la perseverancia de la vida silvestre y la naturaleza. Estas actividades son posibles gracias a la ayuda de donaciones y voluntarios.

«Nos llaman para rescates complejos de animales heridos», dice Avihu. «Siempre acudimos, donde sea, para ofrecer ayuda».

May Litani, la esposa de su Avihu, dice que a menudo les envían animales que han sido dañados por los humanos. «Por ejemplo, tortugas que se criaron en casas y desarrollaron la enfermedad del raquitismo debido a una dieta insuficiente; animales que comieron bolsas de plástico dejadas por la gente; pájaros que fueron recogidos porque la gente pensó que se habían caído del nido.

«Sólo podemos seguir haciendo esto con el apoyo del público a través de donaciones, voluntariado o corriendo la voz», añade May. «Este lugar es esencialmente el único centro de recuperación en Israel para todo tipo de fauna que necesite ayuda».

La afinidad de Avihu con los animales se remonta a su infancia. «De niño me encantaban los animales. Pero cometí todos los errores posibles. Por ejemplo, encontré un polluelo de rapaz y me lo llevé a casa. Es algo que está realmente prohibido hacer, pero nadie me lo explicó», compartió.edidas para los animales que sufren heridas de bala. Muchos chacales quedan atrapados en trampas para pies que les aplastan los huesos. Les amputamos las patas y vuelven a la naturaleza y se llevan bien».

La afinidad de Avihu con los animales se remonta a su infancia. «De niño me encantaban los animales. Pero cometía todos los errores posibles. Por ejemplo, encontré un polluelo de rapaz y me lo llevé a casa. Es algo que está realmente prohibido hacer, pero nadie me lo explicó», comparte.

«De adolescente, empecé a trabajar como voluntario en un zoo, donde cuidaban de animales heridos mucho antes de que existiera un hospital estatal. Tras ser liberado de las FDI, viajé por todo el mundo, estuve en la selva durante bastante tiempo. Allí aprendí mucho sobre la naturaleza y la vida de los animales salvajes en su entorno natural».

Al principio de su vida adulta, Avihu trabajaba en el campo de la producción y la planificación, y cuidaba de los animales heridos que se encontraba en su tiempo libre.

«Poco a poco, la gente empezó a acudir a mí cuando veía animales heridos. Esta afición se convirtió en mi principal ocupación. Cuando los casos empezaron a contarse por miles al año, me di cuenta de que tenía que institucionalizar esto porque no tengo ningún título, no soy veterinario. Así que fundé una organización sin ánimo de lucro y reclamo constantemente voluntarios, donaciones, equipos y, por supuesto, veterinarios que realicen los procedimientos médicos de forma gratuita.»

Durante la Operación Guardián de los Muros de 2021, un misil disparado desde Gaza impactó en un árbol en el que habitaban aves garzas, matando a docenas de ellas. Una de ellas, con heridas de metralla, fue llevada a Avihu.
«Tras varias largas semanas de tratamientos, la garza consiguió sobrevivir. Ven a verla en la jaula. Ahora vuelve a caminar, puede volver a ver. Es un gran milagro».

Los animales salvajes en Israel están a menudo abandonados y no hay ninguna entidad designada para cuidarlos. Además, a medida que se expande la urbanización, cada vez más animales salvajes se encuentran con los humanos de forma habitual, lo que los expone a un riesgo mucho mayor de sufrir daños.

«Fundé la organización al entender que no todos los animales son tratados», dice Avihu. «Hacemos un seguimiento exhaustivo de los animales que llegan aquí hasta que pueden volver a la naturaleza. Nos llegan casos muy graves. Por ejemplo, una paloma que fue atropellada. Animales que fueron alcanzados por flechas disparadas por humanos. Son casos muy complejos. Requieren un tratamiento intenso y largo para que vuelvan a ponerse en pie».

Avihu compartió que lo que hace que todo valga la pena es el momento en que devuelven al animal recuperado a la naturaleza. «Es la mayor satisfacción del mundo. Hacemos lo que nadie hace: luchamos por cada animal».

También te puede interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar Ver más

WhatsApp chat